Así fue como quebraron a Saludcoop

Noviembre 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Así fue como quebraron a Saludcoop

Sus directivos se gastaron la plata de la salud en viajes, bonificaciones millonarias y extrañas inversiones. Esta es la historia.

La liquidación de las EPS  Saludcoop y Caprecom que agrupan a  7 millones de afiliados, demostró una vez más que los problemas del sector siguen vigentes y que, pese a las medidas adoptadas por el Gobierno, no hay una salida a la vista para garantizar la sostenibilidad del sistema. Como dicen algunos analistas el “problema sigue vivo”. Lea también la columna de opinión: ' El monstruo ha muerto'

Saludcoop nació a comienzo de los años 90 como una cooperativa de servicios de salud  y a partir del año 2000 tuvo un crecimiento acelerado, al punto q ue llegó a convertirse en la más grande EPS del país, con 4,6 millones de afiliados. 

En esa década reportaba resultados positivos con promedios anuales  de utilidades por $20.000 millones, pero esas ganancias fueron desapareciendo y ya en el 2013, cuando estaba intervenida por el Gobierno, su pérdida  ascendió a $498.000 millones.

Fue  entre los años 2000 y 2010, cuando estaba en plena expansión, que se iniciaron los malos manejos en  la EPS, según comprobó la Contraloría General de la República (CGR).

   El ente de control confirmó que las directivas de Saludcoop usaron los dineros públicos - que le pagaba el Gobierno,  a través de la Unidad de Pago por Capitación (UPC), que es el valor que se le reconoce por cada afiliado-, para hacer todo tipo de inversiones, menos lo que  correspondía,   la atención en salud.

Los dineros de la salud se usaron en compra de entidades, remodelaciones,  patrocinios,   bonificaciones, honorarios de abogados, arrendamientos, gastos de viaje, entre otras cosas. La gran mayoría de estas inversiones las pueden hacer las EPS con recursos propios, no con los dineros públicos.  

 El detrimento encontrado por la Contraloría entre los años 1998 y 2010 suma $1,4 billones. Por ejemplo, se invirtieron $30.000 millones en la llamada ciudadela de la salud; en construcción y remodelación de bienes   otros $49.057 millones; en honorarios de asesoría jurídica $914 millones y asesoría técnica $5.983 millones; gastos de viaje $1.544 millones, amortización de crédito $29.849 millones y hasta se compraron entidades  fuera del país. 

El mismo presidente de Saludcoop, Carlos Palacino, avalaba bonificaciones para él y algunos directivos, según consta en las actas revisadas por la Contraloría, en la mayoría de los casos por valores de $40 millones.

Este desangre, más que los problemas del sistema de salud, llevaron a su quiebra. Así lo cree  Humberto Restrepo, director de la Asociación Colombiana de Economía de la Salud, Acoes, quien opina que  la crisis de Saludcoop se generó por el modelo de gestión, dentro del cual la corrupción fue un determinante clave.

 “La EPS creó una gran expectativa al ser parte de la economía solidaria, sin embargo, se volvió un emporio sin control”, comenta. 

 A esa desmesurada expansión se unió, dice el experto, la dispersión de sus usuarios, lo que incrementó los costos de operación. 

[[nid:486453;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/saludcoop-desmonte.jpg;full;{Hay 15 personas declaradas responsables fiscales por el desfalco de la salud, entre ellas, el expresidente de Saludcoop, Carlos Palacino y a la fecha no hay nadie arrestado. Foto: Hroy Chávez | El País}]]

Juan Carlos Giraldo, director de   la Asociación de Clínicas y Hospitales de Colombia (Achc), considera que la intervención que se le hizo a Saludcoop desde el 2011 no resolvió los problemas, porque aún no sabe cuánto y cuándo se le pagará a los cientos de proveedores de esa entidad. Las deudas de esta EPS con clínicas y hospitales sumaba al cierre del primer semestre del 2015  $302.000 millones, pero en total los pasivos  llegan a $1,6 billones.  

Para este directivo, al  Gobierno le cabe responsabilidad, pues opina que   la  corrupción fue la principal causante de los problemas. “Ellos le  inventaron nuevos usos  a la plata de la salud y  terminan respondiendo los usuarios”.  

Al respecto, el  senador Jorge Enrique Robledo, asegura que Saludcoop se debió liquidar hace más de un año cuando la Contraloría así lo exigió. “Esa empresa ha funcionado en la ilegalidad, se supone que se liquida  y pagan lo que deben, pero falta ver si  eso es cierto.  Eso tampoco está claro, no veo transparencia y el Ministro debe salir a explicarle a todos qué pasó”, dice.

 Mientras tanto, el Gobierno Nacional dice que la intervención funcionó en lo relativo a la atención al usuario, con mejoras en los tiempos de asignación de citas, en la respuesta a las quejas de los usuarios y de los comités técnicos. Además destaca el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria,   que las pérdidas se redujeron y al finalizar el 2014 sumaron $166.000 millones, razón por la cual en mayo del 2015 pidieron la prórroga de la intervención hasta enero del 2016. Sin embargo, los avances al parecer no fueron suficientes porque seis meses después se liquida.

El experto Ramiro Guerrero, director de Proesa, dice que liquidar  esa entidad era la decisión menos mala que se podía tomar, pero considera que el problema de la salud sigue vivo y lo demuestra que dos grandes EPS como son Saludcoop y Caprecom tengan que liquidarse por problemas de corrupción, pero también porque el sistema aún no es sostenible.

“El esquema privado en el aseguramiento está haciendo crisis  y el Estado ha tenido que volver a asumirlo”, afirma.

Por esta razón, lograr la sostenibilidad del sistema es una meta aún por conseguir y según  Jaime Arias, presidente de Acemi (gremio que agrupa a las EPS), el 2016 será aún más difícil por varias razones: el impacto del alza del dólar, la inflación, la falta de definición sobre los procedimientos y medicamentos que no están incluidos en el Plan de Obligatorio de Salud (POS) y la falta de plata.

 Caprecom Liquidar  Caprecom será un poco más difícil para el Gobierno, pues será el Estado el que pague su cuantiosa deuda, además de todo lo que ya ha invertido. Mientras que con Saludcoop se aspira a vender los activos para  cancelar los pasivos. Caprecom,  donde también se ha hecho hallazgos de corrupción, tiene hoy 2.400.000 afiliados y a partir de enero estos será distribuidos entre otras EPS  como la Nueva EPS.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad