Zinedine Zidane, el 'mago' que le devolvió la gloria al Real Madrid

Mayo 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Molina Durango - Reportero de El País
Zinedine Zidane, el 'mago' que le devolvió la gloria al Real Madrid

Zizou recuperó la confianza de sus jugadores en muy poco tiempo.

Dicen que a veces lo más difícil de percibir es lo que más cerca está. Zidane siempre estuvo ahí y menos mal el Madrid se pudo dar cuenta.

Después de la ‘Champions’ que acabó de ganar el Real Madrid -luego de una temporada que pintaba para un nuevo fracaso blanco- solamente queda una conclusión: el artífice de esta gesta tenía que ser un mago, tenía que ser Zinedine Zidane.

En un momento de crisis deportiva, cuando la grada del Bernabéu se encontraba más impaciente que nunca, el Madrid tomó la decisión más acertada... mirar hacia adentro, hacia lo propio, y allí encontró a Zidane, quien desde hacía muchísimo tiempo quería ser el entrenador en propiedad del equipo con el que ya lo había ganando todo como jugador. Nunca se fue. Siempre estuvo ahí, esperando, y menos mal, el Real se dio cuenta cuando todavía no era demasiado tarde.

“Zizou, tú haces posible lo imposible y contigo vamos a ganar la undécima Liga de Campeones”, había dicho el presidente del club, Florentino Pérez, en enero de este año, cuando el galo asumía como el técnico.

En ese tiempo, muchos habrán pensado que esas palabras del polémico Florentino habían sido un adorno sutil para decorar la llegada de un Zinedine con el reto de apagar el tremendo incendio que había, pero hoy, Pérez puede salir a la calle a cobrar, porque su "hijo consentido", con muy poca experiencia como entrenador, logró lo imposible, y de nuevo frente al clásico rival. ¿Para qué más?

Una hinchada que no creía en nadie, veía en plena mitad de temporada cómo uno de sus máximos ídolos había cambiado el blanco del uniforme por un negro trajeado y sobrio, un poco más acorde a la personalidad discreta y metódica que siempre ha tenido Zidane. “La timidez me ayudó a ser grande”, había dicho una vez.

Con esa misma sencillez y cautela, pero ahora desde el banco técnico, Zizou liberó las cargas y le dio importancia al fútbol. Entonces el croata Luka Modric volvió a brillar, Benzema empezó a marcar goles, Gareth Bale comenzó a tener más confianza en su juego y Cristiano Ronaldo, el más importante del equipo, volvió a ser ese depredador que no encuentra peor humillación que irse de un partido sin marcar al menos un tanto.

El equipo blanco dejó que la tensión se escapara, empezando a jugar a otra cosa. 

En la Champions, el galo empezó a dirigir al equipo en los octavos de final, arrasando con facilidad a la Roma de Italia.

Luego, el vuelo hacia la ‘Undécima’ tuvo una turbulencia en el partido de ida los cuartos de final frente al Wolfsburgo alemán (derrota 2-0), pero en la vuelta los ‘Merengues’ sacaron la categoría y le dieron la vuelta a la historia. 

Después, en las semifinales, la víctima fue el Manchester City, que no fue rival para el equipo blanco en ninguno de los dos juegos. De hecho, el resultado final de la serie (1-0) se quedó corto para todas las opciones que generó el cuadro de Zidane.

Y ya en la final, le quitó el título al Atlético del ‘Cholo’ Simeone, ese equipo incómodo que lo puso a tambalear en la Liga de España tras robarle los 3 puntos en el Santiago Bernabéu cuando llevaba pocas semanas como técnico en propiedad del equipo.

'Zizou' será imborrable en el Madrid, pase lo que pase de ahora en adelante. Porque ya el equipo ‘Merengue’ logró dos Champions gracias a él: la del 2001, con una espectacular volea, cuando fue jugador, y la de ayer, cuando, en Milán, recibió simbólicamente su graduación como director técnico.

Como si fuera poco, Zidane rompió el maleficio para su país y se convirtió en el primer técnico francés en ganar una Liga de Campeones, por encima de colegas veteranos como Didier Deschamps y Arsene Wegner. Así que, de ahora en adelante, todos lo verán como lo que ya es: un gran entrenador.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad