Selección Colombia: Carlos Bacca nació para hacer goles

Selección Colombia: Carlos Bacca nació para hacer goles

Enero 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
JAIME HERRERA - Colprensa - El Colombiano
Selección Colombia: Carlos Bacca nació para hacer goles

El delantero colombiano del Sevilla, Carlos Bacca (izquierda), disputa un balón con el defensa brasileño del Villarreal, Gabriel Paulista (derecha), durante el partido de la decimoséptima jornada de la Liga de Primera División que se disputó en el estadio El Madrigal.

Las dificultades que vivió en su infancia y juventud le han permitido superar momentos difíciles gracias al fútbol. El buen momento que vive en España, le permite pensar en que su consagración definitiva será en Brasil.

Carlos Bacca es un ejemplo de superación, de esos que generan admiración y ratifican que el deporte hace milagros y es una de las mejores opciones de vida. Tuvo que ayudarle a su papá, Gilberto - apodado Peluca-, a vender pescado en Barranquilla y experimentó hasta como ayudante de bus en Puerto Colombia, por donde ingresó el fútbol al país en 1902. Pese a los inconvenientes económicos de su familia, el chico que sorprendía con su precisión para pegarle al balón y la efectividad en el semillero de Iván Lozano se fue abriendo espacio hasta llegar al Barranquilla Fútbol Club. En ello fue determinante Rafael Reyes. De esto da fe el entrenador Carlos Ricardo Díaz Granados, quien cuenta que gracias al profesor del puerto, Bacca llegó al club tiburón en el que debutó con un doblete frente al Pasto en 2009. Para este técnico costeño, experto en divisiones menores, Carlos Bacca no tiene la potencia de Iván René Valenciano, pero cuenta con precisión, sabe más con el balón, es capaz de salir desde atrás, repentiza, tiene oficio y es más colectivo.Nació para hacer goles Esas cualidades han sido determinantes para que el hermano de Gilberto, quien también jugó en el fútbol aficionado, se convirtiera en un amigo íntimo del gol, siendo máximo artillero de la Primera B, la Copa Postobón, dos veces de la Liga y en Bélgica. Carlos Díaz Granados recuerda que "sus comienzos fueron duros, porque le tocaba trabajar y jugar para ayudar en su casa; la juventud lo llevó a ser cobrador de bus en una ocasión y hasta pensó dejar el fútbol, pero las puertas que tocamos en Junior cuando tenía 15 años sirvió para que Carlos potencializara su talento". En el onceno ñero anotó 73 goles (también hizo 31 en Brujas y suma 13 en el Sevilla) y gracias al visto bueno del estratega Petar Kosanovic conformó una trilogía de oro con Teófilo Gutiérrez y Luis Carlos Ruiz, con quienes "se cansó de anotar", en el Barranquilla y el Junior. Kosanovic, entrenador europeo radicado en Barranquilla, cree que en Bacca su colega José Pékerman encuentra un atacante que sabe definir, es preciso, maneja bien el borde externo, sabe colocar el balón y es experto en el chanfle. Por esas condiciones, Carlos se adaptó en el Brujas de Bélgica y está convirtiéndose en una pieza clave del Sevilla de España. También es una alternativa que puede ocupar el puesto de Falcao García en el Mundial. Los conocedores de este jugador coinciden en que tiene olfato de gol, ha mejorado mucho en Europa, no se limita solo a definir sino que es colectivo, en sí, afirman, es un delantero completo. Carlos Bacca, quien todos los diciembres les entrega regalos a los niños pobres de Puerto Colombia, les agradece a sus tutores los consejos y el respaldo que le dieron para que se proyectara en el fútbol. "Jugar en Europa y hacer parte de la Selección me llena de responsabilidad, espero continuar consolidándome en el Sevilla para llegar en un nivel óptimo a Brasil, donde espero tener la posibilidad de jugar". "Con la ayuda de Dios y nuestro trabajo podemos hacer un buen Mundial. En Sevilla me siento importante por la confianza que me brindaron y tengo que seguir haciendo las cosas bien para abrirles puertas a mis compatriotas y generarle más alegrías al país haciendo un gran torneo". De niño soñaba con vestir la camiseta tricolor y ahora que puede hacerlo, aguarda ratificarlo con goles. Haciéndose notar por sus goles desde el Ponyfútbol que jugó en Medellín en 1999, y demostrando progresos en toda oportunidad, el hijo de Puerto Colombia dice estar preparado para lucirse.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad