Refugiado sirio agredido por periodista relató su historia a El País

Octubre 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Juan Carlos Pamo y Johan Giraldo - Reporteros de El País

La historia de este técnico sirio se conoció en el mundo tras sufrir recientemente una agresión por parte de una reportera húngara en un campo de refugiados.

Hace tan solo algunos días el mundo se sorprendía por dos terribles hechos que fueron noticia y le dieron la vuelta al mundo de  lo que sucede con los refugiados sirios que tratan de huir de su país debido a la grave guerra civil que se libra desde marzo de 2011.

La muerte del pequeño Aylan Kurdy, un niño de apenas tres años que apareció sin vida en una playa turca y la agresión a un refugiado sirio por parte de una periodista húngara son algunos casos que muestran una radiografía de un conflicto que a la fecha ha dejado cerca de 200 mil personas muertas y, según cifras entregadas por la ONU, cuatro millones de desplazados. 

Dentro de esos miles de refugiados que han protagonizado la más reciente crisis de desplazamiento en Europa, está la historia del sirio Osama Abdul Mohsen, un hombre entrado en años, que fue noticia a través de las redes sociales, al sufrir el pasado 8 de septiembre una agresión por parte de la reportera húngara Petra Laszlo, quien le hizo una zancadilla cuando intentaba escapar de la policía con su pequeño hijo en brazos en Hungría.

Osama Abdul Mohsen es un sirio oriundo de la región norte de su país. Hasta antes de estallar la violencia se desempeñaba como entrenador de fútbol, era el técnico de Al Fotuwa, de la ciudad Deir ez Zor. En una ocasión fue capturado por el régimen sirio y huyó del grupo Estado Islámico.

Hace algunos años decidió salir de Siria con rumbo a algún lugar en Europa donde tuviera la posibilidad de comenzar un nuevo futuro junto a su familia. Su esposa y sus otros dos hijos viven actualmente en Turquía.

Para este sirio, “la zancadilla de la periodista se convirtió en un pasaporte al cielo” como lo describió hace algunos días. El Centro Nacional de Formadores de Entrenadores (Cenafe) en Getafe, España, se enteró de la historia y luego de ubicarlo en Berlín, Alemania, le abrió las puertas y lo llevó a territorio español.

 

 

La brutalidad del régimen de Bachar el Asad ha dejado un panorama de muerte y destrucción en Siria. Muchos de ellos, como Mohsen, decidieron emprender una arriesgada aventura donde se expusieron a la muerte intentando atravesar ya sea el Mar Mediterráneo o por tierra cruzando duras fronteras, escapando de un país donde la pobreza y el hambre cada día es mayor.

El País ubicó a Osama Abdul en Getafe, quien narró su terrible vivencia como refugiado y además confesó que busca cumplir sus sueños a través del fútbol.

¿Cómo fue escapar de Siria hacia Europa?

Dejé mi país hace dos años y medio para viajar a Turquía, lugar en el que estuve por cerca de dos años. Luego decidí seguir avanzando y viajé por mar hasta Grecia. Después fui a Macedonia, Serbia y tras arribar a Hungría tomé un autobús para posteriormente llegar en tren a Alemania. Allí me quedé por tres días y al final terminé en España con la ayuda del Cenafe.  En Turquía nos quedamos en Mersin, donde se encontraban muchos refugiados y con los que nos hacíamos compañía.

¿Era muy difícil la vida en su país?

Es demasiado complicado, yo vivía en una ciudad que se llama Deir ez-Zor; allá las personas conviven con un permanente miedo. Esa fue la principal razón para dejar Siria. No quería que mi familia se quedara y muriera por las balas o los bombardeos. La vida se hizo prácticamente imposible porque no había agua, energía y conseguir comida es una odisea. Además, no fuimos los únicos en salir, muchas familias también lo hicieron. La guerra nos dejó sin hogar.

¿Dónde está el resto de su familia ahora?

Mi esposa y mis dos hijos están en Turquía en este momento. Yo llegué a España con mi hijo Zaid. Apenas me estoy acomodando en mi hogar para luego traerlos acá. Me comunico con ellos, pero no mucho, no tenemos demasiado dinero y la vida en Turquía para ellos ha sido cara; además, mi esposa no tiene trabajo allá e intentamos que se mantenga con lo poco que tiene.

¿A quién se le puede atribuir el estado actual de Siria?

Bashar el-Asad es el responsable de las muertes en nuestro país, si ustedes pudieran ver lo que pasa allá se sorprenderían. Cada día, escuchas o ves personas muertas. Ha acabado con la libertad. ¿Por qué?, no lo sé, si quieres ser libre te enfrentas a que te maten, no importa si eres niño, mujer, hombre o anciano. 

¿Qué hacía en su ciudad antes de salir del país?

En  Deir ez-Zor era un entrenador de fútbol del equipo Al Fotuwa, allí entrené  por más de 20 años. Era un buen equipo. Mi sueño siempre fue ese, entrenar, ahora voy a poder hacerlo realidad gracias a la ayuda de Cenafe.

Ahora que pasó tiempo, ¿qué piensa de la situación que vivió con la periodista húngara?

No estuvo bien lo que hizo, debió pensar mejor cómo reaccionar. También entiendo que era una situación difícil, porque los soldados nos maltrataban, nos decían que nos calláramos. Cuando sucedió lo de la periodista, la gente que me apoyó me decía que la demandara, que hablara con un abogado. Pero en esas condiciones era muy difícil. A pesar de todo, no la odio, pero hizo algo muy malo.

¿Sus hijos jugaban al fútbol?

Sí, tengo cuatro hijos, y ellos son muy buenos jugadores, quieren ser profesionales y ahora que estamos en España espero que puedan entrar en algún equipo y puedan seguir entrenando. 

¿Cuál es su entrenador favorito?

Me gusta mucho José Mourinho, él siempre está seguro de su trabajo, mantiene su concentración y es una persona que sabe pensar en los partidos. Lo admiro, hace un buen trabajo y espero poder aprender algo de lo que él ha aportado al fútbol.

¿Qué expectativas tiene de su nueva vida?

Pienso capacitarme y quedarme en España, quiero aprender y poder ser capaz de entrenar un equipo en el futuro. Lo principal es establecerme y conocer el idioma.

¿Conoce algo de fútbol colombiano?

He visto la selección nacional en algunos partidos, por ejemplo contra Brasil y México. Me gusta ver  a Falcao García y a James Rodríguez.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad