'Zoom' al deporte de alto rendimiento

Septiembre 19, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Ganar medallas en el exterior no sólo depende del talento. El éxito debe estar soportado en una estructura de apoyo al atleta y millones de pesos invertidos. En Colombia, sin embargo, esa estructura parece necesitar ajustes.

¿Cuánto cuesta preparar a un deportista de alto rendimiento en Colombia? Nadie lo sabe con exactitud, hay demasiadas variables a considerar: el deporte que se practique, el tipo de fogueo internacional requerido, las competencias que se disputan, los resultados obtenidos. Lo cierto en todo caso es que la cifra exacta de esa preparación tiene varios ceros a la derecha: sólo en la puesta a punto de los 285 deportistas colombianos que participarán en los Panamericanos de octubre próximo en Guadalajara, México, Coldeportes invirtió $30.000 millones. Detrás de una medalla de oro o plata alcanzada, entonces, no sólo hay talento, disciplina, sacrificios del atleta, sino también apoyos decisivos y varios millones de pesos invertidos. En el país, según los registros del Comité Olímpico Colombiano, se consideran como deportistas de rendimiento y alto rendimiento a 184 atletas. Ese calificativo se le da a aquel que tiene grandes posibilidades de obtener triunfos a nivel internacional.Los 184 atletas están cobijados por el Programa Deportista Apoyado, de Coldeportes y el Comité Olímpico, con el cual se les brinda asistencia técnica y científica, dotación de indumentaria, respaldo técnico y metodológico de entrenadores, asistencia biomédica a través del Centro de Servicios Biomédicos de Coldeportes y un estímulo económico mensual que depende de la categoría en la que se encuentre el deportista dentro del programa. Al mes, por cierto, el Programa del Deportista Apoyado destina $171.392.000 en incentivos.Los que reciben más dinero ($1,8 millones) son los que están incluidos en la categoría Altius, que la conforman quienes participan en pruebas individuales en deportes que hagan parte de los Juegos Olímpicos, y que además logren resultados que los proyecten a ser medallistas o finalistas de los Juegos. La categoría Élite la conforman deportistas que participan en pruebas individuales o por equipos, y convocadas en el programa de los Juegos Olímpicos, pero que clasifiquen en los 10 primeros puestos en campeonatos mundiales del deporte que se practique. Ellos reciben un incentivo mensual de $1.500.000.Le siguen la categoría Avanzado, cuyos deportistas reciben $1.030.000 y Talento, que reciben $515.000.APOYO REGIONALTambién, a nivel departamental, hay respaldo para los atletas. En el Valle, por ejemplo, el Programa del Deportista Apoyado de Indervalle ofrece incentivos económicos de acuerdo con logros obtenidos, seguridad social, alimentación, becas de estudio en universidades públicas y privadas, hospedaje cuando sea necesario. En fogueos, informa Mauricio Giraldo, subgerente de Competición de Indervalle, se han invertido este año cerca de $450 millones, aunque lo ideal sería contar con un promedio de $1000 millones. Los esfuerzos por obtener resultados, entonces, se están haciendo y el país ha alcanzado algunos logros importantes a nivel internacional en el último tiempo: hace apenas dos semanas la Selección de Patinaje ganó el mundial realizado en Corea del Sur; días atrás, por primera vez en la historia, Colombia ganó dos medallas en un mundial de atletismo: la de Catherine Ibargüen y la de Luis Fernando López, ambas de bronce, también en Corea. Sin embargo, a pesar de los triunfos, algunos atletas y dirigentes deportivos a nivel nacional consideran que la estructura de apoyo al deporte en Colombia está incompleta, debe ajustarse, para lograr que el país, por fin, se acostumbre a ganar en cada competición en la que participe.Édgar Iván Ortiz, presidente de la Federación Colombiana de Natación, opina en ese sentido que programas como el del Deportista Apoyado de Coldeportes y el Comité Olímpico, aunque aportan sin duda en la consecución de medallas, están incompletos y por ello deben reformarse.“Por un lado, son programas excluyentes pues sólo cobijan a un grupo muy reducido de deportistas. Además, la remuneración económica que les ofrecen no es la mejor, no les da la tranquilidad para dedicarse exclusivamente al deporte y eso es fundamental. Y por otro lado, son programas a los que ingresan deportistas que ya hayan alcanzado logros, pero no tienen en cuenta a los que vienen de abajo. Entonces los programas no están articulados con la formación profesional de los deportistas y eso es clave”.El dirigente agrega que para obtener logros más constantes en la alta competencia, en Colombia se debe incluir con mayor compromiso el componente científico a la preparación física de los atletas. También, que las universidades ofrezcan un curriculum especial para los deportistas, que les permita tener tiempo para su preparación académica y competitiva, “porque muchos deportistas de alto rendimiento terminan desertando del deporte porque prefieren optar por su futuro profesional”. E insiste el dirigente en el asunto de los incentivos económicos: “Los atletas de alto rendimiento están entre los 20 y los 30 años. Es una edad en la que muchos jóvenes son productivos y para un deportista es complicado ver a sus padres produciendo mientras que ellos está haciendo deporte sin recibir una adecuada remuneración”.El pesista vallecaucano Diego Salazar, medallista olímpico, lo ratifica. “Yo no me puedo quejar. Los apoyos que he recibido son importantes y estoy muy agradecido. Pero en lo económico, la verdad, uno quiere estar mejor. Lo que recibimos no es lo máximo”, dice. POCOS LOS ELEGIDOSDe otro lado, los propios deportistas también cuestionan eso de que sean pocos los atletas que tienen respaldo del Estado. Paulo Villar, que en el pasado Mundial de Atletismo de Corea del Sur alcanzó las semifinales de los 110 metros con vallas, habló del tema durante la competencia: “Para la mayoría de los deportistas, los recursos son escasos, las competencias son limitadas y el acompañamiento metodológico igual, así como la tecnología en cuanto a materiales. Sin embargo, salen figuras”, dijo. Natalia Sánchez, antioqueña, (tiradora de arco, campeona suramericana) opina, sin embargo, que el país le ofrece lo que puede de acuerdo a su posición económica, social, pero cuestiona que “a los deportistas nos exigen mucho más de la preparación, acompañamiento y respaldo que recibimos. Es decir: no hay una proporción entre los logros que se nos exige, y lo que nos brinda el Estado para alcanzarlos”. Así y todo, se consiguen medallas. El talento, el bendito talento, también aparece, tiene su historia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad