‘Rigo’, de menos a más para conquistar el subtítulo

‘Rigo’, de menos a más para conquistar el subtítulo

Julio 24, 2017 - 07:52 a.m. Por:
Redacción de El País
Rigoberto Urán

Rigoberto Urán, ciclista colombiano.

Agencia EFE

El antioqueño Rigoberto Urán selló ayer una sorprendente participación en el Tour de Francia, después de conquistar el segundo lugar de la clasificación general, que había recuperado en la contrarreloj que se llevó a cabo el sábado en Marsella.

La participación de Rigoberto fue en un claro ascenso. Se instaló en el puesto 95 durante las primeras etapas y para la quinta fracción ya se ubicaba dentro de los 30 primeros pedalistas. Pero fue en la sexta etapa que ‘Rigo’ empezó a sorprender a propios y extraños en el Tour de Francia, cuando logró subir hasta el puesto 11.

Ya a un segundo del décimo lugar, que ocupaba Rafal Majka, y a un minuto de Chris Froome, que hacía veces de líder, Rigoberto mostraba sus serias aspiraciones en el pelotón, mientras que aún Colombia seguía empujando el sueño amarillo de Nairo. Cuando las ilusiones con el boyacense comenzaban a perderse en el asfalto galo, el hijo predilecto de Urrao en la etapa 12 escaló hasta el la cuarta casilla de la clasificación general, donde se mantuvo por cinco etapas más.

Lo que asomaba como sorpresa se convirtió en realidad. En la etapa 17 Rigoberto se metió al segundo lugar del podio, el mismo en el que ayer se aseguró un lugar en la historia del ciclismo mundial.

A falta de cuatro jornadas, ya los colombianos y Urán, ganador de la etapa nueve, soñaban con arrebatarle el maillot amarillo al británico Chris Froome, quien veía más cerca su cuarto Tour de Francia.

Las etapas 18 y 19 hicieron tambalear el sueño de ‘Rigo’ y del Cannondale. Cayó al tercer puesto por pocos segundos contra el local Romain Bardet. Con un Bardet desestabilizado y Rigoberto con serias aspiraciones de derrotar al rey en la crono, la penúltima y decisiva jornada depararía lo que este domingo se convirtió en la presentación más destacada de Urán en su carrera.

Nuevamente el pedalismo nacional vuelve a dejar sus colores en el podio del mítico Tour de Francia. Y en el tintero una cuenta pendiente entre Nairo Quintana y Chris Froome.
El País consultó a especialistas sobre las cinco claves del subtítulo de Rigoberto Urán en la ronda gala.

1. La preparación

Después de dos años sin resultados relevantes, uno de los puntos que más quiso trabajar Urán fue su preparación general durante varios meses.

“Estar descansado, hacer las cosas con tranquilidad y sin desgastarse terminaron entregándole una gran actuación”, asegura el analista Jairo Chávez. “Hizo una planificación diferente en el oriente antioqueño y contó con la confianza del equipo”, agrega.

“Colombia ha recuperado uno de sus mejores ciclistas y este es el segundo aire que necesitaba su carrera hacía mucho rato“, expresó el especialista vallecaucano.

2. Tuvo equipo en terreno plano

Aunque Rigoberto no contaba con grandes nombres en el equipo Cannondale, el colombiano tuvo el apoyo de sus compañeros durante las etapas planas cuando necesitó de su trabajo. No ocurrió así en el terreno montañoso y por eso las críticas que vinieron de Romain Bardet contra el antioqueño, de quien dijo que no ayudaba en los relevos, pero fue la carta que, inteligentemente, se jugó Urán.

Así lo expone Mario César Otálvaro, periodista especialista en las bielas, quien argumenta que “el ciclismo es un trabajo colectivo, pero hay momentos en que cuentan igualmente las individualidades, como lo demostró Rigoberto”, que a la postre aguantó con muchas fuerzas y piernas hasta llegar al subtítulo.

3. Una excelente regulación física

La preparación es fundamental para no morir en el intento de conquistar un puesto en el podio del Tour de Francia y una parte vital es el trabajo en el estado físico.

Así lo considera Jhon Jairo Montoya, entrenador de ciclistas y director del equipo del Valle Supergiros Redetrans, para quien “Rigoberto hizo un trabajo muy consciente sobre su preparación física desde diciembre para llegar en buenas condiciones al Tour”.

Además de esto, dijo Montoya, las condiciones mostradas por Urán fueron explotadas en la versión 104 del Tour: “desde que despegó ha mostrado ser un corredor muy completo. Es muy bueno en la crono, mejor que Nairo, y aunque no es tan explosivo subiendo como él, es un escalador de paso y por eso sorprendió. Eso tiene trabajo y es lo que hizo en estos meses”.

Lo anterior se sumó al nivel físico con el que llegó ‘Rigo’. Según lo explica Jhon Jairo, “no arribó en un 100%, sino en un 98% y a medida que avanzaba la carrera volvió a retomar la totalidad de su potencial”.

“Hay que saber manejar muy bien el rendimiento de los deportistas —continuó—, porque si llega en un tope muy alto, a la semana se le acaba. Algo muy similar a lo que hizo el ganador Christopher Froome”.

4. Gran estrategia de carrera

“Rigoberto Urán fue muy inteligente al mantenerse siempre a la sombra de Chris Froome, esperando su mejor momento para cualquier oportunidad de hacer daño; Froome no la dio, como siempre pasa, pero el trabajo de estar ahí cerca fue muy inteligente”, fueron las palabras de uno de los entrenadores más destacados del pedalismo nacional, el profesor Raúl Mesa, quien resaltó que el de Urrao sacó a relucir su experiencia a lo largo del recorrido en Francia.

“Él sabía que no tenía el mejor equipo para esperar que ellos le pudieran hacer un buen trabajo, es por eso que se pudo ubicar de la mejor manera. Ahora, tenemos que ser claros en decir que todos estábamos era pendientes de Nairo Quintana, pero ‘Rigo’ nos dio una verdadera sorpresa en esta oportunidad con esta gran hazaña”, expresó el profesor.

El ciclista colombiano se ha destacado siempre por su inteligencia de carrera; esa ha sido una de sus principales virtudes, y en su regreso a estar entre los grandes volvió a demostrarlo. “El equipo de él tenía claro que era su figura, montaron una estrategia en la que pudiera marcar la diferencia, y le salió muy bien, ubicaron a su corredor al lado de Chris Froome”, dijo Mesa.

5. La fuerza mental

Antes de iniciar el Tour de Francia, las apuestas le apuntaban a la participación de Nairo Quintana, por lo que Rigoberto Urán llegaba sin mayor movimiento mediático, algo que pudo haberle dado un parte de tranquilidad para competir y sacar adelante una carrera que terminó sorprendiendo a todos.

Llegar sin favoritismo al Tour quitó de los hombros de Rigoberto un peso que le permitió competir con mayor tranquilidad en la mítica carrera gala.

Así lo piensa Jesús Piedrahíta, entrenador de ciclistas, quien consideró que "durante todo el desarrollo del Tour, Rigoberto corrió con mucha inteligencia. La tranquilidad, la experiencia en más de diez años corriendo en las carreteras de Europa y la forma de correr que aprendió de Sky, cuando estuvo con Sergio Luis Henao, lo fortalecieron".

Aunque no iba con un gran equipo, argumenta Piedrahíta, “’Rigo’ no gastó sus esfuerzos. Siempre estuvo pendiente de los grandes corredores y eso sirvió para que supiera cómo correr a la par con ellos hasta conquistar ese gran segundo lugar”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad