Abecé de la ley que lo ayudará a salir de la crisis económica

Abecé de la ley que lo ayudará a salir de la crisis económica

Noviembre 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Abecé de la ley que lo ayudará a salir de la crisis económica

Hace tres años entró en vigencia la ley de insolvencia para personas naturales que no son comerciantes. Se estima que unos 1000 caleños buscan un respiro financiero.

María Fernanda Martínez* es una madre cabeza de familia.  Trabajó durante 5 años en una empresa textilera, como   gerente comercial y devengaba un sueldo de $12 millones. Eso, dice, le permitía tener un buen nivel de vida y adquirió obligaciones que pensaba podía pagar, un apartamento, que luego tuvo que ceder, un crédito de vehículo y otro para una especialización, además debía responder por otros gastos del hogar.  Pero perdió su empleo y durante 7 meses no tuvo cómo responder a estas  obligaciones y acumuló pasivos por $130 millones.  “Conseguí otro trabajo, pero con menos de la mitad del salario que  ganaba antes, por lo que no tenía como responder”. Por esta razón, un amigo le recomendó la ley de insolvencia  (o quiebra) para personas naturales no comerciantes, proceso al que se acogió hace siete meses. La señora Martínez  no es la única caleña a la que  agobian las deudas. Según el abogado y experto Mario Jinete Manjarrés, buena parte de los casos de insolvencia de personas naturales en el país se registran en Cali.  Esto lo corroboran los datos del Ministerio de Justicia que reporta un total de 360 casos de personas que entraron en ley de quiebra, de los cuales 150 son del Valle.  “No sabemos por qué se ha producido este mayor impacto en esta región y estamos tratando de establecer qué condiciones tienen para que esto suceda”, dijo Mario Córdoba, director de métodos alternativos de solución de  conflictos del Ministerio de Justicia, quien también señaló que Cali tiene 7 de los 29 centros de conciliación autorizados para tramitar este proceso en Colombia.   Las estadísticas del Ministerio de Justicia toman los datos de los centros de  conciliación, pero no de las notarías  que también están autorizadas para tramitar estos acuerdos, por eso se estima que la cifra de caleños acogidos a la ley de quiebra podría ser de   1000. Mario Jinete Manjarrés  califica la  ley de insolvencia para las personas naturales no comerciantes como una “especie de proceso de paz financiero”, donde la persona dice la verdad de sus deudas.  “Esto no es un salvavidas, es una lancha de rescate porque permite hacer borrón y cuenta nueva, suspender los procesos en curso como embargos o cobros coactivos para pagar ordenadamente”, dijo.  Agregó  que en Cali se han acogido a esta norma personas de diferentes estratos sociales y profesiones, pero en especial están acudiendo a ella mujeres cabeza de familia. Para  Mario Córdoba, pese a que la ley tiene poco tiempo de vigencia (3 años), hay resultados positivos, pues le ha  servido a muchas personas agobiadas por las deudas o que afrontan una situación financiera difícil. La principal bondad de la norma es que suspende cualquier trámite coactivo, embargo, remate, desde el mismo momento en que la persona es aceptada en el proceso, y en muchos casos,  cuando se entra en liquidación, quienes no tienen cómo pagar no lo hacen y  pueden recuperar su crédito y su vida. Este beneficio ha  llevado a que surjan  críticas, en especial del sector financiero, porque se podría prestar a fraudes, es decir, personas que usen la norma para no pagar. Sin embargo, el Ministerio de Justicia, que es el encargado de vigilar estos procesos, no ha recibido  quejas   sobre esto y  expertos aseguran que  se presume la buena fe de las personas. El País explica ¿Qué es ley de insolvencia  para personas naturales y cómo acceder a este beneficio? *Nombre cambiado ¿Cuándo una persona natural no comerciante puede acogerse a la ley de insolvencia?Cuando cumpla dos requisitos básicos: que entre en cesación de pagos (está en mora por 90 días con dos o más obligaciones que representen más del 50 % del pasivo total a su cargo); o que tenga dos o más procesos ejecutivos de cobro en su contra.  ¿Qué pasivos se tienen en cuenta?Todos: los servicios públicos, servicios de telefonía o televisión, los créditos con los bancos, préstamos con terceros (familiares, amigos), la pensión del  colegio, etc. ¿A dónde tengo que acudir?A una notaría o en los centros de conciliación autorizados y de las universidades. No requiere contar con un abogado. ¿Cuál es el primer paso que tengo que dar?Elaborar una solicitud de ingreso a la ley de insolvencia, la cual debe acompañarse de la relación de pasivos, de los procesos judiciales en contra, de los bienes que posee la persona y una propuesta de fórmula de pago. También se debe informar si tiene  una sociedad conyugal e hijos a cargo. Esta información no requiere firma de  contador, se rinde bajo el principio de    buena fe.  ¿Cuánto tiempo tarda el proceso?Una vez  hecha la solicitud se debe tener una respuesta a los cinco días hábiles. En la notaría o centros de conciliación nombran un conciliador y liquidan la tarifa que la persona debe pagar por el proceso. ¿Cuánto vale este trámite?La tarifa a pagar depende del monto de las deudas, existe una tabla establecida por la Superintendencia de Notariado. Sin embargo, en Cali, las tarifas están muy por debajo de los topes y se ejecutan procesos desde $300.000, pero en promedio puede costar unos $2.000.000.Una  vez aceptado en la ley de insolvencia ¿qué proceso sigue?Desde ese momento se paran todos los procesos (embargos, cobros coactivos, remates, etc) que haya en contra de la persona y se fija una fecha para la audiencia con los  acreedores, donde se consolidan las deudas. Una vez surtido este paso entran en fase de negociación, lo que puede demorar unos dos  o tres meses.    ¿Si hay acuerdo, en cuánto tiempo tengo que pagar? Si el 51 % de los acreedores está de acuerdo, el plan de pagos se hace a cinco años.  Si necesita más tiempo debe avalarlo más del 60 % de los acreedores. En ese periodo no lo pueden embargar, ni iniciarle nuevos procesos. Pero la persona no podría adquirir nuevos créditos hasta que termine este plan de pagos.  Si incumple, cualquiera de los acreedores puede denunciarlo y el acuerdo se declara fracasado y el proceso se va a  liquidación patrimonial.  ¿Qué pasa si no hay acuerdo con los acreedores?Se  pasa directamente a la   liquidación patrimonial, pero la suspensión de los procesos en  contra de la persona se mantienen. Esto lo hace un juez, quien falla en una única instancia, es  decir,  no tiene apelaciones. Desde el momento en que se dicte el auto admisorio de la liquidación patrimonial, la persona puede volver a adquirir bienes a su nombre.  Si tiene activos  para liquidar, se lleva a cabo ese trámite. Si no puede pagar, es decir, no tiene bienes,  no lo hace y pasa a una amnistía financiera y desde ese momento las deudas ya no se le cobran. La liquidación patrimonial puede demorar dos o tres años porque estos casos se definen ante los  juzgados municipales.  ¿A quienes se les paga?Hay unas prioridades ya establecidas. En primer lugar se deben cubrir los compromisos de alimentos, es decir, con los hijos o la familia. Le siguen las deudas laborales, los impuestos, las prendas o hipotecas y en último lugar los créditos.  Las obligaciones insolutas, es decir, las que la persona no tiene cómo pagar, se perdonan y en cinco años caduca el reporte negativo en bases de datos.   ¿Cada cuanto me puedo acoger a la ley de insolvencia de personas naturales no comerciantes?Los colombianos se pueden acoger a esta norma cada 10 años. Haga cuentasAntes de tomar un crédito se debe hacer un presupuesto de gastos para saber si se está en capacidad de pagarlo. Según expertos, las personas pueden comprometer hasta el 35 % de sus ingresos. De ahí en adelante corre el riesgo de sobreendeudarse. La segunda recomendación, es que antes de adquirir un producto financiero se debe  comparar con otros. “Si le ofrecen algo en un supermercado,  recoja la información y compare con otras entidades, nunca de un sí de inmediato”, recomienda Lyda Ardila, conferencista y directora de la firma  Awen Time. Según la experta, las tarjetas  de crédito de las cadenas de almacenes están diseñadas para aumentar el consumo, por eso envían todo el tiempo mensajes de promociones y la “gente termina comprando algo que no necesita  y con plata que no tiene”. Agrega que los créditos se hicieron para invertir, para comprar una casa, un vehículo, si produce, emprender un negocio o similares, no para compras pequeñas como electrodomésticos.  Para Lyda Ardila, los hogares deben aprender a ahorrar, basados en su presupuesto. Por ejemplo, si quieren comprar una nevera o viajar, lo pueden hacer con ahorro programado y así evitan endeudarse.  “Inclusive un carro se puede adquirir en efectivo, porque los hay muy baratos en este momento y no tiene que ser último modelo”, asegura. La recomendación es limitar el endeudamiento y si las familias tienen que hacerlo,   mirar las mejores opciones del mercado.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad