“Siempre quiero tener la pelota”: George Saunders, nuevo volante del América de Cali

“Siempre quiero tener la pelota”: George Saunders, nuevo volante del América de Cali

Febrero 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Molina Durango -Especial para El País

El futbolista inglés que proviene del fútbol español firmará contrato por seis meses con los 'diablos rojos'.

Mientras el presidente del América de Cali, Oreste Sangiovanni, hablaba sobre el tema de la Lista Clinton, un joven que parecía no encajar en la escena decidió hacerse al fondo del salón de reuniones del hotel Now, ubicado en el barrio Granada, al norte de la ciudad. Quería mantenerse al margen. Sin embargo, en una ciudad de “tierra caliente” como Cali, su tez tan blanca como un resplandor, su pelo rubio, sus ojos claros y su extraño acento, difícilmente pasarían desapercibidos. De un momento a otro, el futbolista inglés George Saunders ya tenía en frente la grabadora de más de un periodista curioso.En sus primeras respuestas afirmó que tiene 23 años, que es un mediocampista nacido en Inglaterra y que firmará un contrato que lo vinculará con los ‘diablos rojos’ por al menos seis meses. Después de estar 15 días en período de prueba, el joven volante, que viene del fútbol español, hará parte de la plantilla que busca conquistar el Torneo Postobón del primer semestre. Esta no es la primera vez que Saunders juega en el fútbol internacional. La aventura futbolera de este joven inició cuando sus padres y él se trasladaron de Inglaterra a España por motivos laborales. “Desde ahí jugué en las canteras de algunos equipos de ese país. El doctor Luis Valero (abogado del América), que es muy amigo de mi familia, me dijo que viniera a probar aquí y gracias a Dios me dieron la oportunidad de quedarme. Espero aportarle mucho al equipo”. Saunders se definió como un volante mixto. “Soy un futbolista que no se complica, que juega a un toque, tengo buen posicionamiento, me gusta hablarles mucho a los compañeros y siempre quiero tener el balón, lo busco constantemente”.Luego de responder las preguntas, caminó unos metros fuera del bullicio del salón y se quedó pensativo en el pasillo del tercer piso. Este aventurero, que decidió abandonar los bellos estadios europeos para recorrer junto al América las canchas más difíciles e incómodas de la B en Colombia, tal vez busca encontrar en el silencio la tranquilidad necesaria para afrontar uno de los retos más grandes de toda su carrera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad