Así será el nuevo 'salvavidas' para los deudores que estén colgados con sus obligaciones

Junio 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Pasó a sanción presidencial Ley de Insolvencia o de segunda oportunidad financiera. No es para promover cultura del no pago: Simón Gaviria.

Los colombianos que estén ‘colgados’ en sus deudas tendrán a partir de este año una segunda oportunidad para refinanciar sus obligaciones con la banca y el Estado.El nuevo salvavidas está contemplado en la Ley de Insolvencia, que fue revivida por el Congreso de la República, y que pasó este miércoles a sanción presidencial.El objetivo de las disposiciones no es otro que el de ayudar a normalizar la situación económica de decenas de personas para que no pierdan sus bienes por haberse atrasado en el pago de créditos y otros compromisos financieros.La iniciativa, que tuvo como gestor al presidente de la Cámara de Representantes, Simón Gaviria, no es para quien se ‘cuelgue’ en el pago del celular, afirmó el congresista, “es para personas que realmente lo necesitan y que demuestren voluntad de pago”.“Cobija a quien incumpla el pago de dos o más obligaciones a favor de dos o más acreedores por más de 90 días, o cursen en su contra dos o más procesos ejecutivos o de jurisdicción coactiva”, explicó Gaviria.Así mismo, el Presidente de la corporación afirmó que “una persona que esté atrasada en sus deudas se puede declarar en insolvencia ante un centro de conciliación. Luego de ello, a la persona se le suspende el cobro de intereses y los procesos judiciales en su contra como el embargo de bienes y salarios”.De igual manera, la ley contempla que quien tenga problemas económicos, primero debe tramitar un acuerdo en los Centros de Conciliación que hay en todo el país. Allí se citará a los acreedores para buscar de un compromiso.Si en esa primera instancia la negociación fracasa, el proceso pasa a un acuerdo privado, donde las dos partes negocian y sellan el pacto con una notificación notarial. Si aun así el proceso fracasa, las autoridades decretan la liquidación patrimonial.Ojo a los engañosEsta ley, afirmó Gaviria, no es para jugar. “Quien engañe al Estado puede incurrir en una pena de hasta seis años”. En este sentido explicó que el deudor tendrá que poner a disposición de sus acreedores la totalidad de su bienes. Es decir, activos como apartamentos, fincas, casas, locales, vehículos, acciones, etc. “Si hace trampa, será considerado un crimen financiero, exponiéndose a penas de hasta seis años de cárcel”, anotó Gaviria.Si los deudores incumplen podrán entregar sus bienes y saldar el pago, sin importar que éstos sean de un valor menor al de la deuda.“El deudor queda ilíquido, pero sin deudas”, señaló el legislador, quien advirtió que los acuerdos ante los jueces deberán deben hacerse cada cinco años y la entrega de bienes cada 10, para que no se convierta en una práctica frecuente entre los deudores.A liberar deudasEl Presidente de la Cámara aprovechó para aclarar que: “Acá no vamos a promover la cultura del no pago. En este país, en donde les damos segundas oportunidades a los guerrilleros, a los paramilitares, podemos brindarle la mano a quien tenga un tropiezo económico, sin tildarlo de criminal”.Gaviria afirmó que esta es una segunda oportunidad para que quien tenga problemas económicos pueda librarse de sus deudas, acceda a entregar sus bienes y de la misma manera quede totalmente limpio ante la justicia.Para tener acceso a los beneficios el deudor deberá demostrar su incapacidad económica, o de lo contrario, no calificará.La Ley de Insolvencia llega en momentos en que muchos colombianos están acosados por sus acreedores y a punto de perder sus bienes (en especial sus viviendas) por cuenta de decisiones judiciales.La mayor parte de las deudas morosas son con la banca, especialmente a través de créditos ordinarios y de consumo.La semana pasada, el Congreso de la República para contribuir al alivio de los deudores ya había aprobado el prepago de créditos bancarios a partir de julio próximo sin ser sancionados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad