“A Colombia sí le conviene un tratado con Corea del Sur”

default: “A Colombia sí le conviene un tratado con Corea del Sur”

Gustavo Lenis, presidente de Hyundai en Colombia, afirmó que en este tipo de negociaciones hay cosas en las que se gana y otras en las que se tiene que ceder.

“A Colombia sí le conviene un tratado con Corea del Sur”

Mayo 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
“A Colombia sí le conviene un tratado con Corea del Sur”

Lenis, presidente de Hyundai en Colombia, afirmó que en este tipo de negociaciones hay cosas en las que se gana y otras en las que se tiene que ceder.

Gustavo Lenis, presidente de Hyundai en Colombia, afirmó que en este tipo de negociaciones hay cosas en las que se gana y otras en las que se tiene que ceder.

La discusión entre los jugadores de la industria automotriz con respecto al Tratado de Libre Comercio, TLC con Corea del Sur apenas comienza.Son más los puntos en contra que los que los que se tienen en común, pues mientras algunos industriales exigen igualdad de oportunidades, otros declaran que la entrada en vigencia de ese tratado acabaría con la industria automotriz nacional.Gustavo Alberto Lenis Steffens, quien desde marzo pasado se desempeña como presidente de Hyundai en Colombia, señaló que las ensambladoras del país tuvieron cerca de 20 años para modernizarse. Un TLC de esta magnitud no se puede detener porque priman los intereses de un país frente a los intereses de un sector en particular.¿Qué opina de la discusión que se ha dado en el sector automotor con respecto al TLC entre Colombia y Corea del Sur?Cuando se realiza una negociación de esta naturaleza hay cosas en las que se gana y otras en las que se tiene que ceder. Lo que pasa en la industria automotriz es que tuvo 20 años para prepararse luego que los gobiernos de esa época empezaran a hablar de apertura económica. Pienso que cuando se trata de una negociación de estas, prima la visión de país.¿Por qué el TLC con Corea es una buena oportunidad para el país?A Colombia sí le conviene el TLC con Corea del Sur y muestra de ello es la gran cantidad de gremios interesados en apoyar esa iniciativa. Si uno mira las importaciones coreanas y las exportaciones colombianas se complementan perfectamente. Esto no se trata de defender un sector específico, esto es un asunto de beneficio para todo el país.¿Por qué las ensambladoras están preocupadas por la entrada de autos coreanos con un arancel más bajo?Lo que yo pienso es que la entrada de estos vehículos les afecta debido a que las casas matrices de estas compañías no cuentan con operaciones ni con plantas en Corea. Eso se puede notar, porque ellos no se pronunciaron cuando se aprobaron los TLC con México, Estados Unidos y la Unión Europea, pero cuando ven que los carros coreanos pueden ingresar al país en unas mejores condiciones, entonces sí empiezan a discutir sobre ese tema.¿Cuáles son los argumentos que defienden esas industrias sobre la no conveniencia de dicho TLC?En una época marcada por la globalización, los argumentos que se están utilizando son demasiado populistas. Ellos dicen que se perderían muchos empleos y que la industria nacional no está preparada. Pero recordemos que desde hace más de 20 años se está hablando de apertura económica.¿Qué implicaciones podría traer para la industria nacional unas mejores condiciones de entrada de los coreanos?Esa pregunta yo no la sé responder con exactitud. Yo no me atrevo a decir nada porque lo que pienso es que ellos tienen una contradicción grande. La gran contradicción está en que anuncian grandes inversiones para competir con el primer fabricante de autos del mundo, pero cuando aparece el Tratado de Libre Comercio con Corea, que es el quinto fabricante de autos, allí sí no se puede. Hay que alejar y quitar los intereses individuales y se debe reconocer que el mundo está cada vez más globalizado.¿Usted cree que la infraestructura es un punto débil en el país?Si bien la industria automotriz viene creciendo a tasas récord en materia de ventas, las restricciones en materia vial, como el pico y placa, son medidas paliativas ante la incapacidad de los gobernantes para invertir en infraestructura. Las personas tienen una mayor capacidad para comprar vehículos, pero la infraestructura está muy atrasada y data de unos 20 a 25 años atrás.¿Qué implicaciones tiene ese atraso en la industria automotriz de Colombia?La pobre infraestructura no se compara ni está a la altura de las buenas condiciones y potencial que han mostrado las empresas colombianas que buscan exportar.Sin embargo, Colombia es una economía pujante que todavía tiene interesantes oportunidades para seguir creciendo y para competir en los escenarios globales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad