Una escuela con toque caleño en Santiago de Chile

Una escuela con toque caleño en Santiago de Chile

Junio 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - Enviado Especial de El País a Santiago

Unos esposos llegados de Cali fundaron una escuela de fútbol en Santiago, hace siete meses. Lo que inició con 2 niños hoy es un proyecto que cuenta con 71 pequeños.

[[nid:438342;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/home-chilenos.jpg;full;{Unos esposos llegados de Cali fundaron una escuela de fútbol en Santiago, hace siete meses. Lo que inició con 2 niños hoy es una gran realidad con 71 alumnos.Francisco Henao Bolívar - Enviado Especial de El País a Santiago}]]

En la comuna de Santiago Centro, exactamente en las canchas sintéticas del Parque los Reyes, al suroeste de la capital chilena, se vienen formando las nuevas promesas del fútbol austral y mundial, reunidos en la Escuela de Fútbol los Cafeteros.

El hecho no pasaría desapercibido si no es porque la idea surgió de un caleño, los técnicos son colombianos y los chiquillos, en su gran mayoría, son de Cali, Pereira, Bogotá y otras regiones del país.

Johan Padilla, oriundo de  la capital del Valle y egresado de la Escuela Nacional del Deporte, con un paso fugaz como ayudante en la preparación física por las inferiores del Deportivo Cali y formador de niños futbolistas  en la Universidad del Valle, llegó a Santiago hace cinco años para hacer hacer una especialización; su empatía con Chile fue tan grande que decidió quedarse y fundar, junto con su esposa, la también caleña Briggitte Vanessa Acosta, la Escuela de Fútbol los Cafeteros hace siete meses.

[[nid:438324;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/06/escuela_1.jpg;left;{En la escuela Los Cafeteros se busca que los pequeños se formen bien en lo futbolístico y en lo personal. Francisco Henao Bolívar - Enviado Especial de El País a Santiago}]]

“Yo vi que acá no habían escuelas formativas de fútbol y por eso decidí gestionar el montaje de una de ellas. En eso llevamos ya siete meses; comenzamos con dos niños y ahora tenemos 71 pequeños en nuestra escuela, con la satisfacción de que cada día muchos padres de familia, que ven nuestro trabajo, vienen y confían el cuidado y la educación futbolística de sus hijos”, dice Padilla.

La Escuela trabaja todas las categorías, desde los 4 años hasta los 17, con la supervisión de Padilla y las indicaciones de los entrenadores (Joel Ciro, Andrés Díaz y Jorge Franco).

Al comienzo la Escuela era solo de niños colombianos que por diferentes circunstancias vinieron a este país en compañía de sus padres. Pero con el paso del tiempo y viendo las solicitudes que llegaban, Padilla decidió 'abrir' su centro de formación para niños de otros países que querían comenzar su proceso para llegar a ser, en el futuro, grandes futbolistas.

“El 85% de los niños son colombianos, pero muchos padres de otras nacionalidades vinieron y dijeron que querían matricular a sus hijos en la escuela, entonces dimos el visto bueno y ahora contamos también con niños uruguayos, mexicanos, peruanos, ecuatorianos y hasta chilenos”, asegura Padilla.

[[nid:438326;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/06/escuela_2.jpg;right;{La mayoría de los niños son colombianos, pero también hay pequeños de Chile, Perú, Uruguay y Ecuador. Francisco Henao Bolívar - Enviado Especial de El País a Santiago}]]

Los entrenamientos son únicamente los sábados a partir de las 2:30 de la tarde, para permitirles a los chicos estudiar sin problemas durante la semana.

Mientras la escuela está en proceso de conseguir un patrocinio grande que permita la uniformidad de los pequeños, las promesas del fútbol se entrenan por ahora con camisetas distintivas a sus países de origen.

Por eso en el entrenamiento predomina más el color amarillo de Colombia y camisetas del América, aunque también se destaca el uniforme celeste de Cristian Vera, un niño uruguayo que ya tiene tres meses entrenando bajo las órdenes de técnicos colombianos y que sueña con ser como su compatriota Luis Suárez o James Rodríguez.

Control y dominio de balón, ejercicios puntuales y fútbol en espacio reducido son algunos de los secretos que les enseñan a estos pequeños.

Aunque en el fondo también se les inculca el respeto por los demás, la disciplina y el orden como los verdaderos caminos para llegar a ser alguien en la vida.

En detalle Los profesores de la escuela, coordinados por Johan Padilla, son  Andrés Díaz: caleño, empieza a estudiar este año preparación física y ciencias del deporte. Jorge Smith Franco, de Manizales, lleva seis meses en Santiago. Y Joel Ciro, de Yotoco (Valle), quien está estudiando preparación física. Lleva tres años y dos meses en Chile.Los niños pagan una mensualidad que sirve además para cubrir el alquiler de las dos canchas sintéticas en el Parque de Los Reyes.  Periódicamente la escuela les pide a los padres de familia las calificaciones de sus hijos para ver cómo van en el estudio.Mientras los niños entrenan, la administradora de la Escuela, Briggitte Acosta (caleña), realiza actividades lúdicas y de entretenimiento  en un sector del parque con los padres que se quedan acompañando a sus hijos.

"Yo vi que acá no había escuelas formativas de fútbol y por eso decidí gestionar el montaje de una”. Johan Padilla, fundador de los Cafeteros.

“Me gustan  Paolo Guerrero y Carlos Cuevas. Son buenos en la Selección de Perú”, Ángelo Castañeda, niño peruano. 

"Juego de delantero y quiero ser como Falcao y Cuadrado”. Mi sueño es llegar al Real Madrid”. Ricardo Moya, niño caleño

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad