Wilson Gutiérrez, la ficha clave para el séptimo título del Santa Fe

Julio 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
DAVID ÁVILA SALCEDO - Colprensa

Así es el técnico cardenal. Un hombre que se impone en la cancha sobre sus jugadores y un padre que sigue al pie de la letra las propuestas de sus hijos.

Una oportunidad de oro se le presentó al ‘flaco’ Gutiérrez el 19 de septiembre de 2011 cuando quedó a cargo de uno de los equipos más tradicionales del balompié colombiano, el Independiente Santa Fe.Wilson Gutiérrez era el asistente técnico del entonces timonel cardenal Arturo Boyacá, su trayectoria como futbolista había sido corta, no menos que su experiencia como técnico. Sin embargo, él asumió el reto, salió de la banca y desde entonces no ha querido volverse a sentar.Con su llegada a cuartos de final de la Copa Sudamericana 2011 y a la semifinal de la Liga Postobón en el segundo semestre de ese mismo año, logró acallar las voces de quienes criticaron su juventud e inexperiencia. Sin embargo, esa lluvia de críticas no se hizo esperar cuando ‘a punta’ de empates el Santa Fe se ubicaba en la casilla número 12 de la Liga 2012 con nueve puntos.Las voces en contra del joven timonel se fueron apagando de nuevo cuando en Bogotá, a medio camino del todos contra todos, los ‘cardenales’ ofrecieron una lluvia de goles y buen fútbol en su partido frente a Millonarios. Si bien el club ‘embajador’ terminó volteando el marcador casi por completo en el partido, ese fue el punto de partida para lo que sería la excelente campaña que puso a los rojos en la final.“Ese triunfo fue fundamental, nos impulsó y de ahí en adelante las cosas empezaron a funcionar mucho mejor”, comenta.Y es que a pesar de esa corta trayectoria como futbolista y estratega, el ‘flaco’ tuvo una gran escuela, también bajo techo ‘cardenal’, donde los profesores eran sus superiores de entonces. De Germán ‘Basílico’ González aprendió la táctica; de Julio Comesaña heredó el orden y a Pablo Centrone le sacó el as de la formación, esquema del que Gutiérrez nunca dudó y el cual le dio gran parte del tiquete a Santa Fe para llegar hasta la última etapa del torneo.“Estoy muy contento con lo que le ha sucedido a Wilson y a mí. Aprovechamos la oportunidad y hemos pasado por todo lo duro que significa ser un técnico de equipo profesional, que los resultados y las cosas no salgan bien, que lo quieran sacar a uno del equipo. Queda demostrado que somos la renovación de los técnicos y en ese sentido estamos muy contentos porque representamos bien a la juventud”, dice José Flabio Torres, el DT del Pasto, quien entre 1993 y 1994 defendió los colores ‘cardenales’ junto a Gutiérrez.En lo personal Wilson es un hombre cariñoso que se deja aconsejar, según su hija Maria Fernanda, de 15 años de edad. En lo profesional, cuenta ‘Mafe’ (como le llama el técnico), él es un hombre paciente, persistente y con una voluntad muy grande.Su hijo de cuatro meses de edad y ‘Mafe’ son la inspiración de Gutiérrez en la cancha, por eso fuera de la grama él siempre busca darles lo mejor y compartir con ellos como si fuera un niño, pues al pie de la letra acoge lo que sus hijos le plantean en el otro campo de juego.EL FLACO NUNCA DEJÓ DE SER SANTAFEREÑOLa carrera deportiva de Wilson Gutiérrez como profesional inició también con el conjunto ‘cardenal’ en 1993. Tuvo la oportunidad de ser capitán en algunas temporadas hasta 1998 cuando pasó al Atlético Huila, el último equipo de la primera división con el cual vistió la camiseta de futbolista.En la segunda división, Gutiérrez luchó por los colores del Club Deportivo El Cóndor (2000) y del Unión Soacha FC (2001). Luego de esto se quedó en el club cundinamarqués, pero en la posición de asistente técnico y posteriormente fue llamado para dirigir a Equidad Seguros.De ahí saltó al fútbol salvadoreño para volver a la asistencia técnica. Esta vez lo hizo al lado del extécnico santafereño de origen argentino Pablo Centrone, quien entonces dirigía al Alianza FC en el país centroamericano.Santa Fe acogió de nuevo al‘flaco’ en su regreso al país, ahora como técnico de las categorías inferiores. Luego tuvo la oportunidad de dirigir al Juventud Girardot en la segunda división a mediados del 2010 y retornó una vez más a su eterna casa ‘cardenal’ donde asistió a Arturo Boyacá para finalmente quedarse en la titular como director técnico en propiedad, en reemplazo de Boyacá.PREGUNTAS Y RESPUESTAS ¿Quiénes fueron sus profesores en dirección técnica? “Aprendí algo de todos los entrenadores que tuve. Tácticamente trabajaba muy bien el profe Germán ‘Basílico’. Luego tuve la oportunidad de trabajar con Comesaña (Julio Avelino) y también le aprendí mucho. Él era un técnico ordenado y que hacía énfasis en la parte táctica y defensiva. Luego pude estar con Centrone, quien siempre trabajó así como estamos hoy con Santa Fe, jugando con tres centrales y cuatro volantes. Era un equipo ofensivo.Finalmente tuve la fortuna de tener dos entrenadores yugoslavos quienes, a diferencia de los que normalmente estamos acá, no trabajaban la parte defensiva sino la ofensiva. Así, con cada uno de los entrenadores que iba teniendo iba aprendiendo algo bueno”.¿Qué opina del relevo generacional que se está viendo hoy en el fútbol colombiano, en cuanto a la dirección técnica con estrategas jóvenes como usted y Flabio Torres? “Yo creo que la renovación es muy importante. Se da en los jugadores y en la parte de la dirección técnica también debe haberla. Sin duda alguna que todos los entrenadores de experiencia que llevan un recorrido acá se lo han ganado con trabajo, sacrificio y momentos buenos o malos. También es buena la renovación y eso hacer ver que nosotros los jóvenes que estamos arrancando también debemos tener una oportunidad dentro del fútbol”.¿Qué recuerda de la época en la que compartió como futbolista profesional con Flabio Torres en Santa Fe? “Eso fue recién yo estaba llegando, cuando debute con Santa Fe. Siempre fue un buen compañero y amigo que tenía ya algo de experiencia. Él venia jugando del Tolima y llegó acá a Santa Fe. Entre todos formábamos un grupo bueno, de muchos amigos, donde siempre se encontraban palabras de aliento”.¿Qué valor tiene este título con todos esos jugadores y técnico ‘de la casa’ que actualmente conforman la nómina ‘cardenal’? “Es algo importante. Creo que es supremamente bueno para Santa Fe porque el equipo hoy tiene jugadores hechos acá, un cuerpo técnico de acá de Bogotá y todos hemos estado en Santa Fe durante diferentes etapas de nuestras vidas, así que es algo lindo”.¿Qué le diría ahora a las personas que en un comienzo criticaron su juventud y quizá falta de experiencia para dirigir un equipo como Santa Fe? “Nada. No les diría nada. Dejaría así”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad