Wílder y el momento dorado de los 'Pijaos'

Wílder y el momento dorado de los 'Pijaos'

Diciembre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
SERGIO OLAYA / Colprensa

El atacante 'vinotinto y oro' trabaja tranquilo y con sus goles tiene soñando a todo un departamento con una nueva estrella. La disputa de la final del torneo inicia este miércoles en Ibagué y se cerrará el domingo venidero en Manizales.

Faltando tres minutos para sellar el compromiso los hinchas de Santa Fe estaban felices, radiantes y confiados en la clasificación a la final de la Liga Postobón II. Pero vino una desatención defensiva y una brillantez de Wílder Medina quien vulneró el marco defendido por Agustín Julio poniendo a celebrar a Tolima, a sus hinchas apostados en el costado norte y a sus compañeros, quienes ya sueñan con ganar la estrella venciendo a un duro rival, Once Caldas.Las caras de tristeza de los cerca de 27 mil hinchas que llegaron a acompañar a la escuadra 'cardenal', muchos de ellos con evidencia de haber llorado, contrastaba con la felicidad de los seguidores del 'vinotinto y oro', quienes salieron primero de 'El Campín' siendo escoltados por la Policía.Aquel zapatazo de Medina, hoy por hoy máximo artillero del torneo con 16 goles, le aseguró a los 'pijaos' además del lugar en la final, el cupo para la Copa Libertadores de 2011.Sin duda alguna lo vivido por los hinchas del Tolima el domingo en Bogotá fue un mar de contrastes, una lluvia de emociones encontradas que pasó de suspiros y una que otra exclamación de tranquilidad cada vez que Anthony Silva atajó los remates de Cristian Nazarith y Luis Manuel Seijas, a una felicidad rebosante con la consecución del lugar en la instancia definitiva.Aquellas atajadas de Silva sirvieron como revulsivo para que sus compañeros del mediocampo hacia arriba despertaran en el periodo complementario. Luego de un primer episodio lleno de lagunas y con dudas en la creación, lo de la complementaria fue pura lucha, fuerza, ganas de sacar adelante un proyecto, el de salir campeón, y de demostrar que no en vano su escuadra ha sido la mejor en el país en los recientes campeonatos.Medina, odiado por muchos, amado desde ahora por muchos otros, recibió con este gol un gran premio, no solamente por sus condiciones como atacante, sino por lo acaecido hace algunas semanas cuando fue acusado de un supuesto dopaje por consumo de marihuana. Sus lágrimas al final del encuentro fueron reflejo de la rabia y el dolor que lleva dentro, el cual quiere subsanar levantando la semana próxima el trofeo de campeón.Los esfuerzos de Agustín Julio por atajar los remates del mismo Medina, Gustavo Bolívar y Jorge Perlaza, los de Luis Manuel Seijas, al final lesionado, y los de Nazarith por romper la red rival y el apoyo de los hinchas, al final de poco sirvieron. La eliminación fue dolorosa, una de las más sentidas en lo reciente, mucho más cuando los dos puntos que tenían de ventaja los de Néstor Otero en el tablero de posiciones hacía prever que, en casa, sellaría su tiquete a la siguiente fase. Al final de los 90 minutos de nada sirvieron tampoco los remates estrellados en el madero por Andrés Felipe González y Alejandro Bernal.Algunos pocos aplausos fueron el premio que le dieron los hinchas a sus jugadores, el dolor no permitía más. Mientras en el costado norte los tolimenses celebraban con su parcial, por sur los capitalinos ingresaban al camerino doloridos, apesadumbrados por lo vivido y con una mezcla de rabia e impotencia que, sin duda, será difícil de superar.Tras la derrota el primero en poner a disposición su cargo fue el presidente de la institución cardenal, César Pastrana, quien esperará estos días que los demás integrantes del cuerpo dirigente del club le ratifiquen o acepten su petición.Los dirigidos por Hernán Torres saben que tienen todo para hacer historia, por ello, enfilarán baterías para lograr una nueva estrella en su escudo. El primer juego de la final, ante los 'albos' será el próximo miércoles en el estadio 'Manuel Murillo Toro'.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad