Bolsas europeas cierran con pérdidas por temor a las repercusiones del Brexit

Julio 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP.
Bolsas europeas cierran con pérdidas por temor a las repercusiones del Brexit

Los principales mercados bursátiles sufrieron bajas cercanas al 2%. La bolsa más afectada es la de Milán que cayó 2,26%.

Las primeras consecuencias concretas de la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea comenzaban a cristalizarse este miércoles, lastrando las bolsas europeas y la libra, frente a valores refugio como el oro.

"El Brexit ha generado una nueva ola de nerviosismo, con una nueva caída significativa de los mercados de acciones europeas, mientras que el oro marca nuevos récords y que las tasas de préstamos para los estados se hunden a mínimos", resume la corredora Aurel BGC.

La libra esterlina cayó por debajo del umbral simbólico de los 1,30 dólares este miércoles, cotizando a 1,2798 dólares hacia las 2:00 GMT, su nivel más bajo desde mitad de 1985.

Tras una jornada en rojo, las bolsas europeas cerraron en pérdidas. Londres cayó 1,25% y el índice FTSE-100 cerró en 6.463,59 unidades.

En París, el CAC 40 también sintió el efecto negativo y terminó con pérdidas de 1,88% en 4.085,30 puntos, una tendencia que se repitió en Fráncfort, donde el Dax cayó 1,67% y cerró en 9.373,26 unidades.

En Milán, el FTSE Mib cayó 2,26% y cerró en 15.424 unidades y en Madrid el IBEX 35 perdió 1,75% y cerró en 7.926,20 unidades.

También este miércoles la firma financiera Canada Life se convirtió en la sexta en suspender sus operaciones para frenar la retirada de capitales por el Brexit.

"La aversión al riesgo emerge con temores de que haya un contagio del riesgo del sector inmobiliario británico al conjunto del sector financiero europeo y por la incertidumbre sobre los bancos italianos", destacaron los expertos de Crédit-Mutuel CIC.

El crecimiento del sector servicios, preponderante en el Reino Unido, se ralentizó con fuerza en junio, según datos compilados antes y después del histórico referendo del 23 de junio.

Y Mark Carney, el gobernador del Banco de Inglaterra, incitó este martes a los bancos a conceder créditos con más generosidad para evitarle al país una posible recesión.

En un primer momento, los mercados financieros parecían haber encajado bien el impacto del referéndum, en el que esperaban otro resultado. Pero ahora, empiezan a aparecer las fisuras.

"Los mercados se recuperaron muy rápido y con demasiada fuerza" de la caída que hubo tras los resultados del referéndum, entonces "es lógico" que vuelvan a sacudirse frente a "incógnitas mayores", destacó Michaël Jacoby, jefe para Europa continental de Oddo Securities.

Una "carnicería" con los bonos

Ante las pérdidas en bolsa, los inversores buscan frenéticamente valores seguros, como el yen o los bonos japoneses, norteamericanos o alemanes, lo que mecánicamente provoca una caída de los intereses de estos títulos tan demandados.

"El término es fuerte, pero corresponde exactamente a lo que está sucediendo con los rendimientos de los bonos soberanos: una carnicería", destaca John Plassard, director adjunto de la casa de corretaje Mirabaud securities.

El rendimiento del bono más codiciado, el alemán a diez años, cayó en territorio negativo a niveles inéditos, a -0,205%, lo que significa que los compradores pagan por ese valor en lugar de cobrar intereses.

El oro, otro valor refugio, seguía revalorizándose en Londres, a 1.375,45 dólares la onza hacia las 10:30 GMT, su nivel más alto desde marzo de 2014. Hacia las 4:00 GMT operaba a 1.366,25 dólares.

Más allá del Brexit hay otro elemento que está dando dolores de cabeza: los bancos italianos.

En los últimos días, las entidades de la península han acusado fuertes caídas en la bolsa de Milán, y los inversores se preguntan si no desencadenarán una nueva crisis financiera en la zona euro. Máxime cuando parece haber desacuerdos profundos entre el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y sus socios europeos sobre la forma de ayudarlos.

Según Michael Hewson, un analista de CMC Markets, se está observando "un cóctel envenenado, que podría poner de rodillas el sistema bancario europeo. Y de momento, parece que los políticos no tienen la menor idea de cómo pueden solucionar el problema".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad