Valle del Cauca aspira a meterse en las finales de baloncesto femenino

Noviembre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
WILFRIDO FRANCO - Prensa Indervalle - Especial para El País.com.co
Valle del Cauca aspira a meterse en las finales de baloncesto femenino

Los Juegos Nacionales están programados para que se desarrollen entre el 6 y el 21 de noviembre del 2015.

El equipo femenino vallecaucano de baloncesto aspira a estar en el medallero. La noche del martes ante las paisas se vivió un autentico clásico que encendió el coliseo 'Toto' Hernández…

Las luces de la ciudad embargan. El sol se acuesta tras alumbrar potentemente y las gentes agitadas de Cúcuta se dirigen hacia la cancha “Toto” Hernández, verdadero monumento del baloncesto colombiano. Las expectativas fueron inmensas por observar el tradicional clásico entre Valle del Cauca y Antioquia. Una verdadera avalancha en el baloncesto femenino que bulle en la ronda del 'Todos contra Todos' donde Santander ya sorprendió a Bogotá, Antioquia marcha con potencia, Norte de local da la pelea, y se quedan melancólicamente Meta, Cundinamarca y Boyacá. El Valle del Cauca que guerrea, domina a sus rivales en el trámite, pero no encesta y ha dejado escapar dos partidos increíbles ante Bogotá (46-49) y en la noche del martes al cerrar la bruma, frente a las paisas por un contradictorio 44-50.El quintento rojiblanco venció a Cundinamarca por un contundente 75-13 y a las boyacenses por 62-21. Se mete en la pelea con dos victorias y dos derrotas. Este miércoles se jugaba ante el Meta; a priori, un partido asequible. Restan además, los duelos frente al local Norte de Santander y la escuadra amarilla de Santander del Sur. El técnico Sergio Cardona comanda el grupo de chiquillas de la categoría sub – 18 que abruman entre trenzas coloridas, melenas indomables y vinchas rojas. El técnico sabe que la cuestión no es fácil, pero afirma: “No, a pesar de las derrotas, sigo pensando en la de oro. No es fácil este torneo porque mire que Santander sorprendió a Bogotá, que creía tener el juego ganado”. La formación vallecaucana tiene en su formación básica a Laissa Rodríguez, una pequeñita con un talento innato para conducir el equipo, pero que falla reiteradamente en sus lanzamientos. Tiene mucho por aprender. Sara González de municipio de El Cerrito juega con el número 15, Daniela Salazar actúa con el cuatro y es la más alta del grupo con 1.89 de estatura, es Narly Venté, la poste de Villa Gorgona, localidad que pertenece a Candelaria. La mejor del grupo, por lo menos ante Antioquia, fue Isabel Murillo que resplandece con su número nueve en la espalda, por su lucha inclaudicable y su incontrolable versatilidad. “Este es un grupo que viene trabajando hace cuatro años. Las conozco desde la categoría infantil y luego en el proceso júnior. Hay que trabajar con mucho amor porque esto no es nada fácil. Encontramos constantemente dificultades, pero las satisfacciones son muchas”, cuenta el técnico Cardona.Prosigue: “Nosotros tenemos que asegurar más apoyo para el baloncesto. En los municipios hay mucho talento y se desperdicia porque no tienen como irse a entrenar y a vivir en Cali para desarrollar su carrera. En los arqueos que hacemos, hay muy buenas jugadoras y jugadores en Buga, El Cerrito, Yumbo, Palmira, Buenaventura y Tuluá, que por diversas circunstancias no llegan, se pierde su talento. Tenemos que buscar una estrategia que permita llevar a Cali a los mejores”. La fiesta y los sonidos La 'Toto' Hernández de Cúcuta es la catedral del baloncesto en Colombia. Es un escenario respetable e imponente. Su cúpula semeja una basílica. Y en Cúcuta, a fe, el baloncesto es una religión total. Todos van al escenario y además, saben del asunto. Tanto la señora que afirma “es que yo jugaba cuando joven”, como el muchacho que con su voz atropellada afirma: “A esas muchachas les falta demasiado”. Los cláxones suenan, mientras al frente se toca una tambora paisa, pero los muchachos de la esgrima vallecaucana estallan sus sirenas y la fiesta se hace también en las tribunas donde los aficionados locales, en su mayoría, apoyan al Valle del Cauca. El primer tiempo se perdió por dos puntos (14-16) frente a las paisas. Y el intermedio del juego se definió por seis puntos a favor de las maiceras (22-28). En el tercer período, el Valle del Cauca de la mano de Isabel Murillo y los lanzamientos libres de Laissa Rodríguez, reaccionó como tocado por un relámpago. Ganó el tercer tiempo por 16-9 y se puso arriba por 38-37. Era un duelo electrizante, con los cláxones y las sirenas en todo su furor. Se creía firmemente en el triunfo vallecaucano, pero la torta finalmente se volteó y el parcial del cuarto período fue 13-6 a favor de Antioquia. Ahí se perdió el cotejo. Las niñas del profesor Sergio Cardona, se enfrascaron en errores perceptibles y en fallos constantes. No pudieron con su tradicional rival, se divorciaron del aro y la sirena roja, se apagó. Ahora vendrán consecutivamente Meta, Norte y Santander, tres rivales que obligatoriamente habrá que vencer, para no dejar escapar el tesoro del oro ganador.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad