Aparición de fiebre aftosa ha afectado el consumo de carne de res

Julio 24, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Las autoridades en EEUU encontraron un nuevo caso de encefalopatía bovina, también llamada enfermedad de las vacas locas.

La aparición de varios focos de la fiebre aftosa bovina en cuatro zonas de Colombia ha generado un verdadero dilema en los hogares, ya que hay un temor infundado de que dicha enfermedad podría afectar a los humanos.

Por ello, el presidente de la Federación Nacional de Avicultores, Andrés Valencia, señala que “hay expectativas de mayor consumo, pero son difíciles de identificar por el corto tiempo que ha pasado desde la notificación de la enfermedad”.


Sin embargo, asegura que podría crecer la ingesta de pollo debido a la desinformación que viene circulado sobre la fiebre aftosa, que incluso ha llevado a muchas personas a creer que ingerir carne de res podría tener afectaciones negativas para la salud.

Frente a ello, el viceministro de Salud Pública, Luis Fernando Correa, aseguró que “la fiebre aftosa no representa ningún riesgo para la salud pública”, algunas personas han dejado de consumir esta carne por miedo. Y por el otro, según Valencia, “la oferta también podría reducirse porque los animales no están yendo a las plantas de sacrificio” debido a las medidas de cuarentena preventiva que se mantienen en más de 10 municipios.

Sin embargo, uno de los factores que motiva el alto consumo de pollo es su precio. Según Valencia, “vale la mitad que la carne”, por lo que el sector económico que más lo prefiere es el denominado como ‘bajo’ con una participación de 79,9%. Pero el comportamiento del precio de esta carne ha estado al alza desde que se descubrió el brote de aftosa.

Estas dos situaciones estarían a favor del pollo, una carne con un consumo per cápita de 31 kilos, que supera por 13 kilos a la carne de res y en 24,2 kilos a la de cerdo, y que además logra niveles de compra de 88,9% en Cartagena, 85,7% en Ibagué, 84% en Barranquilla y Bucaramanga, respectivamente, 83% en Bogotá y 82% en Cali, las ciudades donde más se mueve en ventas.

De allí que José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan, considere que “si no se hace un esfuerzo por hacer pedagogía con que la aftosa no afecta al humano con su consumo, puede terminar habiendo un efecto negativo en el consumo per cápita”.

Pérdidas millonarias

En una carta dirigida al presidente Santos el dirigente advirtió que el sector podría perder este año unos $500.000 millones si se tienen cuenta cifras conservadoras del sacrificio anual de 2016, de 3.700.000 cabezas y un promedio también conservador de 450 kilos por cabeza.
Para el presidente de Fedegan la situación es todavía más grave, pues se suma a la crisis que afecta a los productores de leche, muchos de los cuales están en crisis.

Para Rafael Mejía, presidente de la Bolsa Mercantil, este ha sido el comportamiento que han venido analizando, desde que se presentó el brote de aftosa y podría responder a la percepción de las personas. “Evidentemente, va a haber un impacto en el consumo porque el brote aún no ha sido controlado y se propaga muy fácilmente”, aseguró el directivo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad