“Cali sí necesita configurar un área metropolitana”: presidente de Camacol Valle

Abril 11, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País
“Cali sí necesita configurar un área metropolitana”: presidente de Camacol Valle

Alberto Moreno Uribe, presidente de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de la Construcción, seccional Valle.

Alberto Moreno, presidente de Camacol, Valle, dice que se amerita la gran expansión edificadora hacia los municipios vecinos.

A pesar de que Cali es  la tercera ciudad colombiana, con una gran expansión edificadora en sus municipios vecinos como Jamundí, Candelaria, Palmira y Yumbo aún no tiene configurada un área metropolitana, como sucede en Bogotá, Bucaramanga, Medellín, Barranquilla y Cúcuta.

De allí que esa sea una de las iniciativas que se propone impulsar Alberto Moreno Uribe, quien repite en la presidencia de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de la Construcción, seccional Valle.

Según el dirigente, contar con esa figura no solo permitirá planificar mejor el desarrollo urbano, sino un aprovechamiento más óptimo de la  tierra  y los servicios públicos, lo que beneficiará a una población flotante que se mueve a diario en esta región.

¿Cuál será la iniciativa bandera que se propone impulsar esta vez al frente de Camacol?

Esta nueva etapa significa un reto muy importante para el gremio. La idea es aprovechar el buen momento que vive la ciudad, después de la alcaldía de Rodrigo Guerrero, y ahora con Maurice Armitage. Hay un ambiente positivo por parte no solo de las empresas  sino de la ciudadanía para invertir en esta capital.

Por eso es fundamental impulsar una serie de iniciativas, entre las cuales figura la importancia de conformar el área metropolitana, dado que en municipios vecinos como Jamundí y Palmira, principalmente, se construye hoy más del 60% de las nuevas viviendas, lo cual implica unos desafíos muy importantes para el sector edificador, los alcaldes y la Gobernación del Valle.

Se trata, ante todo, de cómo adelantar una planificación coordinada del territorio, incluyendo el tema de la movilidad, para mejorar su competitividad. Por eso, la configuración del área metropolitana es necesaria. 

 ¿Por qué insistir en esa iniciativa, la cual lleva muchos años archivada, ya que ni Cali ni los municipios vecinos se han atrevido a impulsarla?

Esta es una iniciativa muy urgente y necesaria, ya que si bien se viene hablando del área metropolitana hace muchos años, en estos momentos hay unos hechos que son absolutamente relevantes. Y uno de esos aspectos es que hoy se construye más vivienda fuera de Cali, situación que se viene presentando con más énfasis ahora, que en épocas anteriores. Todo eso necesita, sin embargo, un trabajo muy juicioso y ponderado para lograr la integración de todos las localidades vecinas, los concejos municipales y sus respectivas alcaldías.

¿Como empresario constructor, ha logrado palpar si hay disposición política en los demás municipios   para lograr esa integración?

 Todo indica que los concejos de varios de esos municipios están dialogando y analizando el tema. Pero no podría decir, sin embargo, si en este momento existe una mayor certeza y una voluntad política marcada en ese sentido. Pero, insisto, los hechos son apabullantes y una demostración de que esa realidad hay que afrontarla.

 ¿Es tan complicada la falta de tierras en Cali como para pensar que un área metropolitana podría aliviar esa presión en servicios, vivienda y movilidad en el territorio?

 Estos temas son muy conocidos por todos. El gran déficit habitacional en Cali se da hoy en los estratos 1,2 y 3, y lo peor es que no hay terrenos disponibles con servicios públicos para atender esa demanda, razón por la cual la misma se ha desplazado a los municipios vecinos. Y últimamente, en Jamundí y Palmira ya se están observando proyectos de vivienda para estratos 4,5 y 6. 

Lo importante aquí es que los nuevos alcaldes están concentrados en el impulso a sus planes de desarrollo. Por eso es importante mencionar este tema del área metropolitana ahora. En Cali, hay unas áreas de expansión en el corredor Cali-Jamundí, que pueden tener una cabida para 100.o00 viviendas y otros usos, pero en este momento no se han aprobado por falta de servicios públicos. Hay que buscar una solución a ese tema, ya que Emcali no está en capacidad de atender esa zona, pero hay iniciativas privadas para resolver  sobre todo lo relativo a acueducto y alcantarillado. 

¿Qué tanto ha subido el precio de la tierra precisamente por esa baja oferta en la ciudad?

Cabe destacar, que pese a ello, los precios de la tierra siguen siendo muy competitivos, es decir, inferiores a los de otras ciudades. Pero lo que fomenta los precios es la escasez de suelo. (Un banco de tierras abarataría sus futuros costos).  Allí se hace fundamental  el área metropolitana para darle un mejor aprovechamiento a ese suelo para como un todo surja una propuesta de región que sea atractiva para las familias y las empresas. Y de paso que se mejore la calidad de vida con temas como la movilidad y el transporte.  

 Con la futura área metropolitana, ¿cómo sería el manejo de los servicios públicos, o si todo ese trabajo recaerá en el sector privado?

Ese uno de los grandes temas a resolver. Siendo los municipios vecinos fuentes hídricas es fundamental adelantar, primero una recuperación de cuencas de forma integral, fortaleciendo de paso las empresas de servicios públicos, lo cual contribuiría a la competitividad de la ciudad. Y de paso, para que pueden establecerse nuevas empresas en la futura ciudad-región con más inversión privada. 

Para adelantar esos proyectos pueden haber muchas figuras como las Alianzas Público-Privadas, APP, ya que cuando se expidió la Ley 142 de servicios públicos se permitió que los particulares participaran en la prestación de los mismos.

 Aquí lo importante es estructurar los proyectos y estoy seguro que habrá empresarios y capitales interesados en invertir en el segmento de los servicios públicos.

A propósito de esas soluciones habitacionales, de ¿cuánto es hoy el déficit de vivienda en Cali?

El déficit oscila entre 90.000 y 95.000 viviendas, y un porcentaje significativo está en los estratos 1, 2 y 3. En los estratos 3,4 y 6 se sigue presentando una actividad importante de oferta con proyectos sobre todo en Jamundí y Palmira.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad