Ubaldo Duany es el ‘papᒠde Caterine Ibargüen

Agosto 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa-El Colombiano

La historia del hombre que entrenó a la medallista Ibargüen y se la llevó a Puerto Rico. Caterine no competirá el martes en el salto largo.

Es su “papá”. La invitó a cambiar de vida y la llevó a lo más alto. Casi le cuelga la medalla de oro en el pecho. El cubano Ubaldo Duany es el hombre tras la presea de Caterine Ibargüen.Un cubano fornido y con pasado en las pistas, nacido en La Habana el 16 de mayo de 1965, tiene a la morocha de sonrisa amplia como una de las mejores del mundo en el salto triple. Vinculado desde hace más de 15 años con Colombia, Duany es la figura masculina detrás de la medalla de plata de la antioqueña en los Olímpicos de Londres.Experto en el salto de longitud cuando era joven (llegó a tener marca de 8.32 metros y séptimo en un Mundial bajo techo en 1989), este isleño conoció a una juvenil Caterine mientras era entrenador de la Liga de Atletismo del Valle del Cauca y luego la tuvo, aunque de forma indirecta, cuando estuvo trabajando en Antioquia, hace cuatro años.“Ella trabajaba con la cubana Regla Sandrino en el salto alto, y luego con Léisner Aragón cuando hacía triple. Pero con Duany no trabajaba, solo en Puerto Rico, aunque fue él quien la invitó a viajar”, recuerda Alfonso Jaimes, quien laboraba con la Liga en ese momento.Pero Duany, consciente de las capacidades que muchos ya habían descartado de Ibargüen, consiguió un trabajo en la Universidad Metropolitana de Puerto Rico y una de las primeras invitadas para irse con él fue Caterine, quien para ese momento no tenía buena relación con la Liga ni al Federación y tomó la decisión de aceptar la beca en una de las dos instituciones más fuertes de Puerto Rico (la otra es Turabo) y allí todo cambió.“Cuando hablé con ella la convencí de pasar al salto triple y no fue complicado. Pero ella ha puesto todo de sí, desde bajar de peso, hasta la entrega en los entrenamientos”, explicó el entrenador, hombre de alegría y de poco contacto con los medios, luego de la presea panamericana en los Juegos de Guadalajara.Hoy la entrena en Puerto Rico, la acompaña por el mundo y la asesora hasta en sus clases de enfermería, donde Duany dice que es “una de las mejores estudiantes”. En la jornada dominical, cuando debió reprenderla, el cubano lo hizo. También cuando debió felicitarla y fue la primera persona a la que abrazó la medallista después de asegurar la plata en su pecho. Ubaldo, solo tiene palabras de agradecimiento: “Muchas gracias a Dios, al pueblo colombiano, a la Umet y en especial a mi querida alumna Caterine por el esfuerzo y la dedicación. ¡Muchas gracias!”. EN DEFINITVAEl cubano Ubaldo Duany, exatleta, es uno de los grandes factores en el cambio de vida de Caterine Ibargüen. Además de adiestrador, es un guía en su vida.CATERINE NO IRÁ EN EL SALTO LARGOCaterine Ibargüen tomó la decisión de no competir en la prueba del salto largo, a la que también había clasificado para los Juegos. La molestia que arrastra en el muslo izquierdo la llevó, junto a su entrenador Ubaldo Duany, a tomar la determinación. Caterine no era favorita, pues 18 de las 32 atletas inscritas la superan en las marcas de la temporada. El lunes, Caterine y Ubaldo estuvieron dando un paso por el centro de Londres.TODAS LAS MEDALLAS TIENEN ACENTO EXTRANJEROEn las cuatro medallas que ha conseguido Colombia está la mano de un entrenador extranjero, ya sea por formación o inclusión en el equipo a Juegos. Yuri Alvear, bronce en judo, hace tres años está con el japonés Noriyuki Ayakawa. Por su parte, Óscar Figueroa, si bien es hecho por Jáiber Manjarrés, estuvo en Londres bajo el comando del búlgaro Giorgi Panchev. En el caso de Rigoberto Urán, Jenaro Leguizamo es el técnico en Colombia, pero en su club Sky es el británico Sean Yates, exgloria del ciclismo de su país. A ellos se suma ahora el cubano Ubaldo Duanny.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad