Angelino Garzón defiende la revisión del ajuste de salario mínimo

Enero 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Rafael Castro | Colprensa

El Vicepresidente de la República dice que es necesario mejorar la capacidad adquisitiva de la población. Además, defiende la revisión del ajuste del salario mínimo propuesta por el presidente Santos y dice que con ello podría consolidarse la economía.

Cinco meses cumple Angelino Garzón como vicepresidente de la República y tres temas ocupan su agenda en los primeros días del 2011: salario mínimo, Derechos Humanos y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.En estos días, cuando el presidente, Juan Manuel Santos, en un hecho poco común en la historia política del país, anunció que revisaría el reciente ajuste del salario mínimo para llevarlo a un aumento del 4%, la tesis del ‘vice’ Garzón parece tomar mayor fuerza: “El desarrollo económico del país llegará si mejoramos la capacidad adquisitiva de la población colombiana”, sostiene.¿Está usted detrás de la sorpresiva revisión para aumentar el salario mínimo que estudia el Gobierno?La manifestación hecha por el presidente Juan Manuel Santos frente a una revisión del salario mínimo para que éste quede en el 4%, es una decisión libre y soberana de él. Esa es una decisión en la cual no ha habido interferencia de ningún servidor público. Yo sigo con mi postura de que nosotros consolidaremos el desarrollo económico del país si mejoramos la capacidad adquisitiva de la población, incluyendo la de los trabajadores.¿Por qué cree que el presidente Santos decidió tomar esa decisión?Yo creo que la tomó con base en la realidad de que las cifras de inflación superaron todas las expectativas y él tiene la suficiente sensibilidad social y conocimiento del país, y por eso el pronunciamiento que hizo fue una manifestación libre y soberana. El Presidente ha recogido el clamor de los trabajadores y trabajadoras y en general de toda la ciudadanía y la experiencia de los países altamente competitivos que con fuertes economías han logrado el desarrollo a partir de empleos y salarios mínimos decentes. Aquí no se trata de que económicamente le vaya bien a unos cuantos sino a todos, porque al final el cuento de la democracia es que todos podamos vivir bien.¿Es un hecho histórico?En los últimos 30 años no hay antecedentes en Colombia de que un Presidente de la República haya manifestado de que es necesario revisar el decreto que él promulgó a fin de buscar caminos para mejorar ese salario mínimo. Ahora el trabajo que tienen los ministros de Hacienda y de Protección Social es analizar el mensaje del Presidente y tratar de volverlo una realidad. ¿Entonces, cuál debería ser el paso a seguir, pues la concertación obrero-empresarial no ha funcionado?Se debe afianzar la cultura del diálogo permanente entre empresarios, trabajadores y Gobierno, para seguir explorando caminos que permitan mejorar el bienestar social de los trabajadores y trabajadoras, de respetar sus derechos laborales y sus libertades sindicales como una forma de avanzar en la construcción de un país moderno con mayor desarrollo económico, con empleos decentes y con mejor bienestar para la población campesina.¿Cuáles son los retos de su próximo viaje a los Estados Unidos?Voy a estar en Washington del 22 al 29 de enero con el propósito de trabajar conjuntamente con el embajador de Colombia ante Estados Unidos y con el embajador colombiano ante la Organización de Estados Americanos, OEA, para que ese país entienda la importancia de prolongar por dos años las preferencias arancelarias (Atpdea), que como se sabe fueron extendidas únicamente hasta el 15 de febrero.Eso ayudaría enormemente a nuestros empresarios y también a los trabajadores y trabajadoras. ¿Definitivamente qué va a pasar con el TLC y su aprobación por parte del nuevo Congreso estadounidense?Iré a trabajar al lado del Gobierno de Estados Unidos, de su Congreso, el sector empresarial, los sindicatos y los organismos de Derechos Humanos, para que se apruebe, de una vez por todas el TLC.Además le informaré al gobierno de Estados Unidos y al Congreso de ese país que Colombia tiene una decisión de avanzar en la firma de acuerdos comerciales, no solamente con esa Nación y Canadá, sino también con la Unión Europea y con el mayor número de países del mundo. ¿Y cuál será su estrategia?Seremos reiterativos de que Colombia tiene una firme política y una firme decisión en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, de avanzar en la promoción integral y el respeto de los Derechos Humanos, del Derecho Internacional Humanitario, del diálogo social con los diferentes sectores de la población colombiana, y también de respeto a los derechos laborales y las libertades sindicales como parte integral de los Derechos Humanos. Los sindicatos son los principales opositores de los TLC ¿Cómo enfrentará usted eso siendo un ex sindicalista?Yo soy una persona convencida de que por la vía de los acuerdos comerciales o de los tratados de libre comercio, Colombia avanzará en materia de desarrollo económico, con una política de empleo y de bienestar social y también puede avanzar considerablemente en una promoción y protección de los Derechos Humanos, incluyendo los derechos laborales y las libertades sindicales. Esto último forma parte integral de los Derechos Humanos y los Derechos Ambientales. ¿Qué tanto se ha convertido en una política de Estado firmar acuerdos comerciales con otros países?Hoy el Estado colombiano, en cabeza del Presidente, tiene la decisión de que nuestro desarrollo económico, nuestra política de generación de empleo y de bienestar social, esté estrechamente relacionada en avanzar en materia de relaciones comerciales con todos los países del mundo; convencidos siempre de que se globalizaron los negocios y también los Derechos Humanos.¿Qué nuevos mecanismos intentará el Gobierno para lograr un diálogo con las Farc?Aspiramos a que haya una reflexión para que sus integrantes entiendan que lo mejor que pueden hacer, que la mejor respuesta es cesar esa locura violenta y criminal que el pueblo colombiano ha rechazado y viene rechazando contundentemente.Yo creo que la sociedad colombiana le está pidiendo a la guerrilla, a los paramilitares, a las bandas criminales, al narcotráfico y a toda la criminalidad organizada que cesen la violencia que no tiene razón de ser, que es algo irracional que sólo ha dejado dolor y lágrimas. ¿Y con el ELN estaría lejano un regreso a la mesa de diálogo?La postura es igual para ambos grupos guerrilleros, tanto las Farc como el ELN: si ellos cumplen con las condiciones que el Gobierno ha establecido se tendrá toda la generosidad para construir escenarios de paz y caminos de perdón y reconciliación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad