Aumento en ventas y empleos, señales del resurgir del Grupo Grajales

Mayo 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado Henao | Editor de Activos
Aumento en ventas y empleos, señales del resurgir del Grupo Grajales

El Grupo Grajales maneja en total 3000 hectáreas de tierra, de las cuales entre 700 y 750 están dedicadas a frutas y hortalizas, respectivamente.

El año pasado el Grupo Grajales alcanzó utilidades netas de $5015 millones. Ahora la apuesta es el turismo.

En el municipio de La Unión, donde funciona el Grupo Grajales, se percibe hoy un ambiente de alegría y de confianza. Todo porque esa organización se está recuperando y ha vuelto a ser productiva. Ese resurgimiento se nota en todo, en los estados financieros, en el empleo y hasta en el ánimo de sus empleados.Desde hace dos años empezó a salir a flote, pero en el 2013 se fortaleció, pues las utilidades netas subieron de $404 millones en el 2012 a $5015 millones el año pasado y los ingresos totales del Grupo sumaron en 2013 $47.603 millones.Asimismo, los empleos volvieron a repuntar. Cerró el 2013 con 1300 puestos de trabajo directos, 100 más de los que tenía antes de la crisis. Incluso, en este momento hay nuevas oportunidades laborales que se abrirán con las otras apuestas que tiene la organización.Los positivos resultados también se perciben en los empleados. Dicen que les pagan a tiempo. “Atrás quedaron los retrasos de hasta seis quincenas”, afirma Carlos García Corrales, un consagrado podador de árboles frutales, quien expresa que la mejor muestra de eso es que en La Unión les volvieron a alquilar casas a los empleados de Grajales. “Es que cuando no nos pagaban a tiempo nadie nos quería arrendar ni siquiera una pieza”, añade.La producción de uva, la fruta insignia de La Unión, también va en ascenso, aunque vale la pena señalar que la diversificación se incrementó notoriamente. Hoy se cultivan once clases de frutas y varias de hortalizas. Solo las de papaya y melón representan el 70 % de la producción general, el resto está repartido entre uva, maracuyá, guayaba, piña, sandía, carambolo, limón y otros cultivos. En el 2013 el Grupo produjo 17.600 toneladas de frutas y de hortalizas. De las casi 3400 hectáreas de tierra que maneja la organización Grajales, 1300 están dedicadas al sector agrícola.Esa es la razón por la cual el gerente del Grupo, Andrés Mejía Cadavid, sostiene que está llamada a liderar la cadena hortofrutícola del Valle del Cauca. “Infortunadamente, la Cámara de Comercio de Cali no la incluyó entre las cinco apuestas productivas”, comenta. El presidente de la misma, Esteban Piedrahita, comparte que el Grupo Grajales es sin duda el principal productor del norte del Valle, “pero no lo hemos dejado por fuera. Venimos trabajando en esa cadena productiva desde hace tiempo y estamos dispuestos a seguir colaborando para conformarla”, explica. Pero más allá de ese proceso de diversificación, el Grupo Grajales tiene en la mira otra gran apuesta productiva, la del turismo. Y va en marcha. En junio próximo abrirá las puertas al público el Parque Nacional de la Uva, a finales de este año inaugurará el Parque de los Vientos (Eolo Park) y para el 2015 pondrá en marcha un tercer proyecto; se llamará Virginia West Park. La inversión en algunos de estos planes saldrá del mismo Grupo. ¿Cómo ha salido de la crisis?La receta que puso en marcha Andrés Mejía Cadavid, vocero y líder del Grupo, tuvo muchos ingredientes, pero en esencia los resume en tres grandes pilares: reorganización de las empresas, que incluyó la gerencia general; racionalización de todos los gastos y empoderamiento de los empleados. Este último punto, dice Mejía Cadavid, está relacionado con la actitud mental de los colaboradores. “Los reuní a todos y les dije que mi papel aquí era el de salvar las empresas que se podían recuperar, pero que necesitaba el apoyo de ellos, pues el futuro del Grupo también estaba en sus manos”. No fue una tarea fácil, agrega. Cuando tomó asiento en la gerencia se les debían a los empleados seis quincenas. La tarea empezó y de ocho unidades de negocios que tenía la organización quedaron cuatro: la primera es Agricultura, aquí funcionan Grajales y Agronilo (que son las que manejan la parte agrícola). La segunda es Industria, integrada por las empresas Ready Fruit Company (que produce trozos de frutas); Casa Grajales (productora de vinos) y Frexco (que elabora pulpas congeladas y asépticas). La tercera unidad es Horeca, que opera hoteles, restaurantes y casinos (el Hotel Los Viñedos y el Hostal Valle Lindo). Finalmente, la cuarta se denomina Servicios, Inmobiliaria e Inversiones, que maneja sociedades pequeñas como Frucosta, Finanzas, Josafat y Armagedón, entre otros.El reajuste dejó un saldo de 19 empresas productivas y 39 inactivas. De estás últimas 6 en liquidación. “Hubo necesidad de reducir la nómina en un número considerable, pero en este momento generamos la misma cantidad que había antes de la crisis.Como se recordará, el Grupo Grajales fue intervenido por el Gobierno Nacional en mayo del 2005 por problemas de lavado de activos. En razón a ello entró a la llamada lista Clinton.Vino un periodo de crisis que se extendió entre el 2006 y el 2011 con grandes pérdidas económicas. Solo en 2010 perdió $9251 millones. Un año después, en 2011, el panorama comenzó a cambiar y como si se tratara del ave Fénix poco a poco se comenzó a recuperar. Mejía Cadavid optimizó el negocio de las frutas y creó alianzas con empresas de la región para aprovechar la tierra y los cultivos.En el caso de Casa Grajales lanzó una crema de whisky e incursionó en la distribución de vinos importados de España y Argentina.En el negocio agrícola hizo alianzas con firmas como Rojarmaes, que exporta pulpas de frutas a Chile, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Rusia y Estados Unidos. Con las empresas Semillas Valle y Semillas del Pacífico trabaja de manera coordinada en la siembra de cultivos con potencial exportador. Son tierras en alquiler que ayudan a generar ingresos. Poco a poco el Grupo Grajales, ícono del norte del Valle, avanza en su mejoría, de allí la alegría de la gente de La Unión.Vea aquí la entrevista con el gerente del Grupo Grajales, Andrés Mejía Cadavid, quien habla del estado de la organización.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad