¿Académicos al poder?

Junio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Maribel Castillo | Profesora del Departamento de Economía - Universidad Javeriana

El discurso de los profesores que están en la contienda es el más difícil de comprender por los electores. La Economía de la Educación, plantea a través de la Teoría del Capital Humano que se reciben retornos asociados a la misma, y que los agentes económicos más educados son más productivos.

El discurso de los profesores que están en la contienda es el más difícil de comprender por los electores.La Economía de la Educación, plantea a través de la Teoría del Capital Humano que se reciben retornos asociados a la misma, y que los agentes económicos más educados son más productivos.Ahora bien, en plena contienda política aparecen algunos académicos entre los candidatos. Sin embargo, para la mayoría de la población, el discurso de los más educados es el más difícil de comprender. Es muy común que los académicos utilicen más citas, referencias y ejemplos, lo cual al parecer les dificulta acercarse a las grandes masas electoras.Pero esto contrasta con el sentir popular de que los académicos “no sirven para políticos”. Y esto por supuesto hace surgir tres inquietudes: ¿Acaso los dirigentes no deben ser los más calificados?, ¿será que la gente prefiere un lenguaje más sencillo?, ¿o será que los académicos tienen que aprender cómo llegarle a la gente?Con base en otra teoría de la Economía de la Educación, la de la Señalización, podemos asegurar que las personas tienen unas habilidades innatas que generan mayor productividad, y que les permiten diferenciarse. Si es así, en el terreno de los debates durante la campaña política, que se traducen en propuestas, deberían mostrar esa Señalización. Es decir, en estos espacios todos los candidatos, no sólo los académicos, deberían mostrar las habilidades para gobernar, no obstante, en mi opinión luego de los debates, puede constatarse que la Teoría del Capital Humano ha primado sobre la de la Señalización, en la medida en que los académicos han mostrado más conocimiento sobre las causas y las posibles soluciones a los diferentes problemas del país.Los futuros electores, como agentes racionales, deben estar pensando en las propuestas que resuelvan la mayoría de los problemas sociales que enfrenta el país, sin dejar de lado la bandera de la “Seguridad Democrática”. Claro está que es necesario tener en cuenta que en el origen de los problemas de seguridad se encuentran los desequilibrios sociales.Quienes piensan que la educación puede contribuir a la solución de la mayoría de los problemas sociales que hay en nuestro país, deberían validar la hipótesis de la Teoría del Capital Humano. Si así sucediera y se escogiera un líder más educado, deberíamos esperar: productividad, productividad y productividad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad