Buenaventura no puede ser sólo un puerto: Planeación Nacional

Noviembre 28, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo

El director Hernando José Gómez respalda la creación de la región Pacífico. Se plantea la estrategia de impulsar emprendimientos por parte de las comunidades, que tengan como base el aprovechamiento de la biodiversidad.

El Pacífico vuelve a estar en la mira del Gobierno Nacional, que ahora ve la posibilidad de ‘sacarle jugo’ a las potencialidades inexplotadas de ciudades como Buenaventura, por eso, se plantea la estrategia de impulsar emprendimientos por parte de las comunidades, que tengan como base el aprovechamiento de la biodiversidad.Hernando José Gómez, director Nacional de Planeación, afirmó que esta es una de las alternativas para el mejoramiento económico de regiones como la Costa Pacífica, en las que es vital el fortalecimiento del tema portuario. Ponderó Gómez que la Gobernación del Valle y mandatarios de otros departamentos del occidente colombiano estén trabajando en el fortalecimiento de la región Pacífica, pero resaltó la necesidad de que tomen en cuenta las diferencias de cada territorio.El funcionario afirmó que el Plan Nacional de Desarrollo, PND, está totalmente financiado con proyecciones reales para que la economía crezca a un ritmo mayor al 5% y que la política de competitividad se enfocará en resolver los temas de simplificación de trámites, facilidades para crear empresas, avances en los acuerdos comerciales y eliminación de la tabla de fletes, entre otras propuestas.El Plan Nacional de Desarrollo vale $485 billones, ¿esos recursos están garantizados?Todo está cuadrado con el plan fiscal de mediano plazo. Es un programa que presume un crecimiento económico en el primer año del 5% y termina en el cuarto con 6,2%, eso generará los ingresos suficientes. Además, con el manejo macroeconómico que se le está dando al país, el sector privado tendrá alta capacidad de financiar su parte. Obviamente, este es un plan realista y genera los recursos tributarios que se requieren, incluso podría ser mucho más ambicioso en el sector privado. De los $485 billones, el sector público aportará $315 billones y el privado $170 billones.Usted habló de que en el Plan las regiones cobran importancia con el fin de reducir las inequidades entre ellas, ¿cómo se logrará esto?Vemos que las diferencias entre la zona central del país, que tiene Necesidades Básicas Insatisfechas de 17% y el Pacífico del 62%, son muy grandes. Bajar la relación entre los más pobres y los más ricos es una de las metas y para ello hay que pasar las políticas nacionales por las regiones para tener el impacto esperado.Para ello, hemos mirado con mucho cuidado cuáles son las características de cada una de las regiones del país. En el caso del Valle y Cauca tenemos que una buena parte de la población está en la zona central y otra en la zona Pacífica y tienen características, desarrollos y potencialidades distintas, por eso necesitamos implementar políticas diferenciales. Uno de los grandes retos que tenemos es que Buenaventura deje de ser sólo un puerto y se vuelva una ciudad que genere procesos productivos y aproveche el potencial portuario y biodiverso para su desarrollo. ¿El Pacífico cumple entonces un papel fundamental en esa apuesta del país en los próximos cuatro años?Indudablemente, por eso damos la bienvenida a los esfuerzos que están haciendo los gobernadores para conformar una región Pacífico y también invitamos a esos mismos gobernadores a que hagan una visión andina porque se necesitan los dos planteamientos, de manera que nos permitan generar propuestas de obras y programas que se adecúen a todos.En ese objetivo necesitamos terminar las obras de infraestructura para poder conectar y potencializar las relaciones entre el Pacífico y la zona central. ¿Se ve con viabilidad la conformación de una región Pacífico?Sí, claro, reconocemos que hay muchas posibilidades de regionalización, pero hay que tener en cuenta y entender las limitaciones y capacidades de cada ciudad para poder conformar un proyecto que no excluya a nadie. El PND ha tenido en cuenta las necesidades de cada región, mirando municipio por municipio para lograr una prospectiva a partir de esa información. Ese trabajo está hecho y ahora lo que se requiere es que se retome y enriquezca.¿Siguiendo ese estudio a qué le debe apuntar el Valle del Cauca?El Valle y el Pacífico tienen necesidades distintas, en la parte central se requiere la conexión oriente-occidente, la puesta en marcha hasta Antioquia del ferrocarril y un mayor desarrollo de la agroindustria con valor agregado. En el Pacífico el gran reto, a mi juicio, es volver a Buenaventura una ciudad productiva, capaz de generar emprendimientos por parte de las comunidades que habitan esos territorios, a partir de las posibilidades que brinda la biodiversidad.¿Las metas de crecimiento del país son ambiciosas, cómo se logrará cumplir con esos propósitos?La economía colombiana entre los años 2002 y 2006 creció, en promedio, a 5,3%, la tasa más alta de los últimos 20 años gracias al incremento de inversión y la productividad anual. Este año el crecimiento estará entre 4,8% y 5% y más aceleradamente lo hará en los próximos años. Esta es la apuesta para lograr reducir la pobreza del 45%, al 39,5%. Lo vamos a lograr con innovación y competitividad. Hay muchas cosas por hacer, pero se está avanzando en puntos como la Ley del Primer Empleo, calidad y pertinencia de la educación, estrategia comercial focalizada para sectores especiales y nuevos tratados comerciales, mejoramiento del clima de negocios y creación de empresas de manera más ágil. ¿Se aprobó la primera ronda del proyecto de regalías, cómo se garantizará que los recursos se distribuyan equitativamente?Esta es la oportunidad de corregir la desigualdad que ha llevado a departamentos como el Chocó a permanecer al margen del desarrollo, con el 79% de su población en la pobreza. Con la iniciativa, el gasto de las regalías será ejecutado por las entidades territoriales, no por el Gobierno Nacional y será destinado a proyectos prioritarios que vengan desde los departamentos. Ya no beneficiará sólo a 7 regiones, sino a todas.¿La inyección de recursos prevista en las locomotoras del presidente Santos serán suficientes?No, las locomotoras no son suficientes para alcanzar las metas previstas por sí solas, porque si se quiere dar un gran salto se necesita tener una política de competitividad que aumente la productividad de la economía y esa sostenibilidad la dan otros sectores en el largo plazo como la innovación, con actividades específicas, como la biotecnología, mayor infraestructura en generación de energía, investigación de nuevos materiales en la producción y mejoramiento de la logística.Por ejemplo, se quiere pasar de exportar US$40.000 millones a US$60.000 millones y para eso se necesita un acompañamiento en infraestructura. Se plantean unas inversiones en el cuatrienio de $16 billones para lograr los 2.000 kilómetros de dobles calzadas, 4.000 kilómetros de vías en el programa de rehabilitación y mantenimiento e intervenir 50.000 kilómetros de red terciaria, terminando además los proyectos iniciados para que tengan el impacto que se desea, porque una cosa es tener unos pedazos de dobles calzadas y otra tramos completos.¿En qué consiste esa modernización de la infraestructura y transporte?Incluye varios temas, debemos estructurar una nueva generación de concesiones, adoptar la política de maduración de proyectos con un marco institucional coherente, concretar una política de combustibles limpios y de renovación tecnológica, tener gerencias de corredores logísticos, promover la intermodalidad y crear un procedimiento para el desmonte de la tabla de fletes, en fin una serie de cosas que generen una mayor eficiencia del sector transportador y que esto se refleje en competitividad y confianza en la inversión. El Gobierno ya viene trabajando en cada una de estas propuestas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad