Rigoberto Urán: ‘padre’, hijo y ciclista

Mayo 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
LEONARD GUTIÉRREZ BUENO- Reportero El País
Rigoberto Urán: ‘padre’, hijo y ciclista

Rigoberto Urán, ciclista colombiano del equipo Sky.

El antioqueño es un ganador del ciclismo, pero también un campeón de la vida.

El ciclista paisa Rigoberto Urán es todo un ejemplo de vida. A pesar de tener en su momento todo en contra, hoy no es solo una gran persona, sino uno de los mejores exponentes de su disciplina en el mundo.Subirse a una bicicleta durante tres horas diarias, escalar los pirineos durante una semana y pasar largas jornadas en el 'caballito de acero' no es lo más difícil que le ha tocado vivir al hijo predilecto de Urrao. Su vida ha sido la carrera en la que siempre se ha mantenido como el líder y donde nunca se ha quitado la camiseta amarilla.“Cuándo hablamos le pregunto: ‘¿Mijo, está muy cansado?’, y él me responde ‘¿de qué, mamá?”, asegura doña Aracely Urán Durango, madre del deportista que más le entrega felicidad por estos días a los colombianos por su actuación en el Giro de Italia. Esa respuesta de su hijo no es más que la demostración del esfuerzo hecho para ser lo que es hoy.La niñez de Rigoberto Urán Urán no fue para nada fácil, y seguramente es la fiel copia de la misma historia de muchos niños que, como él, en un país violento como este, han tenido que enfrentarse a la dura noticia de perder a su padre por las balas del malo de turno.El año 2001 ha sido el más triste de la familia del corredor. Su padre, Rigoberto de Jesús Urán, falleció víctima de las armas del paramilitarismo en su pueblo, situación que cuando apenas cumplía los 14 años le heredó de inmediato la responsabilidad de cuidar a su madre y su hermana, tal cual como lo hacía su padre, convirtiendo así su camino de vida mucho más difícil.“Cuando su papá falleció nos tocó muy duro y continuamos con el trabajo que tenía”, asegura doña Aracely, quien tuvo que ver cómo, de la noche a la mañana, su niño se convirtió en el hombre de la casa.‘Rigo’ se levantaba todos los días muy temprano y en su vieja bicicleta salía a recorrer las calles de Urrao, con el sueño en su mente de llegar a ser un gran ciclista, casi sobre el mediodía, cansado, con la cara roja y sudada, como resultado de tanto rato en la bicicleta. Tomaba rápidamente sus útiles escolares y partía en esa misma bicicleta para el Liceo Jorge Iván Cadavid, donde era uno de los mejores estudiantes.Cuando todos sus compañeritos de escuela partían a la casa a las 6:00 de la tarde para hacer sus tareas al lado de sus padres y descansar de la jornada estudiantil, la noche apenas comenzaba para el precoz chico que mantenía su familia.Rigoberto, ya sin ‘bici’ y sin útiles, salía a recorrer las polvorientas calles de Urrao para vender chance, reemplazando la labor de don Jesús, quien ya era conocido en la zona por llevarles la suerte a sus lugareños.“La verdad es que el trabajo más malo que yo he conocido es el chance. Pero bueno, le quedaban 70.000 mil pesos y con eso sobrevivíamos”, explica su madre, quien aprovechaba esa plata para pagar los servicios y hacer un mercadito en el que no podía faltar pollo, panela, arepa y queso.‘El escarabajo’Pero la falta de su padre y una dura niñez que lo hizo adulto antes de tiempo no fueron la excusa para que Rigoberto no lograra el sueño que siempre rodó en aquella bicicleta vieja por las calles de Urrao. “Yo nunca pensé que llegara a ser lo que es hoy como ciclista”, dice doña Aracely, no por desconfiar de su hijo, sino porque nunca se imaginó que aquel pelao que se ganaba 70.000 pesos semanales algún día hiciera sentir orgullosa a Colombia.De su pueblo dio el salto a Medellín, donde lo esperó el equipo Orgullo Paisa. Una vez comenzó a rodar en su bicicleta, todos se dieron cuenta de que su tiempo sería muy poco en Colombia.“Es un ciclista dedicado, trabajador, serio, bueno y con un gran futuro por delante”, explica Raúl Mesa, el mejor entrenador del país.Lo dicho por Mesa ya para nadie es extraño. Desde la llegada de ‘Rigo’ en el 2006 al Team Tenax de Italia su ascenso ha sido vertiginoso. En el 2007 llegó al modesto Unibet.com y al siguiente año pasó al Caisse, donde estuvo hasta el 2010, cuando se dio la gran noticia.El 28 de septiembre de ese año, el mejor equipo del mundo, el Sky, lo presentó como un nuevo talento.En el 2011 tuvo un año de adaptación y en el 2012 ganó la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de Londres. En lo que va de 2013 el camino es más que alentador, ya que es protagonista del Giro de Italia, la primera gran prueba de las tres más grandes del mundo. Rigoberto ganó la décima etapa y, como si fuera poco, es el ‘capo’ de su equipo tras el retiro Bradley Wiggins.Este es Rigoberto Urán, un ganador del ciclismo, pero en especial de la vida, y seguramente apenas comienza a escribir las primeras páginas en su libro personal del triunfo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad