Venezuela se quiere comer crudo a la Argentina de Lionel Messi

Venezuela se quiere comer crudo a la Argentina de Lionel Messi

Marzo 21, 2013 - 12:00 a.m. Por:
AP - El País
Venezuela se quiere comer crudo a la Argentina de Lionel Messi

Lionel Messi, estelar delantero de la selección Argentina, durante un entrenamiento.

Partido programado a las 7:00 p.m., hora colombiana. Transmite Gol Caracol.

A Lionel Messi le quieren "comer los tobillos" y por si esto fuese poco también "comerle el cuello". Venezuela no se anduvo con vueltas a la hora de revelar que le hará sentir el máximo rigor al mejor futbolista del planeta, en su duelo con Argentina el viernes por la carrera sudamericana hacia el Mundial de 2014. Con Messi en el ataque, Argentina conservará el liderazgo de las eliminatorias aun perdiendo, ante una Venezuela que le asestó la única derrota de este torneo cuando le ganó 1-0 en el choque de ida en Puerto La Cruz. Avido de revancha, el colosal delantero del Barcelona es la gran preocupación de Venezuela, que por ahora está dentro de los cuatro equipos que clasificarían directo a Brasil junto con su inminente rival (20 puntos), el escolta Ecuador (17) que tiene fecha libre y Colombia (16). La Vinotinto tiene las mismas 12 unidades que Uruguay y Chile, pero supera a ambos por diferencia de goles. "Puede ser el mejor jugador del mundo pero yo le voy a querer comer los tobillos", declaró sobre Messi el mediocampista Tomás Rincón, del Hamburgo alemán. "Yo no digo que haya que faltarle el respeto; lo que tenemos que entender es que dentro de la cancha tanto Messi como yo, somos seres humanos y la pelota es redonda para ambos". Si bien "comer los tobillos" es una metáfora para indicar que Messi será marcado muy a presión, el técnico de Venezuela César Farías fue más allá. "Tenemos firmes intenciones de ir al Mundial y si bien Messi es el mejor del mundo, al rival uno lo que quiere es comerle el cuello, apretárselo", dijo Farías, que al igual que Rincón habló con la prensa en las instalaciones del club Estudiantes, de la vecina ciudad de La Plata. Esa antropofagia, simbólica claro está, no incluye por suerte para Messi a su mítica pierna izquierda, en la que el argentino se acaba de tatuar las manos y el nombre de su hijo Thiago, nacido el 2 de noviembre de 2012. "Ya lo tenía pensado, llegué acá y me lo hice", declaró el jueves Messi sobre el tatuaje que se acaba de hacer en la capital argentina y que lo estrenará una cancha de fútbol ante Venezuela. Apenas debajo de un hombro, la Pulga luce otra marca indeleble: un tatuaje con la cara de su madre Celia, muy visible cuando se levanta su casaca al festejar alguno de sus centenares de goles. Argentina saldrá con Messi como caudillo de la ofensiva, flanqueado por Gonzalo Higuaín (Real Madrid, España) y quizás por Ezequiel Lavezzi (Paris Saint-Germain, Francia), quien sería el reemplazante de Sergio Agüero (Manchester City, Inglaterra), ausente por una lesión en la rodilla derecha. Los Albicelestes también sufrirán la baja del enlace del Real Madrid, Angel Di María, por doble amonestación, y en su lugar saldría Walter Montillo (Santos, Brasil). Atrás, el técnico Alejandro Sabella mantendrá la base de los últimos partidos, con el arquero Sergio Romero; los defensores Pablo Zabaleta, Marcos Rojo y Ezequiel Garay y los centrocampistas Javier Mascherano y Fernando Gago, entre otros. Solidario en todas sus líneas y con su capitán Juan Arango (Borussia, Alemania) y el zaguero central Oswaldo Vizcarrondo (Lanús, Argentina), recuperados de sendas lesiones musculares, Venezuela irá por su primera victoria como visitante ante Argentina, algo que le serviría como gran impulso para ir a un Mundial también por primera vez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad