Alianza del Pacífico, el nuevo escudo para evitar freno al libre comercio

Julio 03, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE
Alianza del Pacífico

Durante la cumbre de la Alianza del Pacífico, celebrada en Cali, los presidentes de la organización, ratificaron sus compromisos para que el grupo siga consolidando su comercio e integración.

Foto: EFE

Los vientos proteccionistas que soplan en el mundo y que azotan a Latinoamérica desde el norte cuentan con un nuevo escudo, el de la Alianza del Pacífico, AP, que se consolidó en su XII Cumbre, celebrada en Cali, como alternativa integradora que apunta con fuerza a Asia y Oceanía y despierta interés en todo el globo.

Desde su creación en 2011, los cuatro países que la integran, Chile, Colombia, México y Perú, son visita obligada de gobernantes de otras partes del mundo atraídos por su crecimiento económico individual y por su potencial comercial en conjunto, recalcan los analistas.

El grupo, ya desde su nombre, apunta a una integración desde Latinoamérica hacia Asia y Oceanía que ha quedado claramente consolidada con la creación de la figura del Estado asociado.
Ese estatus está en un punto intermedio entre los socios fundadores y los observadores, que antes de la cumbre eran 52.

Como parte de su nueva función, esos países deberán celebrar y poner en vigor un acuerdo vinculante de altos estándares en materia económica y comercial con los cuatro países integrantes de la Alianza.

Los cuatro primeros países que comenzarán a negociar en septiembre para ocupar esa condición serán Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Singapur, situados en tres esquinas del planeta con las que hasta hace unos años parecía imposible que un país latinoamericano tuviera ese nivel de asociación.

Nada más ser anunciados de manera oficial, comparecieron orgullosos de haber ingresado en un bloque hasta hoy estrictamente latinoamericano que se robustece notablemente con su presencia.

Además, la entrada de Canadá supone para los cuatro países, especialmente para México, dibujar un puente por encima del muro que construirá el presidente estadounidense, Donald Trump.

Para Canadá, por su parte, supone un acercamiento gigante a Latinoamérica pero desde una posición más horizontal y mucho menos vertical que la que tradicionalmente ha ejercido Estados Unidos.

De hecho, al concluir el anuncio el viernes pasado, el ministro de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda, Gerry Brownlee, compareció ante los medios para recordar las fuertes relaciones que tiene su país -al igual que Australia- con el sudeste asiático.

Lea también: "En Cali se abrió un nuevo capítulo de la Alianza del Pacífico": Santos

Con base en esa relación, ofreció a Nueva Zelanda como puente para que Perú, México, Chile y Colombia lleguen hasta esa región del mundo con la que han tenido una relación escasa.

“Queremos ejercer un papel clave en esta integración con América Latina”, destacó el Ministro.

Pese a los últimos avances, el gran reto de la Alianza del Pacífico sigue en casa, ya que en Suramérica siguen sin generar una gran atracción y solo Argentina, Uruguay, Paraguay y Ecuador están afiliados.

Quedan por fuera Brasil, el gigante regional, así como Venezuela y Bolivia, estos dos últimos los países más impregnados por la denominada Revolución Bolivariana.

También se ha considerado la vinculación definitiva de Ecuador, al igual que de varios países centroamericanos que cuentan con costas en el Pacífico, y que se beneficiarían de las amenazas proteccionistas tanto de Estados Unidos, en la era Trump, como de la propia Unión Europea.

Le puede interesar: Alianza Pacífico firma Declaración de Cali que abre la puerta a nuevos asociados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad