Saskia Loretta Van Erven: la esgrimista holandesa de corazón colombiano

Noviembre 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa - El País
Saskia Loretta Van Erven: la esgrimista holandesa de corazón colombiano

Saskia Loretta Van Erven García, esgrimista colombo-holandesa que compite en los Juegos Nacionales por el Valle del Cauca.

Saskia nació en Rotterdam en 1987, tiene 25 años y es hija de madre colombiana y padre holandés. Compite en los Juegos Nacionales por el Valle del Cauca.

Saskia Loretta Van Erven García nació en Holanda, pero tiene alma colombiana. Su nombre, su acento y sus rasgos físicos marcan la diferencia entre una y otra. El amor por Colombia se lo debe a su madre, la caleña Gloria Pacheco, también esgrimista, que se lo inculcó desde muy pequeña. Saskia sintió la esgrima desde cuando estaba en el vientre materno. En su infancia no solo tuvo barbies, sino también espadas, floretes y caretas que adornaban su casa. Un día, cuando tenía seis años, agarró el peto de maestra de su mamá y, florete en mano, se le acercó, diciéndole que quería que la entrenara. Una frase contundente: “Quiero ser campeona para ganarte a ti”, le abrió camino a lo que es ahora, una de las esgrimistas más destacadas del país. El pasillo del apartamento familiar en Rotterdam (Holanda) fue por un año la pista en donde su madre le dio clases privadas, pues debido a su edad no podía tomarlas en una sala de esgrima. Antes de acostarse, se ponía su pijama y sus zapatos deportivos. Se acercaba a su madre y le decía: “Mamá, tengo esta idea de ataque y quiero hacer esta acción… Vamos a trabajarla”. ¿Cómo fue su inicio en la esgrima? “Me inicié a los seis años. En la casa había muchas cosas de esgrima. Era muy normal para mi hermano y para mí. Practiqué ballet por seis años e intenté otros deportes, pero la esgrima realmente era mi pasión. Hoy es algo que está en mi corazón, es mi vida”. ¿Cuál fue su proyección? “Cuando se inicia muy niña en esto, no se sabe qué son los Olímpicos, solamente vas a competencias con el grupo del club, pero a los 13 años, más o menos, se puede participar en los mundiales júnior y de cadetes, y entonces piensas que quieres estar allí. Escuché sobre los olímpicos y pensé en que era muy joven, pero en un futuro sería algo espectacular, y mira, lo logré”. De los recorridos que ha hecho a gran parte del mundo, ¿cuál ha sido el lugar que más le ha llamado la atención? “Me encanta Cali; mi familia es de allá y su ambiente es increíble. Cuando llego al aeropuerto tengo un sentimiento bonito, me gusta el olor de Colombia, siento el calorcito. Las gentes del Valle me parecen muy bacanas, las amo mucho y no en todas partes del mundo se ve eso. En Cali me gusta ver qué niños están entrenando ahora. Del exterior me gusta Tokio. Desde pequeña siempre tenía el sentimiento de ir allá, hasta que lo logré. Fui por un campamento. Otro lugar es La Habana”. Cuando llega a Colombia, al bajar del avión, ¿qué es lo primero que se le antoja? “(Entre risas) Siempre quiero comer arepas y tomar gaseosa. Mi familia sabe que amo las arepas y el pan de bono, y siempre me tienen listo algo para mis gustos en casa de mis tíos. En Europa no se pueden conseguir arepas, y si las hacemos, no son lo mismo que las de acá”. ¿Cómo se describe? “Soy una persona muy positiva y alegre, y feliz de poder practicar este deporte, que es mi pasión”. ¿Qué otra cosa le apasiona? “Me encanta tomar fotos. En estos momentos estudio periodismo y me gusta entrevistar a la gente que tiene un cuento bonito, y lo combino con las fotos”. ¿Cómo fue su vinculación para poder competir en Colombia? “Cuando tenía 9 años fui de vacaciones a Cali y empecé a competir con otros niños, y a viajar a Colombia. Desde mis 19 años competí en los torneos nacionales. De hecho, estos son mis segundos Juegos y estoy muy contenta de tener esta oportunidad”. ¿Cuál fue la razón para obtener la nacionalidad colombiana? “Porque cuando empecé a competir en los nacionales, sentí algo diferente al hacerlo por Colombia que por Holanda… Fue algo muy chévere, y el ambiente es mejor”. Vimos su participación en las tres modalidades, ¿pensó llegar a ganar las tres medallas de oro? “Esa fue decisión de los entrenadores. Intenté dar todo, pero realmente cuando competí en sable, no pude ganar. Mis compañeras lo hicieron muy bien. Linda Klimavicius (también de Cali) ganó medalla de plata y estoy contenta. En florete y espada, mi liga si estaba muy positiva. Nunca se sabe nada sino al terminar el asalto...” ¿Por qué el florete es su fuerte? “Desde mis seis años me inicié con el florete… El sentimiento de atacar y crear acciones, me gusta. Además, en el florete hay más movimiento”. ¿Qué siente al saber que es una de las esgrimistas más destacadas en Colombia? “Me siento muy contenta, porque hay muchas personas positivas sobre esto, he recibido mucho apoyo. El año pasado, cuando estaba haciendo el ciclo para clasificarme para los Olímpicos, Colombia me apoyó. Cuando clasifiqué para los Olímpicos, mucha gente estaba muy positiva y lo sentí: es agradable saber que tienes un país apoyándote”.¿Recuerda un mal sabor? “Claro que sí, a veces ocurren cosas que no me gustan, pero realmente eso ya pasó. No quiero mirar al pasado, me gusta siempre mirar hacia el futuro y pensar positivo”. ¿Qué la motiva? “Llegar a mis 50 años y cuando quiera ver al pasado, darme cuenta de que lo di todo, y saber la posición en la que estaba en el ranking mundial. Quiero estar entre las 8 mejores del mundo, ahora estoy en el puesto 24”. ¿Cómo fue la preparación y esos asaltos en los Juegos de Londres? “La preparación muy buena, el Comité Olímpico me apoyó muy bien. Con mi entrenador pude ir a todas las competencias e hice campamentos”. ¿Qué diferencias hay en la esgrima de Holanda y la de Colombia? “Mucha gente cree que en Holanda, por ser Europa, hay muchos participantes y realmente no es así, hay más gente acá. En Holanda casi no hay sable, acá el nivel de sable es mejor”. ¿Le han tocado el corazón en la esgrima? “(Entre risas), sí ha pasado, pero es algo que no se escoge, no es que me gusten todos los que hacen esgrima, depende de la persona”. ¿Qué diferencias ve de la esgrima moderna a la de Los Tres Mosqueteros? “En moderna se tiene protección, y Los Tres Mosqueteros no la tenían. Pero, aunque tengas protección, te puede doler y ocasionar moretones. En Los Tres Mosqueteros, la esgrima si era algo peligroso, era muy libre. Ahora, en este deporte hay reglas y árbitros, y es oficial. Es algo que se parece, muchos niños se motivan por la esgrima al ver la película El Zorro”. Consejos para que los niños practiquen esgrima... “Que si les gustan las acciones y moverse con algo en la mano, la esgrima es el deporte. Hay tres armas (sable, florete y espada) y pueden escoger la que más les guste. Que intenten ir a un club en la ciudad o cerca de ella, que miren videos en internet, en donde pueden ver acciones muy bonitas de esgrimistas del todo el mundo”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad