¿Y después de Pékerman quién para la Selección Colombia?: pues Pékerman (opinión)

¿Y después de Pékerman quién para la Selección?: pues Pékerman (opinión)

Octubre 22, 2017 - 08:18 a.m. Por:
César James Polanía / Editor de Afición de El País
José Pékerman

José Pékerman

EFE / El País

Dicen, los que saben, que, pase lo que pase en el Mundial de Rusia 2018, el técnico José Pékerman no continuará en el banco de la Selección Colombia.

Dicen, los que saben, que el argentino trae desde hace rato desacuerdos con los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol por cuestiones contractuales y que el desgaste ha sido tal, que las partes prefieren ponerle fin con la partida de don José.

Dicen, los que saben, que ido Pékerman, al banco de Colombia llegaría el vallecaucano Reinaldo Rueda y esta semana, un medio brasileño, publicó que otro argentino, Ricardo Gareca, hoy ‘ad portas’ de llegar al Mundial por la vía del repechaje con Perú, estaría también en la carpeta y que hasta ya habría diálogos con él.

Dicen, los que saben, que, además, ya es hora de un relevo, porque a don José se le está embolatando el libreto y no trabaja. ¡Qué tal que sí lo hiciera!

Como yo no sé tanto como los que sí saben, ni tampoco soy adivino, apelo al sentido común, que en el fútbol suele ser escaso. Si a Pékerman le va bien en Rusia, ¿por qué dejarlo ir? ¿Para qué renunciar a lo que bien funciona?

El técnico argentino se ganó desde su llegada, hace seis años, una campaña de desprestigio, auspiciada por los gurús del periodismo, por su forma de trabajar. Porque cuando él llegó a la Selección le cerró las puertas a la prensa y la dejó acercarse solo en las conferencias previas en los partidos. Alejó a los empresarios que solían merodear las concentraciones para endulzarles el oído a los jugadores y ‘dañarles’ la cabeza. Apartó a los amigos y familiares de los futbolistas y a cuanto ‘lagarto’ se aparecía en los hoteles donde se hospedaba el equipo. Dijo “no” cada que un periodista quiso buscarlo para una entrevista. En fin. Se concentró en el único objetivo para el cual lo contrataron los señores de la Federación, que era clasificar a Colombia al Mundial de Brasil 2014 y lo logró. Vino entonces nuevamente esa campaña de desprestigio, desde Bogotá, donde están los que saben, pero Pékerman alargó su contrato de cara al Mundial de Rusia 2018, y le dio otra vez el tiquete a Colombia.

Y ahora, cómo no, ha vuelto a escena la ‘bendita’ campaña de desprestigio. Pékerman, como todos los técnicos, se equivocan, pero no puedo decirle menos que gracias a un señor que volvió a poner en la élite mundial a nuestra Selección, primero en Brasil y ahora en Rusia. Pero, claro, como suele derrotar con resultados a sus detractores y está lejos de ser amigo de la prensa como lo fueron ‘Bolillo’ y Lara —que faltaba poco para que uno de esos gurús del periodismo les hiciera la alineación—, entonces sus críticos dicen que el señor no trabaja y que debe irse después del 2018 y que hay que renovar la Selección y que etc., etc., etc...

Esperemos que pase Rusia. Y ojalá que don José, como tantas veces lo ha hecho, vuelva a salirse con la suya a ver si la Federación deja que se vaya.

@cjpolania

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad