Súper Semifinal de la Champions League

Abril 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
EDUARDO 'Yayo' HERNÁNDEZ - Bloguero El País.com.co
Súper Semifinal de la Champions League

Andrés Iniesta y Xavi Hernández, generadores de fútbol del Barsa.

Cualquiera de los cuatro equipos puede ganar la 'Orejona'. El onceno ganador será justo vencedor. Quedará en buenas manos. Análisis.

Los cuatro equipos que llegaron a esta instancia fueron los mejores. Esta vez la casualidad o las sorpresas, no se dieron.El Dortmund, Real Madrid, Bayern de Múnich y el Barcelona lograron su objetivo con base en:-Un modelo de juego-El ataque como preferencia-El respeto al público y al rival-Cero especulacionesTres de los cuatro semifinalistas juegan con un sistema 1-4-2-3-1, el Barcelona 1-4-3-3.REAL MADRID1(Casillas o López); 4 defensores (Arbeloa o Essien, Varane o Pepe con Ramos y Coentrao; 2 medios centro, Khedira y Xabi Alonso o Modric; un 3 con, Di María en la banda derecha, CR7 en la izquierda y Ozil como creativo; y un atacante por dentro, Benzema o Higuaín.No es un equipo fuerte en la salida de los laterales, estos forman parte importante de las ayudas a los medios-centros, en la fase defensiva.Cuando están Xabi Alonso y Khedira el medio centro “merengue” cuenta con dos fuertes competidores por la recuperación de la pelota. Con la dupla Xabi-Modric o Khedira-Modric, el Madrid gana desequilibrio pero pierde estabilidad en el rescate del balón.De hecho, el Madrid tiene grietas en esa zona, porque con los volantes centrales de la primera línea y el apoyo de los cuatro del fondo no alcanza para cerrar bien los pasillos de acceso al gol.El tres de la segunda línea y el de punta, Di María, Ozil, CR7 y Benzemaa o Higuaín pasan la línea de la pelota, pero no querellan en serio por la restitución del balón.Elabora poco. Con el regate de CR7 y Di María basta para acercar el arco contrario y la anotación.Estos dos futbolistas recurren a la gambeta como vehículo de expresión. Casi todas las maniobras las finiquitan de la misma manera.Di María y CR7 detentan la sencillez de transformar una acción común en una jugada de riesgo o de gol.Ozil sabe que difícilmente la pelota volverá a su poder cuando se la entrega a uno de ellos dos. Por eso, el teutón se ha convertido de a poco en otra pieza del desequilibrio desde lo individual.Es buen equipo, se siente cómodo en los espacios anchos, su contraataque es letal, no te perdona. Te vacuna con la facilidad de un bostezo.INGRESE AQUÍ para Leer el Blog completo de EDUARDO 'Yayo' HERNÁNDEZ.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad