Revive debate sobre las mallas en los estadios de fútbol

Febrero 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
FRANCISCO HENAO BOLÍVAR / Reportero de El País
Revive debate sobre las mallas en los estadios de fútbol

La imagen corresponde a un partido en el estadio 'Hernán Ramírez Villegas' de Pereira, donde la Policía local siempre está atenta para evitar desmanes de las llamadas 'barras bravas'.

La invasión al terreno de juego de hinchas en Pereira e Ibagué revivió el debate sobre las mallas en los estadios. ¿Hay con qué garantizar la seguridad en los escenarios?

Las escalofriantes imágenes de hace una semana en el estadio egipcio de Port Said, en donde murieron 74 personas por la invasión al terreno de juego de la barra más radical del Al Masry, y lo sucedido hace ocho días en Pereira e Ibagué, en donde los aficionados saltaron al gramado, hicieron que muchos se preguntaran si valía la pena volver a los estadios y dejaron sobre la mesa la polémica de si es mejor instalar de nuevo las mallas de seguridad.Sobre la primera inquietud, Jorge Espinosa, un pensionado de 68 años, furibundo seguidor del Deportivo Cali y quien asiste regularmente al segundo piso de occidental con sus dos nietos, afirma que “por lo visto la gente como que no ha aprendido a comportarse; en casos así, yo prefiero quedarme en casa”.En cuanto al segundo punto, el secretario de Desarrollo de Pereira, Alexánder Granados, fue claro: “queríamos seguir con la cultura que dejó el Mundial Sub 20, pero por lo que veo, nos va tocar tomar algunas medidas y una de ellas es revisar de nuevo la colocación de mallas”.La posición del funcionario recibió una contundente respuesta del presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún, quien dijo que “en ningún momento vamos a instalar de nuevo las mallas; vamos a seguir adelante, concientizando a la gente de la necesidad de manejarse bien; poner las mallas es retroceder y eso no lo vamos a hacer”.Una difícil apuestaEn Argentina, este experimento, el de quitar las mallas para involucrar más al hincha con el espectáculo y para permitirle también una mejor vista de los partidos, no ha entrado siquiera en estudio por la radicalización de las hinchadas.En Colombia, en donde ya hay reconocidas ‘barras bravas’ que han entrado agresivamente a los terrenos de juego aún con mallas, la apuesta comenzó durante el Mundial Sub 20 jugado a mediados del año pasado.Sin embargo, las autoridades deportivas y policiales sabían que la gran prueba de fuego iba a ser en la liga colombiana, sobre todo cuando se enfrentaran dos equipos con hinchadas numerosas y de cuidado.En el partido del descenso del América los aficionados saltaron al campo; la semana pasada sucedió lo mismo en Pereira e Ibagué.¿En realidad hay cómo garantizar la seguridad en los estadios? ¿Se tienen los mecanismos, bien sea de concientización o de fuerza, para evitar que las ‘barras bravas’ salten al terreno de juego y pongan en peligro la vida de jugadores, aficionados, directivos, periodistas e incluso de agentes de la policía?“Nosotros hemos venido demostrando que tenemos la capacidad y el profesionalismo para que esta clase de eventos transcurran dentro de la tranquilidad y la normalidad que se requieren”, dijo el comandante Operativo de la Policía Metropolitana de Cali, coronel Nelson Rincón.A su turno, Gustavo Morelli, miembro de la Comisión Técnica para la Seguridad y Convivencia en el Fútbol, afirma que desde la semana anterior esa entidad, creada por el Gobierno, inició una gira por todo el país con el fin de resocializar algunas normas que pretender evitar desmanes en los estadios.“Inglaterra, con el tema de los ‘hoolligans’, demoró 11 años para minimizar los riesgos; nosotros llevamos un proceso de fortalecimiento de algunas normas que van a ayudar a prevenir situaciones difíciles en los escenarios”, precisó Morelli.¿Y en Cali, qué?En lo que tiene que ver con el Pascual Guerrero, en donde están dos de las barras más emotivas pero también intimidantes como Frente Radical y Barón Rojo, además del parte de tranquilidad que entrega el coronel Nelson Rincón, en el Deportivo Cali y América aseguran que se viene realizando un trabajo serio para precisar de estas hinchadas respeto y la promesa de no saltar a la cancha.“El Cali viene trabajando con los hinchas; la barra nuestra, siendo muy activa, ha demostrado que da ejemplo; confiamos en el respeto que tienen por el espectáculo y por el estadio, y además por ellos mismos, ya que el castigo por mal comportamiento se ha endurecido con las nuevas leyes”, manifestó Luis Fernando Lenis, directivo del Deportivo Cali.Por su parte, Javier Fernández, vocero del América, aseguró que el equipo “tiene convenios con Barón Rojo para que sean ellos mismos los cuidanderos de sus propios compañeros y así evitar que algunos bajen a la grama; hasta el momento, y en situaciones más difíciles, han tenido un buen comportamiento”.Un integrante de Barón Rojo, que pidió reserva de su nombre, le aseguró a El País que “nosotros lo que queremos es apoyar incondicionalmente al América; tenemos el compromiso de no alterar el orden en el estadio para evitar problemas y sanciones no solo a nosotros sino al equipo”.Promesa hecha, ojalá promesa que se cumplaEl tema de la seguridad en los estadios, después de lo sucedido en Pereira e Ibagué hace ocho días, está sobre la mesa. Por lo pronto, la tesis de volver a poner las mallas ni siquiera merece un debate de acuerdo con la posición de varios dirigentes y de las autoridades policiales.Ello implica un esfuerzo grande de parte de todos, pero especialmente de los hinchas, que son adonde apuntan las miradas, para garantizar la tranquilidad y seguridad en los estadios nacionales.Nadie quiere que lo que está concebido como una fiesta o un espectáculo se convierta en una tragedia por culpa de la intolerancia de unos pocos.Otros castigosArtículo 15. El que dentro de un espectáculo deportivo, estadio, cancha, tribuna incite o cometa acto de agresión física o verbal sobre otra persona, o daños a infraestructura deportiva, residencial o comercial, será sancionado con una multa y la prohibición de ingresar a estadios de la siguiente forma:a) Agresión física: La multa será de 20 a 100 salarios mínimos y prohibición de acudir a escenarios por un período entre 3 años y 5 años.b) Agresión verbal: La sanción será a través de trabajo social. En caso de reincidencia, la multa será de 1 a 20 salarios mínimos.c) Daño a infraestructura deportiva, pública, residencial o comercial, la multa será de 20 a 100 salarios mínimos y prohibición de acudir a escenarios por un período entre 2 años y 4 años.VOCES...* "Lo sucedido en Pereira e Ibagué son hechos aislados. Hemos avanzado en hacerle entender al hincha de la necesidad de portarse bien en los estadios”.Ramón Jesurún - Presidente de Dimayor* "Hay castigos muy duros cuando el hincha comete infracciones bajo la influencia del alcohol o de las drogas, cuando agrede con un arma”.Simón Gaviria - Presidente de la Cámara de Representantes* "Necesitamos que la policía nos garantice la seguridad en los estadios porque es difícil volver a un partido después de ver lo que pasó en Pereira e Ibagué".Jorge Espinosa - Pensionado, hincha del Deportivo Cali* "Estamos atentos y trabajando para conseguir un comportamiento ejemplar como siempre ha sido, recuperar civismo”.Luis Fernando Lenis - Directivo del Deportivo Cali* "La Policía está en capacidad de garantizar el orden en cualquier escenario y actividad; eso lo hemos venido demostrando en todas partes”.Nelson Rincón - Comandante Operativo de la Policía Metropolitana de Cali* "Estamos reuniéndonos en todas las ciudades con las barras de todos los equipos para informarles sobre las nuevas leyes y para demandar de ellos el respeto”.Gustavo Morelli - Miembro Comisión para la Seguridad en el Fútbol

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad