Alza en la energía es una injusticia con los consumidores: Asoenergía

Noviembre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra, reportero de El País.
Alza en la energía es una injusticia con los consumidores: Asoenergía

María Luisa Chiappe, presidenta de Asoenergía.

María Luisa Chiappe, presidenta de Asoenergía, dice que ajuste tarifario es un salvavidas a empresas térmicas ineficientes, aunque los usuarios han pagado US$4800 millones para tener un sistema confiable.

Los colombianos acaban de recibir los anuncios de que las tarifas eléctricas les subirán a partir de este mes debido, según el Gobierno  al impacto del fenómeno de El Niño. En otras palabras, la Navidad y el Año Nuevo saldrá más caro los hogares cuando comiencen a llegarles las respectivas facturas. Según María Luisa Chiappe, presidenta de Asoenergía, el gremio que reúne a los consumidores del país, lo que está detrás de todo ello, es una absoluta ineficiencia del sistema, en especial porque muchas empresas –sobre todo térmicas— incumplen contratos, y el Gobierno les sigue girando millonarias sumas por cargos de confiabilidad.  Denuncia la dirigente que solo en los últimos cinco años, los colombianos han pagado US$4800 millones para tener un sistema confiable, aunque paradójicamente ahora el Ministerio de Minas y Energía dispuso ajustes en las tarifas a manera de salvavidas a esas empresas porque se quedaron sin dinero.  ¿Cómo recibió las medidas del  Ministerio de Minas al señalar que no hay riesgo de apagón, pero les sube las tarifas a los colombianos?El alza en las tarifas es un castigo a los consumidores, sumamente injusto e inapropiado. Las familias y las empresas pequeñas, medianas y grandes han pagado desde hace varios años una cuota por concepto de cargo por confiabilidad, el cual tiene como objeto garantizar bajo cualquier circunstancia la oferta de energía en temporadas de baja hidrología como la que estamos viviendo hoy por el fenómeno de El Niño.  Asoenergía viene denunciando desde hace un año que hay irresponsabilidad en el manejo del esquema de confiabilidad del sistema eléctrico del país porque es inadecuado.  Advertimos que hay una serie de plantas (térmicas) que son ineficientes, pero reciben dineros por cargos de confiabilidad que es exactamente la figura de un seguro. Lo pagamos todos en la tarifa de energía y ese dinero se le entrega a las empresas que han firmado contratos con el Gobierno para garantizar el suministro y generación eléctrica.  Sin embargo, a la hora de generar  estas empresas alegan que su situación financiera es delicada porque deben operar con costos altos al utilizar combustibles caros como el diesel. Entonces, pregunto: ¿para qué firmaron esos contratos si no los podían cumplir?. Eso es inaceptable. ¿Eso no es acaso un engaño al Gobierno?Esos contratos los firman las empresas con el Gobierno cada año, sobre todo las que pueden cumplir. Hay compañías que no se presentan porque actúan responsablemente al saber que no están en condiciones. Pero  otras en forma irresponsable firmaron esos compromisos y ahora anuncian que no pueden atenderlos. Es como si usted pagara la prima del seguro de su automóvil y el día que se estrelle o sufra una pérdida, la compañía le informa que no está en condiciones de cubrirle el siniestro.   ¿El alza de tarifas a los usuarios es un salvavidas disimulado para esas empresas ineficientes?Sí. Es un salvavidas totalmente injustificado y el premio a su incumplimiento. Es inaceptable. Esas empresas ya saben en  noviembre de cada año cuando firman los contratos para generar energía, las condiciones en materia de abastecimiento de combustibles.  ¿Eso no amerita unas investigaciones de los organismos de control contra esas empresas que  ponen en riesgo el sistema eléctrico?Me imagino que la Superintendencia de Servicios Públicos ya estará investigando esa situación y es lo menos que se puede esperar.Nosotros le hemos venido señalando al Gobierno desde hace un año que son empresas que trabajan con combustibles muy costosos (como el diesel) para generar energía. No es nuevo que los combustibles líquidos sean muy caros, tanto que ellos no pueden producir por debajo de los precios del mercado o de la bolsa. No es una situación novedosa, pero no se ha corregido.    ¿Eso significa que el sistema eléctrico podría estar en la cuerda floja por esos manejos irregulares?Hay empresas muy serias que cumplen, que por fortuna son la mayoría. Pero hay unas  térmicas  que a pesar de recibir esos pagos del Gobierno, sabían de antemano que iban a incumplir. A la fecha hay cuatro térmicas que están en grandes problemas, y que son las que están promoviendo esa cultura del incumplimiento. A ellas se les entregó un dinero a manera de respaldo para que pudieran atender las demandas de los consumidores, sobre todo cuando hay baja hidrología, es decir menor cantidad de agua en los embalses, por fenómenos como los de El Niño, por lo que las hidroeléctricas tradicionales no dan abasto.  ¿Cuánto hemos pagado los colombianos  por esos cargos de confiabilidad en las facturas?Hemos pagado en los últimos cinco años alrededor de US$4800 millones, de los cuales se calcula que US$600 millones han sido para las plantas  generadoras  que trabajan con líquidos como las térmicas.   ¿Dónde están esos recursos y qué ha hecho el Gobierno?No sabemos nada. Hemos dialogado con el Gobierno en muchas ocasiones, y ha sido una bandera de Asoenergía, gremio que se creó hace un año, al poner desde el primer día este problema sobre la mesa, advirtiendo sobre la inconveniencia de las condiciones del sistema de confiabilidad en el sistema eléctrico colombiano, y sobre todo de entregarle esos dineros a dichas empresas.  Con todo lo que está pasando, ¿es factible o no volver a la vieja época de los racionamientos o apagones?No estamos hoy en una situación tan dramática como la que tuvimos a principios de los años 90. Pero sí en medio de un sistema que todavía no ha resuelto el problema de la confiabilidad completamente.  Da la impresión de que el Ministerio de MInas y  Energía no ha actuado debidamente para solucionar esta situación...Hay que reconocer que el Gobierno está tratando de poner freno a esta situación, y para ello la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, expidió la Resolución 109 hace un mes la cual estipula que solo se le darán pagos por confiabilidad a las plantas eficientes, como es lógico. Sin embargo, la Resolución no está en firme porque seguramente estos generadores han ejercido presiones para que no se ponga en práctica, lo cual me parece inaceptable. Esta medida cortaría de raíz este problema tan serio que tiene el sistema eléctrico del país. ¿Esas presiones no se asemejan de pronto a una especie de cartel de la energía? No quiero entrar ahora a discutir si son o no un cartel. Aquí el punto importante es que esas empresas han incumplido y que están presionando para que no se adopten soluciones a ese problema. Esa solución está lista para implementarse y nos preguntamos cuál es la razón para que no se adopten sabiendo que es un tema de interés nacional y de seguridad en el sentido económico. ¿Por qué esas térmicas no operan a gas, que es más barato?Es importante sustituir el consumo de combustibles líquidos por otras materias primas, como el gas natural, que permitan una producción más eficiente. Sin embargo, en este punto también hay cuellos de botella, y un ejemplo de ello es lo que vive  la Costa Atlántica. Habrá que ver si las compras de gas a Venezuela por un compromiso que adquirieron hace muchos años, se va a cumplir. ¿Es muy cara es la energía en Colombia, aunque que el Gobierno alega lo contrario?Sí. Es muy cara en comparación con los países con los que tenemos que competir internacionalmente. Es costosa a pesar de todo lo que se ha dicho respecto a cifras de otros países con los cuales no tenemos un comercio muy alto en manufacturas.Estamos hablando  de la competitividad del sector manufacturero colombiano que se ve supremamente afectada por todas estas condiciones de ineficiencia. Tenemos diferencias en tarifas del 30% y el 50% respecto a nuestros competidores que son primordialmente Estados Unidos, Perú,  Ecuador, en alguna medida Chile, México y Brasil. Contra ellos es que nos tenemos que comparar, y que no nos vengan a mostrar precios de la energía en Australia o Dinamarca, los cuales no son importantes para la competitividad colombiana.  La industria nacional tiene que batirse hoy en una lucha tremenda por ganarse no solamente unos mercados, sino para sobrevivir. Colombia no puede ser destino de inversión cuando se encuentran tarifas de energía menores en los Estados Unidos o en Chile. Esas son las naciones que cuentan para saber si somos competitivos, y no otras a los cuales les exportamos productos mineros y primarios.  ¿Qué explica que el kilovatio de energía en Colombia sea más caro que en otros países vecinos?Por ineficiencias del sistema eléctrico, y por situaciones como las que vivimos hoy. Ya estamos en la etapa de corregir todas esas ineficiencias en la infraestructura del país, ya que de lo contrario, nunca podremos competir en el ámbito internacional. El sistema eléctrico tiene muchas ineficiencias, aunque por supuesto Colombia tiene unos recursos energéticos enormes y podemos producir energía a precios más competitivos en el caso de generación hidroeléctrica, pero cuando estamos a nivel de termoeléctricas, la situación es totalmente distinta. Es decir, que se genera una energía más costosa para los consumidores.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad