Rory McIlroy, el niño genio del golf

Diciembre 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencias
Rory McIlroy, el niño genio del golf

Rory McIlroy, golfista de Irlanda del Norte.

El norirlandés de 23 años ganó cinco títulos en 2012 y ya es, dicen, el reemplazo de Tiger Woods en la cúspide del golf mundial.

El nuevo mejor golfista del mundo se llama Rory McIlroy. Es norirlandés. Tiene, apenas, 23 años de edad. En este 2012 acaba de imponer un récord: sus ganancias llegaron a los doce millones de dólares. El récord estaba en poder de Tiger Woods desde 2007. Ese año, el estadounidense obtuvo premios oficiales por valor de once millones de dólares. Es decir que Rory puso en el listón un millón de dólares más. Su superioridad no es solo en el campo, pero ahí parece indestronable.Este año, por ejemplo, ganó el Campeonato de la PGA con ocho golpes de ventaja. Además, salió primero en el Torneo de Dubái. En total sumó cinco títulos en la temporada y dijo: “Ha sido, sin duda, mi mejor año. He cumplido todos mis objetivos. He ganado mi segundo grande. No se puede pedir más”.Rory McIlroy nació el 4 de mayo de 1989 en Irlanda del Norte. Y de su infancia existe un rumor, un mito aún no confirmado: a los 2 años, dicen, ya jugaba con bastones de golf. Pero el mito no es tanto eso. El mito es que llegó a lanzar un drive que alcanzó 40 yardas y entonces, justo ahí, definió el destino.Quién sabe. Lo comprobable es que en 2007 se convirtió en golfista profesional y fue 95 en la tabla de ganancias del Tour Europeo. En 2008 ya estaba entre los 200 primeros de la lista mundial de jugadores. Al finalizar el año ya figuraba en la casilla 39.En enero de 2009 empezó a empujar con más fuerza. Ganó el Dubái Desert Classic. Entonces se ubicó en el puesto 16 del mundo. En el Campeonato Británico de la PGA terminó quinto.Pero fue en junio de 2011 cuando empezó su verdadera consagración al ganar el Abierto de Estados Unidos, el Masters de Shanghái y el Abierto de Hong Kong, y quedar segundo en el European Tour. El trono de Tiger Woods empezaba a tener rey hasta este mes, en el que McIlroy se ubicó como el primer golfista de la lista mundial, el mejor del mundo, la coronación.¿Será acaso suerte y talento? McIlroy tiene una teoría para explicar su éxito: “Cuando no he jugado a mi mejor nivel, he sido capaz igualmente de competir y ganar torneos. Esa es la gran diferencia este año. Ganar títulos sin su mejor juego es lo que ha hecho Tiger durante muchos años, por eso ha ganado también tantos torneos. Aún no estoy a ese nivel, pero estoy aprendiendo cómo hacerlo”, dijo el norirlandés a la prensa internacional.Y no solo McIlroy mira de reojo a Tiger Woods, se compara. También sus rivales. “Probablemente está jugando como Tiger cuando estaba en plena forma. Por ahora, Rory está en su pequeño mundo particular y es fantástico verlo”, dijo Louis Oosthuizen. Carl Schwartzel añadió: “Rory está jugando como lo hacía Tiger en sus mejores días y eso es algo asombroso”.Existe, entonces, una sospecha: ha llegado una nueva era en el golf, un nuevo rey, un destinado a convertirse en leyenda.El Milagro de MedinahEl golf bautizó como el Milagro de Medinah la remontada que consumó, el 30 de septiembre, el equipo europeo de la Ryder Cup capitaneado por el español José María Olazábal. La hazaña quedó registrada como el suceso más destacado de 2012, y acuñada para siempre en la historia de este deporte.Coinciden todos los componentes de aquel equipo que “una fuerza especial” les empujó en aquel domingo a levantar una desventaja de 10 puntos a 6. Todos vistieron como ‘Seve’ Ballesteros acostumbraba a hacerlo los domingos, con camisola blanca y pantalón azul marino.La fuerza sobrenatural relatada incluso por los caddies, los logos de ‘Seve’ en la manga, la mirada asesina del inglés Ian Poulter, los hoyos que iban cayendo del lado europeo... Fueron muchas partes que compusieron un todo. El resultado fue una victoria para el recuerdo.De esa noche de celebración y victoria también participó activamente Rory McIlroy. McIlroy acabó en Dubai como el mejor del Tour de Europa, como el número uno del mundo y se hizo acreedor, tras una campaña extraordinaria en los Estados Unidos que le llevó a conquistar en agosto su segundo torneo de Grand Slam (US PGA), al galardón de ‘Mejor Jugador’ del ejercicio.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad