Buscan que la empresa Kraft Foods no se vaya del Valle

Febrero 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Buscan que la empresa Kraft Foods no se vaya del Valle

El desbordamiento del río Frayle provocó una gran inundación el 30 de noviembre del 2010 en la Zona Franca del Pacífico, en jurisdicción del municipio de Palmira, Valle del Cauca.

La multinacional Kraft Foods, que los albergaba en la Zona Franca del Pacífico, le pidió al Ministerio de la Protección Social permiso para cerrar la planta por las pérdidas de producción como consecuencia de la inundación que sufrió la zona franca desde finales del mes de noviembre del 2010

Los empleados directos de la empresa, alrededor de 247, y los indirectos, unos 160, casi todos habitantes de Palmira, comenzaron a vivir un verdadero drama social. La multinacional Kraft Foods, que los albergaba en la Zona Franca del Pacífico, le pidió al Ministerio de la Protección Social permiso para cerrar la planta por las pérdidas de producción como consecuencia de la inundación que sufrió la zona franca desde finales del mes de noviembre del 2010 por la intensa oleada invernal.En razón a ello, la empresa frenó la producción durante casi dos meses, “lo que acrecentó la pérdida de los demás mercados, que empezaron a ser abastecidos por otras plantas a costos más competitivos”, señaló un comunicado de Kraft Foods. Añadió que desde hace más de dos años la planta venía perdiendo volúmenes de producción y ventas debido a la crisis diplomática y comercial con Venezuela. La factoría de la Zona Franca del Pacífico, en la que operaba la línea de postres y refrescos en polvo, había sido diseñada para abastecer el mercado andino.“Aunque toda el agua ya fue drenada de nuestra planta y se iniciaron las labores de remoción de escombros y limpieza, persisten muchos obstáculos que imposibilitan el reinicio de las operaciones. Las máquinas que han permanecido seis semanas bajo agua contaminada no están en condiciones de funcionar en ninguna empresa de alimentos en el mundo, y menos de acuerdo con las normas de calidad y de seguridad de Kraft”, agregó el comunicado.Aunque fuera posible reiniciar las operaciones con maquinaria nueva, se estaría produciendo exclusivamente para el mercado interno colombiano, el cual representa una fracción pequeña (10%) de los volúmenes anteriores. “Esto simplemente no sería un negocio sostenible”, anotó la empresa. Hablan trabajadores y el alcaldeEl alcalde de Palmira, Raúl Arboleda Márquez, y voceros de los empleados de la empresa anunciaron que están dispuestos a mediar ante el Ministerio de Protección Social para que no se haga efectiva la salida de la firma del Valle.Giovanni Saavedra, de la seccional del Ministerio, precisó que este es un procedimiento que se tiene que agotar. Primero se debe designar un inspector para que realice visitas a la empresa y luego un estudio económico para determinar si se otorga la autorización de cierre.Vale la pena recordar que la planta de la multinacional en la Zona Franca del Pacífico se vio obligada a frenar la producción de productos como Gelatina Royal, Fresco Royal y los refrescos en polvo de la marca Tang y Cligt desde el 29 de noviembre del 2010.Desde entonces ninguno de los empleados pudo volver a las instalaciones debido a la inundación.Pese a ello la compañía consignó a cada trabajador su salario. Primero lo hizo el 8 de diciembre y posteriormente, el 11 de enero pasado volvió a cumplir con el pago de la nómina, informó uno de sus empleados.Y aunque la organización indicó que mantiene abierto un plan de retiro voluntario, los empleados y el mandatario de los palmiranos insistirán en buscar otras alternativas para evitar que la empresa levante vuelo.Por ahora habrá que esperar la decisión del Ministerio de la Protección Social.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad