Una 'Mera' pasión por el Deportivo Cali

Una 'Mera' pasión por el Deportivo Cali

Junio 16, 2017 - 08:41 a.m. Por:
Redacción de El País
german mera deportivo cali

Germán Mera, defensa del Cali.

Raúl Palacios / El País

La primera mitad del partido ya expiraba. Una última jugada y los equipos se irían al camerino con el 0-0, un resultado mentiroso por lo que había sido el trámite del duelo en Palmaseca, porque Cali presionaba y Nacional aguantaba. Minuto 45. Tiro libre de costado. Fabián Sambueza acomoda la pelota, levanta la mirada y calcula el cobro. Dispara y pone el balón justo en la cabeza de Germán Mera, que martilla y vence al imbatible Franco Armani. Gol. Gol del Cali. Gol de Mera. Desenfreno en las gradas...

Mientras la afición se fundía en un solo abrazo que le dio la vuelta al estadio, Mera corría a celebrar hacia el banco caleño con el rostro absorto, como poseído por una mezcla inexplicable de tristeza, felicidad y sorpresa. Por su mente, seguro, pasó no solo este gol que ponía al Cali en ventaja sobre el inexpugnable Nacional en el primer juego de la final de la Liga colombiana, sino la dimensión de un hecho irreversible. El miércoles, en Palmaseca, ante 25.000 hinchas, el corpulento Mera jugaba su último partido como local con la camiseta verde. La próxima temporada estará a 8821 kilómetros de distancia. Jugará con el Brujas de Bélgica. Europa también le abrió un cupo al aguerrido defensa del Deportivo Cali.

Su gol (ya son nueve los que tiene en su inventario con el equipo azucarero, y todos de cabeza) abría el camino hacia una victoria (2-0) bien construida, con inteligencia y categoría, que pone al Cali con grandes posibilidades de estampar en la camiseta la décima estrella. Un sueño del que lo separan apenas 90 minutos y que el domingo, en la vuelta en el Atanasio Girardot, buscará concretar.

"Estoy contento por esta noche maravillosa para el Deportivo Cali, por este gran paso que hemos dado hacia la décima; y es muy lindo despedirme de esta manera de mi gente, con un gran partido y marcando gol", decía al término del partido el zaguero de 27 años y 1,87 metros de estatura.

Cuando el árbitro Mario Herrera decretó el final del juego, Mera se llevó las manos a la cara y ocultó su rostro un buen rato. Sin duda que soltó las lágrimas. El capitán, Andrés Pérez, lo abrazó y se vino caminando lentamente con él sobre el césped de Palmaseca. Un par de palabras y otro abrazo. La 'Roca', la 'Muralla', el 'Tanque' parecía desmoronarse de la emoción que sentía, sobre todo cuando un sector de la grada coreó su nombre en un gesto de eterno agradecimiento.

Si el domingo, en el Atanasio, Mera levanta la copa de la Liga, habrá cerrado, quizás parcialmente, un exitoso capítulo de su vida con el equipo que lo lanzó al profesionalismo por allá en el 2008 y con el que ya probó el sabor de la gloria en la temporada del 2015, al arrebatarle, justamente en el escenario antioqueño, el campeonato al Independiente Medellín.

"Será un gran reto para el Cali remplazar a Mera, porque es un jugador que no habla mucho en la cancha, pero eso no mengua su liderazgo y la seguridad que les transmite a los juveniles en la defensa. Pensé que iba a terminar el torneo con la mente en Bélgica, pero, al contrario, fue cuando más se comprometió y más alma le puso al equipo. Es un canterano de corazón", expone el periodista Pacho Vélez.

El presidente verdiblanco, Álvaro Martínez, sabe que no será fácil llenar su plaza con alguien de la misma categoría. "Frente a Nacional, Mera estuvo tan inmenso como es él físicamente. Hizo un partido de 10 puntos. Nos va a hacer mucha falta como jugador y persona, porque es un profesional y un ser humano intachable. Estoy seguro de que en Europa le irá bien. Buen viento y buena mar".

El domingo, Germán jugará los últimos 90 minutos con la camiseta del Cali, por ahora, dirían algunos, porque el buen hijo siempre vuelve a casa y la relación suya con el equipo azucarero es una 'Mera' pasión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad