Tiger Woods: rendirse jamás

Marzo 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País y Agencias
Tiger Woods: rendirse jamás

Tiger Woods, golfista estadounidense.

El mejor golfista de la historia ganó su título 76 después de que muchos lo desahuciaron del deporte tras sus líos de faldas. Ahora está a un punto del número uno. ¿Reinará de nuevo?

Fue, exactamente, hace ocho días. Tiger Woods ganó el WGC-Cadillac Championship en Miami y obtuvo, sin afugias, el título 76 de su carrera. Sin afugias. De jueves a domingo, de inicio a fin, fue líder. Ahora le pisa los talones al norirlandés Rory McIlroy, el número uno del mundo, que no está en un buen momento. Tiger ya figura a apenas un punto de él en el escalafón mundial. Suma 10.48 de media. McIlroy registra 11.47. Todo porque el 2013 ha sido, para Tiger, uno de sus mejores comienzos de año. En total suma dos títulos en apenas tres meses. Además del trofeo del pasado domingo, en enero había ganado su séptimo Farmers Insurance Open en Torrey Pines, Estados Unidos. En los últimos doce meses, de hecho, Tiger ha sido campeón en cinco ocasiones, el mismo récord de Mcllroy. Y con esos triunfos llegó a 103 millones de dólares obtenidos en premios durante su carrera en la PGA, a una distancia considerable del segundo más rico, Phil Mickelson (69 millones). Tiger es un rompe marcas y todo parece indicar que a sus 37 años ha regresado para recuperar su reino, perdido desde 2009 cuando reconoció su adicción al sexo y sus infidelidades a su esposa de entonces, la modelo Elin Nordegrin. “Así es como sé que puedo jugar. Es muy bueno conseguir un triunfo antes de llegar a Augusta, me da mucha confianza en lo que estoy haciendo”, dijo la semana pasada. Se refería a su nivel exhibido en Miami. El putt, ese golpe a ras de piso que debe ser milimétrico, calculado, volvió a ser el de sus mejores días. En total sumó 27 birdies. Al final Tiger ganó con un total de 269 golpes, dos menos que Steve Stricker.Precisamente esa vuelta a su nivel de antaño, o por lo menos esos pincelazos de su nivel de antaño, más la seguridad que ha ganado tras sus últimos triunfos, hacen creer que Woods podría no solo volver al primer puesto del mundo sino que se mantendrá ahí por bastante tiempo ante un Mcllroy talentoso pero que todavía tiene mucho por aprender. Tiene 23 años.Y aquello, la vuelta de Tiger al puesto uno, podría estar a la vuelta de la esquina. En apenas una semana disputará el torneo invitacional Bay Hill Invitational. Si gana, si se destaca, llegará a lo más alto del escalafón, a apenas unos días de uno de los principales torneos del año: el Masters de Augusta, que se disputará entre el 11 de abril al 14.¿Pero qué explica el éxito de Woods tras su ida de los campos? Por un lado, por supuesto, está el talento, que jamás se pierde. Por otro, también, está su mentalidad. Tiger es un ganador nato, frío. Y a eso hay que agregarle la disciplina. A las 6:30 de la mañana hace ejercicios cardiovasculares. Bicicleta o carrera continua. A las 7:30 hace una hora de gimnasio. Desayuna, mucha proteína y poca grasa. Enseguida parte al campo, trabaja golpes. Al mediodía almuerza. Descansa. A las cuatro, otra vez, vuelve al campo, después al gimnasio, y por último el sueño. Tiger Woods se consagra día y noche a su oficio, se concentra en lo importante, el golf, no en comerciales de televisión. ‘El Tigre’ no ve otra manera distinta de ganar que el trabajo diario. Francisco Alemán es comentarista de Espn. Sospecha que Tiger es ahora favorito en Augusta. Escribe. “Para llevarse el Masters deberá seguir jugando el green como lo hizo en Miami”.Álex Sequeda, entrenador de golf, por su parte, mira más allá de Augusta. Dice que Tiger llegará a número uno del mundo y se mantendrá ahí durante por lo menos ocho años, aunque no con la misma fluidez, la misma facilidad que el pasado. Sus rivales, dice Sequeda, han aprendido del mismo Tiger, lo han estudiado, son más difíciles. “Ahora veo un Tiger que viene trabajando en recuperar su nivel, viene confiando en sí mismo. Seguro volverá al primer lugar. Lo conozco. Lo sigo desde siempre. Es mi modelo a seguir en el deporte”, agrega. Álex. Efectivamente: todo indica que el rey ha vuelto para reinar de nuevo, recuperar su imperio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad