“Soy capaz de más": Luis Fernando López

Septiembre 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa - El País

El 27 de agosto será una fecha que el deporte colombiano nunca olvidará. Ese día, un nariñense, en las tierras lejanas de Daegu (Corea del Sur), consiguió para el país la primera medalla en un Mundial de Atletismo de mayores. El bronce logrado por el andarín Luis Fernando López no es solamente un metal, es el reconocimiento a toda una vida de entrega y sacrificio en pro de la actividad física.

El 27 de agosto será una fecha que el deporte colombiano nunca olvidará. Ese día, un nariñense, en las tierras lejanas de Daegu(Corea del Sur), consiguió para el país la primera medalla en un Mundial de Atletismo de mayores. El bronce logrado por el andarín Luis Fernando López no es solamente un metal, es el reconocimiento a toda una vida de entrega y sacrificio en pro de la actividad física.Desde los 12 años, el hoy subintendente de la Policía Nacional tenía clara la meta de llegar a ser uno de los mejores en la marcha mundial. El atletismo le fue de a poco robando espacio al micro fútbol, razón por la cual, con el paso del tiempo, se fue forjando un deportista, un servidor a la patria y, por sobre todas las cosas, un ser humano especial que con base en esfuerzo y tesón durante 20 años labró un camino que lo llevó a conseguir un sueño.Pero Luis Fernando quiere más y por eso desde ya piensa en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. “El Mundial me permitió saber que soy capaz de hacer más, trabajé muy fuerte para conseguir esto”, dijo López durante un homenaje que se le tributó en la sede del Comité Olímpico Colombiano, en Bogotá.Para Luis Fernando no hay barreras, sólo las que la misma persona se pone. Por ello, antes de viajar a territorio asiático confesó tener buenas vibraciones acerca de lo que podría ocurrir en Corea, lo que podría ser la conquista más importante de su vida.En Daegu, en la prueba de 20 kilómetros, se ubicó en el tercer lugar del podio luego de registrar un tiempo de una hora, 20 minutos y 38 segundos. Aquel día, al recibir la presea de bronce, solamente atinó a mirar al cielo y agradecerle a su madre Dora Yolanda Erazo (ya fallecida) y a Dios por las bendiciones recibidas.“Ella sabe que siempre está en mis oraciones, en mis pensamientos, y más en la formación que me alcanzó a dar. Ella me heredó la humildad, la disciplina, era una mujer muy ordenada en todos los aspectos, me inculcó todo lo que debía enseñarme”, recuerda el policía.“La marcha ha dado un paso agigantado dentro del deporte nacional. Se ha realizado una buena inversión por parte de la Federación Colombiana de Atletismo, se le debe mucho al trabajo del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (Idrd) y vamos a trabajar en un proyecto encaminado a que la actividad se convierta en federación”, concluyó

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad