Todo por la plata

default: Todo por la plata

El paso de Andrés 'Manga' Escobar a una liga poco comercial, sin mucha imagen, con poca proyección y escasas figuras como la ucraniana, es otro más en la lista de futbolistas y equipos nacionales que priorizan lo económico en lugar del futuro deportivo del transferido.

Todo por la plata

Septiembre 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - Reportero de El País
Todo por la plata

El volante vallecaucano Carlos Salazar va a completar dos temporadas en el fútbol de Irán.

El paso de Andrés 'Manga' Escobar a una liga poco comercial, sin mucha imagen, con poca proyección y escasas figuras como la ucraniana, es otro más en la lista de futbolistas y equipos nacionales que priorizan lo económico en lugar del futuro deportivo del transferido.

El paso de Andrés 'Manga' Escobar a una liga poco comercial, sin mucha imagen, con poca proyección y escasas figuras como la ucraniana, es otro más en la lista de futbolistas y equipos nacionales que priorizan lo económico en lugar del futuro deportivo del transferido.Hace poco sucedió con Jairo Palomino, el promisorio volante paisa que prefirió los 'petrodólares' de los árabes por otro país con tradición y vitrina futbolera, que le permitiera mantenerse vigente para futuras convocatorias de Selección Colombia.“Queríamos que Jairo se quedara con nosotros o que fuera a otra liga más adelante, pero la oferta que recibió es muy buena para él y así es difícil competir o rechazarla; el jugador también tiene que pensar en su futuro y por eso optó por el fútbol árabe”, dijo en su momento Juan Carlos de la Cuesta, presidente de Nacional.Prácticamente de la misma forma se expresó hace una semana Fernando Marín, presidente del Cali, por la transferencia de Andrés Escobar al Dínamo de Kiev.“Todo estaba dado para que 'Manga' siguiera con nosotros; lo de Italia no prosperó, pero el sábado (27 de agosto) surgió una posibilidad del fútbol de Ucrania; la oferta era muy buena para el jugador y por eso se cerró su pase al Dínamo”, señaló Marín.Apenas se cerró esa negociación, como siempre sucede, surgió de inmediato el análisis que no falta: “prevaleció el dinero y por eso 'Manga', en esa liga, se va a perder para futuras selecciones”.“El objetivo era ir a Europa; eso me da posibilidades de pasar a una mejor liga. Si hago las cosas bien, voy a estar vigente para la Selección Colombia”, dijo el delantero caucano.Lo cierto es que aterrizar en campeonatos o países con poca tradición futbolística, no es nuevo para los jugadores colombianos.En Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Israel, Irán, Ucrania, Egipto, Corea, Japón, Bosnia, e incluso en la MLS, siempre han estado futbolistas nacionales, seducidos por jugosos contratos, así las opciones de vestir la camiseta del combinado nacional sean mínimas.“Yo ya perdí las posibilidades de jugar en la Selección. Ni siquiera cuando estaba en un gran momento en el Santos de Brasil fui tenido en cuenta, así que eso no es por estar en Corea o en Arabia o en otro país sin tanta vitrina como siempre se ha dicho”, expresó Mauricio Molina, volante paisa que es gran figura en el FC Seul de Corea del Sur.Lo planteado por Molina lo comparte Luis Guillermo 'Teacher' Berrío, técnico del Medellín, quien dice que la solución está en que el jugador haga diferencia.“Yo no creo que al irse a esas ligas se pierdan para la Selección. Si empiezan a marcar diferencia y a hacer goles, acá en Colombia todos nos vamos a dar cuenta y los van a mirar para ver su verdadero nivel”, manifiesta el técnico del cuadro paisa.Alberto Suárez, timonel vallecaucano, lo ve de otra forma. “De pronto sí se pierden del mapa futbolístico, pero eso no es problema de los jugadores, ni de los países ni de los equipos; es problema de los técnicos que no les hacen seguimientos para ver en qué nivel están esos muchachos”.La aventura de 'Manga' en Ucrania y de Jairo Palomino en Arabia, dos 'seleccionables', apenas comienza. En los próximos meses se sabrá si, como se dice siempre, por unos dólares más se perdieron del mapa futbolístico o si, por el contrario, con sus condiciones demuestran que manteniendo el nivel no importa en qué liga se esté para vestir la amarilla de la Selección Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad