Ruschel, Follmann y Neto, sobrevivientes de Chapecoense, se aferran a la vida

Ruschel, Follmann y Neto, sobrevivientes de Chapecoense, se aferran a la vida

Diciembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Ruschel, Follmann y Neto, sobrevivientes de Chapecoense, se aferran a la vida

En el hospital San Vicente Fundación de Rionegro, Ruschel, Follmann y Neto dan la pelea por sobrevivir después del trágico accidente del avión de Lamia.

Los tres jugadores del Chapecoense que sobrevivieron al fatal accidente aéreo de hace una semana —en el que murieron casi todos sus compañeros—, se encuentran aferrados a la vida, disputando un encuentro más importante que cualquier final.

En el hospital San Vicente Fundación de Rionegro, Antioquia, Alan Ruschel (lateral izquierdo), Jakson Follmann (portero) y Hélio Neto (zaguero central) se enfrentan a sus propios cuadros clínicos para seguir con vida. 

De acuerdo con Ferney Rodríguez, el director médico de este hospital, Ruschel y Follmann van avanzando, mientras que Neto todavía se encuentra en una “situación crítica”.

Alan Ruschel, de 27 años, es el futbolista que mejor evolución ha tenido, y eso, en parte, es gracias a que fue el primero en ser rescatado. Durante estos días tuvo que ser intervenido por varios traumas, como por ejemplo una luxofractura en su columna. 

“Ha tolerado estar sentado buenos ratos del día, está evolucionando de forma adecuada, continúa en vigilancia estrecha”, sostuvo el médico Ferney Rodríguez.

Ruschel, lateral derecho, retornó al Chapecoense en este 2016, luego de haber jugado para el Paranaense y el Internacional de Porto Alegre. Comenzó su carrera en el Juventude, todos estos equipos de Brasil.

Según cuentan, cuando fue rescatado, lo primero que hizo fue preguntar “dónde están mis compañeros y mi familia”, para, acto seguido, pedirles a los rescatistas que cuidaran su anillo de compromiso de bodas con Marina Storchi, su prometida. 

Su hermana, a través de redes sociales, publicó unas palabras dichas por su padre: “Estoy muy feliz por la recuperación de mi hijo, está respirando sin ayuda de una máquina. Alan está progresando, y eso es un milagro”.

A Ruschel le dieron la noticia de la muerte de casi todos sus compañeros con la ayuda de un psicólogo.

Jakson Follmann, portero suplente del Chapecoense, de 24 años, sobrevivió, pero tuvo que vivir otro duelo: además de la pérdida de sus colegas, le tuvieron que amputar la pierna derecha.

Este futbolista, que jugó en la infancia en el Gremio de Porto Alegre, es consciente de todo lo que pasó y cuentan los médicos que cuando le comentaron el tema de su pierna, sostuvo con determinación: “Prefiero tener vida. Vamos a lograrlo”.

Follmann, quien no ha atajado muchos partidos con la casaca del equipo de Chapecó, mandó un mensaje de voz de whatsapp que fue difundido por los medios de comunicación de Brasil.

Allí, expresa: “Quiero enviarles un saludo y un abrazo a todos. Estoy bien, tranquilo y saldré rápidamente de esto. Esta vez pasé golpeado”.

De los tres jugadores supervivientes, Helio Neto es el que tiene la situación más complicada. Aún no ha despertado. 

“Neto se encuentra sedado, en coma inducido, estamos con un proceso infeccioso pulmonar producto de su contusión pulmonar, estamos con ventilación mecánica protectiva, su condición sigue siendo muy crítica”, precisó el médico Rodríguez, quien aclaró que la condición implica que el seguimiento sea constante.

A él lo encontraron 8 horas después del accidente, así que por eso su lucha es mucho más intensa.

Ruschel, Follmann y Neto venían hacia Medellín con la ilusión de ganarle  el título de la Copa Suramericana al Atlético Nacional, pero el destino les hizo un cambio de frente tremendo, que ahora deben asumir con esa misma entereza, ya que esta, de seguro, es la batalla más dura de sus vidas.

Piloto tenía orden de captura

Miguel Quiroga, el piloto que comandaba el avión de Lamia que se estrelló la semana pasada dejando un saldo de 71 muertes, tenía una orden de arresto en su país, Bolivia, por haber dejado la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), según se conoció.

“El capitán Quiroga tenía un juicio con la FAB”, aseguró Reymi Ferreira, ministro de Defensa de Bolivia. 

De acuerdo con Ferreira, Quiroga y otros cuatro militares que abandonaron esta entidad son procesados. Sin embargo, no fueron detenidos por haber presentado recursos legales en la apelación.  De acuerdo con lo que expresó el Ministro, un piloto que ha sido formado por la Fuerza Aérea Boliviana no puede renunciar sin antes haber cumplido con unos años pactados de servicio militar. Quiroga, que también murió en el accidente, no tenía esa justificación.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad