Samuel Bocanegra, un atleta que ha cruzado las más duras metas

Febrero 26, 2017 - 10:15 a.m. Por:
Elpais.com.co
samuel bocanegra

Samuel Bocanegra, atleta colombiano.

Especial para El País

La vida de Samuel Bocanegra cambió en un instante. Corría el año 2001 cuando el entonces sargento del Ejército comandaba un pelotón de hombres que enfrentaba al frente 47 de la guerrilla de las Farc y una de las miles de minas antipersonales que han cobrado muchas vidas de inocentes y combatientes destrozó una de sus piernas, hecho que no truncó sus sueños.

Gracias a Dios me pasó a mí y no a ninguno de mis hombres”, fue lo primero que pensó el militar mientras comenzaba para él una nueva vida.

Tuvo la valentía y fuerza para levantarse y seguir luchando por sus ideales solo por una razón, hacerle entender al mundo entero que “aunque la discapacidad no se puede esconder, cuando hay vida no existen limitaciones para conquistar lo deseado”.

Sin su pierna izquierda, pero “arropado por Dios”, el hoy exsargento asegura que despertó de la adversidad para ser testimonio y ejemplo a seguir por medio del deporte.

La muerte muchas veces le tocó a la puerta de su vida durante su carrera como suboficial. Según relata, es algo que se convierte en el pan diario de cada día.

A mí me reconstruyeron parte de la cara por culpa de una esquirla que estuvo cerca de hacerme perder un ojo. En la vida militar la experiencia con la muerte es algo con lo que se convive permanentemente”.

samuel bocanegra

Samuel Bocanegra, el Ironman colombiano.

Especial para El País

Una forma diferente de ver la vida
Para el exmilitar del Ejército, la posibilidad de practicar una disciplina le ha dado una perspectiva distinta de lo que es el significado de afrontar nuevos retos en su vida.

Estando internado en el Hospital Militar de Bogotá durante su proceso de recuperación se enteró de la Media Maratón de la capital de la República. Ese momento fue clave para optar que el deporte se convertiría en su nuevo estilo de vida.

Poco tiempo después ya estaba compitiendo. Su primera experiencia fue en el 2004 en una prueba de calle, donde recorrió 10 kilómetros con una prótesis de madera, la cual se le quebró al final de la competencia. Menciona que empezó caminando y terminó trotando, un hecho que le dio un giro de 180 grados a su existencia.

Y ahora lo está consiguiendo paso a paso, pero con seguridad y convicción, al ser el único triatleta con discapacidad de Colombia en medírsele a un Ironman, en el que se recorren 3,8 kilómetros de natación, 180 de bicicleta y 42 de atletismo, o sea, una maratón, como las que ha disputado en el último tiempo.

El deportista que corre con prótesis se puso la meta de llevar un mensaje de superación.

Fue así como obtuvo su título de abogado, estudió en el campo de las ciencias políticas y la filosofía, es docente y además múltiple triunfador en competencias internacionales.

Fue campeón nacional en tiro deportivo y luego se convirtió en un atleta motivador de alta montaña, en las calles, y un amante del deporte, en el que lleva consigo el lema “la discapacidad no existe”.

Retirado del servicio militar en 2003, el padre de Daniela, Soranlly, Alejandro y Karime indica que la vida es como una prueba deportiva, de permanente lucha, y lo que hace tiene que ver con darle esperanza a los seres que también han caído como él.

Su primera experiencia internacional fue la carrera denominada ‘Los héroes del mundo’, en San Antonio, Texas, en 2012, donde fue tercero.
Ha sido vencedor en múltiples carreras en nuestro país.

Un mensaje de esperanza
La historia de vida de Samuel Bocanegra es sin duda un ejemplo de superación.

Este bogotano se ha convertido en un hombre inspirador para las mismas personas que han padecido las inclemencias de la guerra.

Su esfuerzo de superación y la lucha por ser mejor día a día es una guía para muchas personas que en redes sociales les expresan su admiración.

Correr es el mayor orgullo que les puedo dar a todos los que han perdido las esperanzas y la fe, cuando dicen ya se acabó todo, ya no puedo más, esto es lo último. Yo les digo que no, que sí se puede seguir adelante”, comenta apasionado por lo que realiza.

Lamenta no ser un deportista apoyado en este momento. Ha acudido a la Federación Deportiva Militar de Colombia para buscar ayuda, pero nunca ha sido tenido en cuenta.

Indica que en la modalidad del Ironman, por no ser parte del programa olímpico, las ayudas son pocas o nulas. Sin embargo, esto no ha sido impedimento para competir y dejar los colores de Colombia en alto.

A mí me toca comprar mis tiquetes de avión, sacar de mis recursos para sostenerme en todo. La gente piensa que es solo correr, pero es un tema que va más allá”, explicó Samuel.

Utiliza dos tipos de prótesis durante la competencia. Una para la modalidad de ciclismo y otra para el atletismo.

Con esas mismas ganas lo veremos en tierras vallecaucanas el domingo 19 de marzo en la competencia Pacifik Trail Sural 2017, la tercera edición que se desarrollará en el Lago Calima. Será su primera asistencia en la prueba que congregará a 1600 atletas para participar en las categorías 10K, 21K, 42K y 63K.​

El deporte como vía para la paz
Para Samuel Bocanegra, el deporte es sin duda un mecanismo que puede aportar para lograr una paz de inclusión social.

Nadie más que él, a quien le tocó vivir en carne propia lo que es la lucha armada en nuestro país, considera que por el momento que atraviesa la sociedad colombiana y que tiene una enorme expectativa por la implementación de los acuerdos de paz con las Farc, el deporte sirve para concientizar sobre la realidad que vivimos.

En mi corazón no guardo rencor. Los guerrilleros son seres humanos secuestrados de un sistema que ha afectado a muchas personas. Son tan humanos y sencillos como nosotros, al igual que los militares le temen a la guerra. La paz se va a lograr cuando todos tengamos un verdadero arrepentimiento”, concluyó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad