"Río 2016 es la cereza que le falta al pastel": Caterine Ibargüen

Agosto 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
AFP - El País

Luego de ganar por segunda vez el título mundial de sato triple, Caterine aseguró que el año que viene su meta es lograr el oro en los Juegos Olímpicos de Río.

La colombiana Caterine Ibargüen afirmó el lunes en Pekín, justo tras ganar su segundo título mundial consecutivo en el triple salto, que su brillante carrera tiene un próximo objetivo: el oro olímpico en Río de Janeiro en 2016, ya que ese metal es "la cereza que le falta al pastel".

"Mi secreto es la sangre, las ganas de ganar, la responsabilidad que pongo cuando compito. Río es uno de mis grandes objetivos, es la cereza que le falta al pastel, seguiré trabajando para eso", afirmó Ibargüen en una conferencia de prensa en el estadio Olímpico de la capital china.

"Quiero seguir ahí. Espero seguir teniendo grandes resultados. La de hoy (lunes) era mi gran competencia del año, así que hemos cumplido el objetivo",  apuntó tras su 29ª victoria consecutiva, que mantiene a la saltadora antioqueña invicta desde los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando se quedó con la plata.

En Mundiales tuvo una primera alegría con un bronce en Daegu 2011 y ya en Moscú 2013 consiguió el título, que ahora revalida. "Toda competencia tiene una gran importancia, pero el Mundial era especialmente importante porque quería seguir manteniendo el título para mi país. Ameritaba estar bien y disfrutarlo, tenía que hacer cada salto de forma excelente. Estoy muy contenta con el resultado", aseguró.

Ibargüen, que llegaba con una mejor marca anual de 14,88 metros, se impuso en la final con 14,90 metros, conseguidos en el cuarto de sus seis intentos. Segunda fue la israelí Hanna Knyasyeva-Minenko (14,78) y el bronce para la kazaja Olga Rypakova (14,77).

La colombiana explicó tras la final que en el quinto y el sexto buscaba mejorar su marca personal, los 15,31 metros que firmó el pasado año en la reunión de Mónaco. "Mi gran objetivo hoy era obtener la medalla de oro. Luego intenté superar mi marca personal, esa era la sed que tenía. Estoy contenta. Seguiré luchando para mejorar mi marca personal en el futuro", prometió.  

Pekín es una ciudad que marcó un antes y un después en la carrera de Ibargüen. No clasificarse para los Juegos Olímpicos de 2008 motivó un cambio en su carrera, que la dirigió hacia el triple salto, después de haber empezado en el salto de altura. "No clasificar para aquella Olimpiada, la que organizó este país, cambió mi vida y mi historia deportiva. Tenía ganas de poder estar en este estadio y competir aquí. Estoy agradecida a aquello que pasó porque creo que todo pasa por algo y eso cambió mi vida", afirmó.

"Tenía un gran sueño, escribir mi nombre junto a los de grandes nombres del deporte. Ahora disfruto de una gran oportunidad. Es algo bonito, que te da la oportunidad de crecer", dijo.

Ibargüen se mostró radiante en su primera intervención ante los medios tras su segundo oro mundial, haciendo guiños de complicidad a representantes del equipo colombiano, sentados juntos a los periodistas. "Estoy muy satisfecha y feliz. Todo mi trabajo iba dirigido a esta medalla. Me hubiera gustado haber saltado un poco más lejos. Me da una gran alegría hacer feliz a mi país. Amo el triple salto", dijo la reina absoluta de esta prueba en los últimos tres años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad