"Buscamos evitar alzas bruscas en los combustibles": Minminas

"Buscamos evitar alzas bruscas en los combustibles": Minminas

Diciembre 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País

El ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta.

El ministro de Minas, Amylkar Acosta, afirma que la nueva fórmula proyecta mantener estabilidad en precios, pero sin sacrificar los ingresos de Ecopetrol.

Sin comprometerse con una cifra específica sobre cuánto podría bajar el precio de la gasolina en Colombia, o un eventual recorte de los impuestos que pesan sobre los combustibles, el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, dice que más que alivios, el objetivo de la nueva fórmula, que está en manos del Senado de la República, es evitar alzas bruscas en el futuro.Recalca que el interés del Gobierno es reactivar el Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles –a pesar de que tiene un déficit de $3,7 billones— recursos los que asegura no tendrán que pagar los colombianos.Acosta sostiene que cualquier disminución en los precios en la gasolina o el acpm no se hará sacrificando los ingresos de Ecopetrol, ya que las reservas de crudo del país están en un nivel muy bajo, y ello sería poner en riesgo la exploración petrolera y el abastecimiento de combustibles en los próximos siete años.¿Qué explica el enredo que hay en el Congreso para estudiar la nueva fórmula que fijará los precios de la gasolina, con el alivio que esperan los colombianos?Esperamos mañana martes 3 de diciembre avanzar en la discusión sobre el texto de la ponencia del proyecto de ley a cargo del senador Jaime Durán, más la proposición que nosotros dejamos radicada la semana pasada en la Comisión V del Senado de la República. Esperamos, además, celebrar unas reuniones de trabajo entre los equipos técnicos del Ministerio de Minas y Energía y la unidad legislativa del senador a efectos de que el resultado de esa discusión sea debatido por la Comisión, y ya será la misma la que tomará una determinación sobre el trámite del proyecto.¿Hay ambiente para llegar a un consenso o no, pues gremios como Fenalco desconfían de una eventual baja en los precios, pues asegura que el debate se volvió político, y no de alcance social?La idea es que esta semana podamos avanzar en el análisis de la fórmula. Y ante todo, en dos aspectos fundamentales. El primero, está relacionado con la política de precios, es decir, que a través de la ley se puedan establecer los lineamientos de lo que será el futuro de los valores a manejar. Lo segundo, es lo relativo a la fórmula como tal que servirá de base para la fijación del precio oficial, debate que se hará en torno a cuál es el criterio a adoptar para determinar cuál será el ingreso al productor, o sea lo que recibe Ecopetrol como refinador que es. Sobre esa base la idea es establecer cómo serán hacia adelante los valores a establecer con base en el costo de oportunidad. En otras palabras que tengamos en cuenta el precio paridad internacional (del crudo WTI), para la fijación de precios de manera eficiente.¿Por qué el Gobierno no quiere comprometerse con un valor específico para una rebaja en el precio final en los combustibles?Eso para nosotros como Gobierno sería el punto de llegada y no el punto de partida. Lo que si podemos decir a estas alturas, es que en lo corrido del año el precio de la gasolina ha bajado aproximadamente $335. Solo en los dos últimos meses, es decir, entre octubre y noviembre, la rebaja fue de $270. De manera, que es un terreno ganado en favor del bolsillo de los colombianos, y de lo que se trata ahora es de consolidar esa ventaja lograda a través del establecimiento de un mecanismo estabilizador de los precios, porque nada nos ganamos con bajar determinado valor en favor del consumidor final, y a la vuelta de la esquina volvamos a tener alzas bruscas a las que estábamos acostumbrados. Por eso un componente esencial de la propuesta que estamos planteando a la Comisión V del Senado es precisamente la activación del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, que nos garantiza que a mediano y largo plazo podamos tener precios estables, y que las rebajas logradas no sean flor de un día.¿Y la propuesta de reducción de $1000 por galón, en qué quedó?Esa es la propuesta con la que partió este proyecto y es una iniciativa que viene dando vueltas en el Congreso hace tres años. En lo que lleva de trámite este proyecto, me atrevería a decir que casi se ha reducido el precio en ese monto que estaba proponiéndose desde un primer momento. Estamos llegando sin proponérnoslo y aproximándonos a ese objetivo que está planteado en el proyecto.No le parece que esa reducción se podría acelerar con el desmonte de algunos impuestos que pesan tanto sobre la gasolina. ¿Sí hay de dónde recortar varios de esos tributos?La idea nuestra es llegar a un acuerdo en cuanto a la política de precios con base en la nueva fórmula. Pero nos interesa mucho es activar el Fondo de Estabilización de los Precios y se dejaría para un segundo debate la discusión sobre estructura de precios, incluyendo lo relativo a impuestos. En ese momento es cuando determinaríamos en qué cuantía y de qué modo podría fijarse el precio del galón.¿Los colombianos pueden confiar en que la nueva fórmula y la eventual rebaja en el precio, quede lista para este año, o se aplazará para el 2014?Por razones de tiempo veo muy remota la posibilidad de que alcance a debatirse o evacuarse este proyecto en el actual periodo legislativo. De manera, que muy seguramente hará tránsito al período legislativo que se inicia en marzo del 2014.¿Es factible que Ecopetrol reciba menos ingresos, es decir, que se de una ‘pela’ en sus utilidades en aras de favorecer a los consumidores?Ese aspecto tiene que ver con el ingreso al productor, que es Ecopetrol como refinador, y por lo tanto hubo un gran avance en la última sesión de la Comisión. Y se llegó a un consenso de que no puede reducirse el precio final de los combustibles al consumidor poniendo en riesgo la estabilidad financiera de Ecopetrol, y menos sus planes en materia exploratoria, máxime cuando el país tiene hoy una gran preocupación, y es la precariedad que presentan las reservas petroleras del país (hoy de 2500 millones de barriles solo para siete años). Por eso nuestra prioridad es estimular la búsqueda de crudo que hagan posible adicionar reservas y espantar el fantasma de un futuro desabastecimiento.¿Qué explica que la gasolina sea más barata en Estados Unidos, algo así como US$2,5 por galón?Lo que hace la diferencia de precios entre Estados Unidos y Colombia es el porcentaje de impuestos que se pagan por galón por parte del consumidor final. En nuestro país esa carga impositiva oscila entre el 20 % y el 24 %, mientras allá no supera el 14%.¿No le parece que es hora de adoptar ese mismo modelo en Colombia?Allá los precios tienen una gran volatilidad, ya que no existe el Fondo de Estabilización, y no pueden amortiguar las fuertes oscilaciones en los costos de los combustibles. De manera que esos valores se transmiten al consumidor cuando el precio internacional del petróleo sube. Eso es lo queremos evitar en Colombia.Seguirá libertad vigilada¿Qué pasará con la libertad vigilada de precios en las ciudades, ya que los distribuidores minoristas temen que si se desmonta, caerán sus ingresos, y muchos tendrían que cerrar sus gasolineras?Ellos mantendrán la libertad regulada que se da actualmente. Los distribuidores han solicitado un aumento del margen por galón, pero a nuestro juicio no hay forma de hacerlo en favor de los mayoristas y minoristas, por lo menos en el corto plazo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad