“Cali necesita más incentivos para atraer la inversión”

“Cali necesita más incentivos para atraer la inversión”

Abril 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | El País
“Cali necesita más  incentivos para  atraer la inversión”

Roberto Arango, presidente de la Cámara de Comercio.

Roberto Arango, presidente de la Cámara de Comercio, afirma que megaobras son claves para el progreso. Hay que generar confianza, dice.

Cali es una ciudad, que a pesar de su desarrollo, requiere más inversión con apoyos tributarios, confianza en sus administraciones y un mayor avance urbanístico —a través de la ejecución del plan de megaobras— para que nuevas empresas se establezcan en este territorio hacia el futuro.Estas son algunas de las reflexiones de Roberto Arango Delgado, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, quien señala que esos y otros apoyos son claves para ‘reinventar’ a la capital del Valle y con ello pueda recuperar su liderazgo de antaño.A partir del 2012 van a llegar a la región millonarias regalías. ¿Cómo se pueden conformar esos proyectos para que esa plata no se pierda?Julián Domínguez creó con mucho acierto el Bloque Parlamentario Regional, que se reúne cada mes. Pero al integrarse los cuatro departamentos de la Región Pacífico se debería crear un Bloque Parlamentario del Pacífico para darle un soporte a las iniciativas y proyectos que de común acuerdo se definan. Es decir, sin rivalidades. Para eso necesitamos que los senadores o representantes, cuando llegue una iniciativa al Congreso desde el Cauca, Nariño o el Valle, la aprueben. Lo mismo para Buenaventura, Tumaco u otras regiones, sin ánimo independentista. Barranquilla ya armó su Bloque Parlamentario e igual están haciendo los antioqueños. Y para ello la Cámara impulsará el Observatorio de la Infraestructura para que se supervisen y vigilen las obras, y ante todo para que los contratistas cumplan. ¿Al crearse más entes, no se podrían enredar muchas de esas iniciativas?La Fundación para el Desarrollo Integral, FDI, tendrá una misión clave a la hora de que el Gobierno pregunte cuáles proyectos de infraestructura deberán definirse y financiarse cuando llegue la plata de las regalías. Cada proyecto amerita estudios precontractuales, proyecciones, diseños y la tasa de retorno de la inversión, entre otros aspectos. Que no nos pase lo del MÍO que cuando se adjudica una estación y se pregunta por los diseños, se establece que no existen. No podemos dejar pasar semejante ‘papayazo’ de las regalías para que nos digan no porque no teníamos listos los proyectos. ¿Se justifica seguir con las megaobras en Cali y dejar a la ciudad en obra negra, aún en medio de escándalos e investigaciones?Ojalá la ciudad siga en obra negra por mucho rato. Cali sufre de embotellamientos de tráfico porque durante muchos años no se le invirtió un solo peso. Aquí no se construía una vía desde los Juegos Panamericanos. Somos muy dados a decir, que eso lo pague la Nación. ¡Por Dios!, en Bogotá, el sistema de valorización funciona, al igual que en Neiva, Antioquia y en la Costa Atlántica. En la única región donde no funciona es en Cali. Pero por fortuna la gente creyó en las megaobras y por eso el recaudo fue increíble.¿Pero no teme que el próximo alcalde paralice algunas de esas obras?Tiene que venir un alcalde mejor que el que tenemos hoy. Por eso no creo que eso pase, pues el futuro alcalde no puede suspender lo que ya está autorizado por el Concejo Municipal y por nosotros los caleños. Que ni se le ocurra echar para atrás las megaobras.Ahora lo que tenemos que hacer nosotros es una veeduría a través del Observatorio de la Infraestructura. Esta ciudad necesita obras, crecer y desarrollarse. Ojalá tuviéramos mayores incomodidades con más obras para salir rápido de la falta de vías. Pero creo, que de pronto al alcalde Ospina le faltó un poco priorizar las obras y no comenzarlas todas al mismo tiempo.¿Qué tanto el atraso en infraestructura espantó la llegada de más capitales y empresas?Eso nos ha hecho mucho daño. Sin embargo, eso no puede ser solo culpa de esa circunstancia, sino del centralismo que cada día es más agobiante. Bogotá es la gran ciudad donde el Gobierno Central se maneja desde allá. En el aeropuerto uno ve a diario que una gran mayoría de personas viaja para realizar diligencias a Bogotá, porque no hubo la descentralización que necesita en un país como el nuestro. Por eso todas las empresas se van para Bogotá. Cada día las políticas del Gobierno son más centralizadas.¿Qué hacer frente a eso? Tenemos que comenzar a generar oportunidades y empezar a vendernos como una ciudad que tiene buenas vías, oportunidades en conexiones de internet, buenos servicios públicos, y que los colegios calificados sean más baratos, por ejemplo. Los empresarios ven como una opción de vida esas cosas. La calidad de vida en Bogotá se desbarató, y en otras ciudades será cada vez más agobiante. Aquí todavía tenemos espacios para crecer.¿Y la inseguridad?Infortunadamente, esa coyuntura de la seguridad en Cali es muy difícil. Porque aunque el Alcalde le ha dado recursos a la Policía, no han sido suficientes. Él cree todavía que los Guardas Cívicos son una solución. Ellos solo tienen un pito y una camiseta blanca. A los delincuentes no se les puede perseguir con pito y camiseta blanca. Yo soy un gran crítico de esos guardas, que fue una alianza entre el Concejo y el Alcalde. Son $30.000 millones para un programa, que si se hubieran invertido en seguridad, otro sería ahora el panorama. ¿Hay que reinventar a Cali para que sea más atractiva para la inversión?Sí. Tenemos que reinventar la ciudad para volver a darnos confianza. El problema de los inversionistas es que cuando llegan acá no les gustan las administraciones locales. Pero hemos avanzado en los últimos años, y por eso le vamos a agradecer a Jorge Iván Ospina lo que está ejecutando a pesar de lo que dicen sus detractores. E igual Francisco Lourido, en la gobernación del Valle, pues está recuperando la confianza entre la gente. Ese tema de las vigencias futuras era como para arrancar para el monte. ¿Es decir, que estamos recuperando ese liderazgo del pasado?Poco a poco, creo que sí. Pienso que ya tocamos fondo y el hecho de tener al gobernador que hay, y el desarrollo que se ejecuta en la ciudad, más la búsqueda de un buen gerente para Emcali y la CVC, los gremios creemos que estamos comenzando a caminar para el lado que es. Cali fue modelo en Colombia, pues aquí venían los paisas a aprender de Emcali, pero nos pudo más la corrupción y contra eso tenemos que trabajar durísimo. Y dentro de esa tónica hay que generarle confianza al Gobierno Central para que nos devuelvan a Emcali. Cali se volvió una ciudad de servicios, dejando atrás su vocación industrial. ¿Qué propone para impulsar esa nueva tendencia de negocios? Las empresas se han ido para otros municipios producto de medidas del Gobierno como la Ley Páez, y de las que han tomado Yumbo, cuyas administraciones han sido agresivas al otorgar exenciones de impuestos, hasta por diez años, lo cual motiva a que la gente haga inversiones. Pero en eso Cali está quedada. Las administraciones municipales, el Concejo y la Asamblea, nunca han trabajado para el mismo lado en ese sentido. Y un ejemplo de ello ha sido la falta de consenso para que se modifique el POT. ¿Cómo pretender desarrollar el sector de Granada sin parqueaderos, Quién va a invertir? En otras ciudades quienes generen esos espacios públicos tienen beneficios. La vocación de ciudad de servicios la estamos ganando porque somos buenos en eso, pero debemos aumentar las posibilidades para que quienes vengan acá tengan esos beneficios.Infortunadamente, en el Cabildo prima el interés particular sobre el general. Esa es parte de la tarea que va a desarrollar la Agencia Invest Pacífico, para llevarle a la administración municipal y al Concejo esas inquietudes. Hay que pensar en grande, sacar el balón del Estadio, llenarnos de nuevas inversiones y recuperar lo que se hizo en el pasado.¿Cuál cree que es su mayor reto al frente de la Cámara de Comercio?Tratar de cambiarle la cultura a los caleños y vallecaucanos. De que todos debemos trabajar del mismo lado, y dejar de lado egos y rivalidades. Hay que trabajar por la Cali que hubo en el pasado, donde venían los empresarios y se quedaban. No quiero protagonismos, tanto que llevo aquí cinco meses y no había salido en la prensa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad