“Viene una nueva final contra Malí”: Michael Ortega

Agosto 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
MARCO ANTONIO GARCÉS / Enviado Especial de El País - Bogotá
“Viene una nueva final contra Malí”: Michael Ortega

Michael Ortega volante ofensivo del Bayer Leverkusen e hizo parte de la selección Colombia Sub 20.

El volante creativo, de gran actuación ante Francia, espera repetir este martes frente a los africanos el buen fútbol que desplegó el sábado. Michael Ortega es uno de los más alegres del plantel e irradia la seguridad de que, por ahora, las cosas seguirán saliendo bien. El País habló con él.

Michael Ortega es uno de los jugadores más felices en la concentración colombiana. Aparte de que en el partido ante Francia hizo los dos pases que terminaron en goles de Luis Fernando Muriel, el primero de ellos con un taquito espectacular que parecía sacado de un sombrero de mago, sus padres lo acompañan en Bogotá y han estado pendientes de sus movimientos en el Estadio de 'Techo', así sea por apenas unos minutos.Lizeth Diepa y Rodrigo Ortega vinieron desde Varela del Palmar para seguir a su hijo consentido. Ellos también están felices por la actuación del exjugador del Cali y esperan quedarse hasta el 20 de agosto, fecha en la que está programada la final del Mundial Sub 20 en la capital de la República. “Michael está acostumbrado a decir las cosas de frente”, dice su mamá acerca de las declaraciones del diminuto volante sobre la salida de Edwin Cardona y Andrés ‘Manga’ Escobar.Es uno de los más alegres del plantel e irradia la seguridad de que, por ahora, las cosas seguirán saliendo bien. El País habló con él.¿En el debut del sábado se sintió satisfecho?"Uno sueña con jugar bien los 90 minutos. En el primer tiempo no encontré los espacios, me faltó, y en el segundo me acoplé, pude leer mejor el partido como me lo hizo entender el profesor Lara. Seguiré trabajando con humildad y sencillez, sabiendo que cada encuentro es una final".¿Cómo están para el partido del martes? "El equipo está mentalizado y con los pies en la tierra. Lo que se hizo frente a Francia fue algo muy lindo y bueno, pero eso quedó en el pasado y viene una nueva final para nosotros contra Malí, que tiene que salir a proponer para buscar la clasificación o irse a su país. Estamos mentalizados en conseguir el segundo triunfo".¿Qué aspectos deben tener en cuenta para no dejarse sorprender de los africanos?"Si ganamos aseguraremos el cupo en la siguiente ronda. Si hacemos un juego colectivo, como en el segundo tiempo ante Francia, no les facilitaremos nada, porque son fuertes y muy rápidos. El trabajo de los volantes será importante, tener la pelota y no soltarla, moverlos de un lado para otro. Esperemos que Dios nos ilumine".¿En algún momento pensó que esa situación le haría perder el Mundial?"Nunca se me pasó eso por la cabeza, siempre tenía la esperanza, el sueño de jugar el Mundial y confiaba en mis condiciones. No me fue tan mal acá, los compañeros siempre hablaron conmigo y la unión es grande, tenemos una familia en la que todos nos sacrificamos".¿Eso le ha generado muchos enemigos entre sus colegas?"Los enemigos uno siempre los tiene. Así es el fútbol. Lo importante es que en esta Selección nos vamos a tomar un café y vamos todos; vamos a cine y vamos todos. Pero en la vida personal, los enemigos y los colegas siempre están".Sus palabras demuestran convicción..."Estoy tranquilo, confiado en Dios y en los compañeros que están acá y me apoyan. Esa confianza te hace sentir bien. Todos estamos mentalizados de que las cosas nos van a salir de la mejor manera".¿Y qué le dice el respaldo del técnico?"Así como el ‘profe’ me banca a mí, los protege a todos. Le escuché unas declaraciones que me dejan muy contento. Dijo que él se muere con la de él, y nosotros nos vamos a morir con él. Haremos todo lo posible para que los errores de todos no se reflejen ahora".¿Ya quedó superada su mala actuación en el Suramericano de Perú?"Son lindas experiencias que brinda la vida y son enseñanzas que ayudan a madurar. Muchos lo toman del lado malo y yo del lado bueno. Fue una bendición que me mandó Dios, tenía que aterrizar y dar lo máximo para estar acá. Estoy muy agradecido con el ‘profe’ Lara, que me brindó de nuevo la oportunidad".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad