"Yo no vine a robar al América de Cali": Alexis Viera

Diciembre 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Cárdenas - Reportero de Q'hubo - especial para Elpaís.com.co

Alexis Viera, arquero uruguayo del América de Cali.

El portero del América, Alexis Viera, está dolido porque hay gente que lo señala de robar al cuadro rojo. Cree que ascenderán , pero en este semestre les quedó grande el club.

Alexis Viera en exclusiva se destapó con Fanáticos Q’ y El País, reveló que lo tildan de ser ‘ladrón’. El ‘Pulpo’ confía en lograr el ascenso con el América de Cali, aunque acepta que les quedó grande el club. ¿Es consciente que el hincha del América no confía en el equipo? Sí, yo entiendo al hincha. América no es para estar en la B, no debe estarlo más. Nosotros somos los culpables deportivamente, no voy a sacar excusas, yo asumo la responsabilidad. No jugamos con la ilusión del aficionado. Si no se nos dan las cosas en lo deportivo, no somos competentes con la talla del América y nos quedó grande a todos. ¿Faltó compromiso de sus compañeros para ascender? Yo no hablo de eso. Cada uno debe ser consciente si lo da todo o no. Uno como jugador experimentado debe meterla toda, hablar y encaminar al grupo, pero tampoco puedo estar en la cabeza de cada uno, cada uno toma decisiones. ¿Qué es lo que le han dicho que lo tiene desconsolado y quién se lo dice? Dicen que estoy robando al América. Las personas siempre se esconden detrás de unas redes sociales y nunca te dan la cara. Nunca me lo han dicho personalmente. Las redes sociales hoy en día mueven mucho y hay gente mala leche que está detrás de una cuenta. Yo prefiero que me lo digan en la cara, a esas personas las valoro. ¿Le duele mucho que lo tilden de ladrón? A uno le duele que lo traten de ladrón, que uno vino a robar acá a Colombia, pero me quedo tranquilo porque sé que no es así. Yo hoy estoy acá porque llegué a un acuerdo con el club. Se dicen muchas cosas de mí, de que tengo demandada a la institución y no es verdad. Que quede claro que yo no vine a robar acá. Vine con una ilusión y un sueño puramente deportivo. ¿Es verdad que usted es un jugador muy costoso para el América? Yo hoy en día no estoy cobrando ni la mitad de lo que devengaba cuando jugué en el club entre el 2009 y el 2010. La gente piensa otras cosa. ¿Es cierto que usted tiene demandado al América? Me duele y más me duele que algunas personas sin mente piensen que tengo demandado el club, si así fuera no podría jugar aquí. ¿En algún momento lo demandó? Sí, lo hice cuando jugué entre el 2009 y 2010. Yo puse todo en manos de un abogado. Quién no haría eso si no te pagan durante ocho meses. Acudí a eso para poder cobrar lo que trabajé, no estoy robando. Yo aquí siempre he jugado muy profesionalmente y me entrego en todo, disfruto jugar en el América. ¿Si tuvo que pasar por ese trago amargo, por qué decidió volver? Yo vine por la gloria deportiva, por lo que es el club y toda su hinchada. No pensé en la plata porque si hubiera sido así, me hubiera quedado en Chile donde estaba jugando y donde tenía contrato y ganando más dinero. Yo hice un acuerdo para volver al América. El primer día hablé con el abogado Édgar Navia y le dije que yo me adaptaba a la situación, me bajaba el sueldo a la mitad de lo que ganaba antes, no estoy ganando ni 60 ni 70 millones de pesos como algunos piensan. ¿Es verdad que para arreglar usted le regaló al América 800 millones de pesos? Yo al América le regalé 800 millones de pesos. Me pude haber quedado en otro equipo esperando que me llegara ese dinero tarde o temprano por lo que había trabajado en el club, pero decidí arreglar para volver. ¿Fueron meses tormentosos los que vivió en el pasado en el cuadro ‘Escarlata’? Solamente nosotros los que estuvimos en el 2010 sabemos lo que pasamos, duramos ocho meses sin cobrar. En mi caso estaba fuera de mi país, no tenía a nadie acá que me diera una mano. Yo sabía que en ese momento había gente que manejaba mal al América. No puede ser que una institución tan grande tenga tantas deudas. ¿Cómo hizo para subsistir 8 meses sin recibir dinero? Fueron momentos difíciles porque me quedé sin equipo. Yo pensaba quedarme acá en Cali, llegar a un acuerdo, cobrar algo y no fue así. Volví sin nada a mi país, sin trabajo, sin plata. El único dinero que me había llevado era con el que vendí los muebles, y hasta en eso me engañaron porque cuando los liquidé los había vendido por un precio y el día antes de pagarme la compra me dijeron tengo esta plata y me tocó recibirla. ¿Jugaron con su necesidad? Obvio, me la hicieron bien. Yo tuve que aceptar porque tampoco se los iba a regalar y además al otro día viajaba a Uruguay. Esa fue la única plata que me lleve para pagar unas cuentas pendientes. ¿Si le debían plata, cómo hizo para irse de Colombia? Para irme de Colombia y llegar a Uruguay tuve que vender los muebles de mi casa. Los dirigentes de ese momento me dejaron tirado. Yo tuve que decirle a mi familia que se fueran porque en Montevideo por lo menos tenían dónde comer, yo no sabía si acá lo podían hacer, no tenía a nadie para acudir a pedirle plata. Soy un agradecido porque hubo gente hincha del equipo que me regalaba dinero y con eso a veces pagaba las cuentas, eso fue un milagro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad