“Volvería al América de Cali”: Carlos Chávez

Diciembre 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
SANTIAGO CRUZ HOYOS - Redacción El País

El arquero de Patriotas, Carlos Chávez, confiesa los sentimientos encontrados que ha tenido después de ser el hombre más importante en el ascenso del conjunto boyacense, a la Primera División del fútbol colombiano y que condenó al América a jugar la B.

El arquero de Patriotas, Carlos Chávez, confiesa los sentimientos encontrados que ha tenido después de ser el hombre más importante en el ascenso del conjunto boyacense, a la Primera División del fútbol colombiano y que condenó al América a jugar la B. Fue un sentimiento extraño, cuenta Carlos. Jairo 'El Tigre' Castillo, su gran amigo, le acababa de hacer el gol que en ese momento dejaba al América en la Primera División del fútbol colombiano. Entonces los espectadores que llenaron el estadio Pascual Guerrero en la noche del sábado 17 de diciembre de 2011 cantaban, saltaban. Era una sola voz: "América, América, Américaaaa"...Se trataba, quizá, de una alegría superior a la que se siente cuando se gana un título. Aquel gol ponía fin a una agonía de meses, ponía fin a las burlas de los demás hinchas del país que se mofaban del posible descenso del América. "Rojoooo, rojoooo"..., se escuchaba en el Pascual. Carlos Chávez, en la cancha, experimentó entonces ese sentimiento extraño: cuando le anotaron se emocionó al ver el estadio celebrando. Se emocionó, sobre todo, cuando sintió que el terreno de juego temblaba mientras de las tribunas bajaba un canto unísono: “Hay que saltar, hay que saltar, el que no salte es del p... Nacional". "Fue un momento muy largo, el de la euforia de la gente. Uno sabe que la del América es una de las hinchadas más grandes de Colombia y estar en el otro bando siempre es complicado".Carlos Chávez, arquero de Patriotas, el equipo que con un penal suyo mandó al descenso a los 'diablos rojos', es hincha del América. Toda la familia Chávez, por cierto, es hincha del equipo. Carlos Chávez papá explica que incluso se trata de un amor genético que ha permanecido generación tras generación. Es martes 20 de diciembre y el portero de Patriotas descansa en el apartamento de su madre ubicado en Cali. Está en bermudas y camiseta. Hace apenas un día, cuenta, se casó con María Fernanda Murillo, su novia desde hacía cuatro años. Con María Fernanda, otra hincha fiel de América, tiene un hijo de un año y medio: Emmanuel. Carlos se sienta en la sala y cuenta lo de las amenazas que le llegaron por haber anotado el penal definitivo. Cuando pudo salir del estadio, vio que en el celular le habían dejado mensajes: "de este diciembre no pasás". "A los aficionados quiero decirles que yo también soy hincha del equipo, que yo entiendo que estén enojados por lo que pasó, pero no soy el responsable. Me tocó a mí pero le pudo haber tocado a otro. Son momentos del partido. El América está así por las malas administraciones y a mí también me duele que esté en la B. Pero tengo que ser agradecido con Patriotas, el equipo que me dio la mano cuando salí de América". Carlos Chávez nació en Cali el 7 de agosto de 1984. A los 8 años fue a probar al América. Entró a la categoría gorriones. Eran más de 100 jugadores pero sólo dos jugaban de porteros. Entonces su padre, un futbolista frustrado, le dijo: métase de arquero. De los tres, sólo Carlos Chávez permaneció en el equipo. Estuvo en la categorías gorriones, preinfantil, infantil, prejuvenil, juvenil, primera C, reservas, hasta la profesional. Con América debutó contra Real Cartagena en 2005.Un par de años después llegó a la dirección técnica del equipo el profesor Diego Umaña y le prometieron que sería el segundo arquero. La oportunidad no se dio. Entonces Carlos Chávez sintió la necesidad de jugar, salir. Se fue para Patriotas, después al Inti Gas de Perú, volvió a Patriotas y el fútbol y el destino lo llevaron a estar frente a su equipo del alma para anotarle un gol doloroso, uno que le sacó lágrimas a él y a los hinchas. Carlos Chávez termina de contar esa historia."Nunca me imaginé que iba a vivir ese momento. Yo les decía a mis compañeros que iba a tapar dos penales, para que ellos los hicieran todos y no me tocara definir a mí. Siempre soy el que termino las series de penales. Cuando entré al camerino lloré mucho. Mis compañeros decían: levántate que subimos a la A, celebrá, recordá lo que te hicieron, no te dieron la oportunidad. Me estaban dando ánimo, pero no asimilaba el triunfo". "Me acuerdo que cuando el penal de ‘El Tigre’ pegó en el palo el estadio quedó tan callado que Jairo gritó noooooo y el grito se escuchó. En el partido yo le gritaba a mis defensas y no escuchaban nada, por la gente", afirmó el guardameta caleño. "Después de ese penal me quedé sentado, pensando: me tocó a mí. Y la gente callada. Yo puse el balón en el punto penal, le di la espalda al arco y miré al Barón Rojo, también callados. Y yo dije no, voy a pegarle como siempre pateo. Y gol"."No me arrepiento. Era lo que tenía que hacer. Respetar a la gente que me ha dado de comer todos estos años. Y sé que ahora es difícil regresar al América, pero quiero volver. Siempre, de niño, me visualicé peleando cosas grandes con el equipo". En el Facebook de Carlos Chávez le han escrito estas palabras: "sos un profesional". Los que las escriben son hinchas de América que entienden que en la vida de un futbolista primero está la carrera y después, el corazón.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad