DEPORTES

Recordando a Don Alex Gorayeb

Mayo 23, 2011 - 12:00 a.m. Por:
FABIO VALDÉS / Especial para El País
Recordando a Don Alex Gorayeb

El recuerdo de don Alex Gorayeb sigue vivo entre los hinchas del Deportivo Cali y el fútbol colombiano en general.

Quince años después de la partida definitiva de Don Alex Gorayeb, el homenaje que le brindamos sus amigos es el reconocimiento a su inteligencia con palabras de gratitud eterna y sincera.

Quince años después de la partida definitiva de Don Alex Gorayeb, el homenaje que le brindamos sus amigos es el reconocimiento a su inteligencia con palabras de gratitud eterna y sincera.Fue un modelo en valores como la ética y lealtad. Sincero y honesto. Sus enseñanzas, una fuente inagotable. Nos enseñó a ver el fútbol, analizarlo y comentarlo sin tapujos. Pregonaba Don Alex que en el mejor espectáculo del mundo la entrega y el amor por la camiseta son sinónimos de triunfo.La clase y la nobleza de Gorayeb no tenían comparación. Su fino humor y su infinita terquedad lo hacían parecer algo prepotente; con salidas espectaculares y finos apuntes que dejaban en cada palabra una enseñanza.Dos días antes de su muerte entrevisté a Don Alex en compañía de Williams Viera. Su muerte, por infarto, se produjo el viernes 24 de mayo de 1996, cuando se encontraba a bordo de un avión en la ruta Cali-Miami.Aún se siente la ausencia del mejor dirigente con una experiencia mágica. Día a día defendía al Deportivo Cali y luego, con gestos, musitaba: “nunca diré por qué me retiré del Cali”. Cuando fue presidente de la División Mayor del Futbol Colombiano, paró el Torneo Profesional por la muerte del árbitro Álvaro Ortega Madero, asesinado en noviembre de 1989 en la ciudad de Medellín, luego de un partido entre el Deportivo Independiente Medellín y América, que finalizó empatado.Con el adiós de Don Alex Gorayeb, Deportivo Cali y el fútbol profesional colombiano añoran los buenos tiempos de este dirigente, cuando se enfrentaba a un grupo de excelentes directivos de la época como Guillermo “La Chiva” Cortés, Hernán Botero, Alfonso Senior, Jorge Guzmán Molina, Germán Guerrero y León Londoño, entre otros.Todos, antes y después, son enfáticos en manifestar que Don Alex marcó para Colombia la etapa del liderazgo dirigencial. Caudillo, líder adelantado como ningún otro en la historia del fútbol colombiano y suramericano, por sus cuestionamientos claros y posiciones radicales.Alex Gorayeb cuando hablaba hacía polémica. Lo hacía con sarcasmos tiernos. Cuando se le preguntaba ¿cómo vio el partido?, respondía: “sentado viejo, sentado…”, expresión inteligente y de un ángulo distinto; sus discursos ponían a pensar a todos. No obstante, Don Alex en el fondo era tímido y sentimental.Dejó el recuerdo firme de un líder cívico y deportivo como pocos, que trabajó en la recuperación del Deportivo Cali como club y asociación, al lado de otros dirigentes turcos, libaneses, judíos y colombianos para patentar en la 'Capital Deportiva' un modelo de institución envidiado por todos, no sólo en Colombia sino en Suramérica.Estuvo fugazmente como director de la Revista 'Con Sentimiento Verde' y en el último reportaje expreso… “¿Sabes algo Fabio?, siento que he recuperado mi tranquilidad y en mi último cumpleaños todo el equipo me visitó, lloré y le dije a Fernando 'Pecoso' Castro que el Cali sería el campeón”, como aconteció el 14 de julio de 1996, dos meses después de la muerte de Don Alex y 22 años después de haber conquistado el ultimo título, en 1974.Para la hinchada 'verdiblanca' Don Alex marcó un hito sin precedentes; su reconocimiento permanente por dejarnos el mejor equipo de Colombia y uno de los grandes de Suramérica. Sus victorias, títulos y competiciones internacionales han elevado el orgullo de pertenecer a la divisa, porque es una dignidad que cuesta.“El fútbol colombiano no es tan bueno como dice la prensa después de las victorias, ni tan malo como lo califican después de las derrotas”, repetía Don Alex. Siempre sostuvo que para ser directivo de fútbol había que tener vocación y exponía su vivencia personal: “Después de mi infancia, cuando tenía 18 años, me interesó organizar el deporte, especialmente el fútbol”.Esa vocación no la perdió Don Alex cuando llegó a Colombia. El equipo del cual fue fundador en la República del Líbano tenía los colores 'verdiblanco' y se hizo hincha del Cali.Por ese motivo, cuando Deportivo Cali desapareció fue partícipe de la resurrección del club en compañía de Alberto Bitar, Paul Ziablof y Aurelio Grimberg; se cambió de razón social para dar paso a la Asociación Deportivo Cali, se le compró la ficha al Boca Juniors de Cali, los 'verdiblancos' se pusieron al día en la parte económica y regresó al torneo profesional colombiano.El 22 de febrero de 1959, ante 13 mil aficionados en el Estadio 'Pascual Guerrero', Deportivo Cali reapareció en Colombia con anotación del paraguayo Francisco Solano Patiño. Venció al Medellín 1-0. Don Alex dejó una hija, Tatiana, la artista y su modelo empresarial, y un hijo, Karim, su sucesor dirigencial ahora dedicado a la representación de jugadores. Enseñanzas de padre bondadoso, reto noble y cariñoso. Este homenaje debe servir como modelo y guía para los nuevos dirigentes del fútbol, ojalá traten de emularlo con talento e inteligencia, sin temores, sobre todo en lo relacionado con la contratación de jugadores nacionales o extranjeros.Cuando Don Alex viajaba a conseguir refuerzos, desde el avión que lo llevaba a Buenos Aires, Argentina, a Uruguay, Chile o Brasil, siempre iniciaba sus contactos e indagatorias desde los pilotos hasta los botones del hotel, los maleteros y los taxistas, todos eran sus asesores, a todos los oía y les hacía caso. Pocas veces se equivocó, como cuando trajo a Cándido Sánchez, al “Pocho” Barroso. Fueron más sus aciertos por su don de gentes y su vocación dirigencial.Don Alex siempre manifestaba que si no se traían buenos jugadores el hincha no iría a los estadios. Esto pareció escribirse pensando en el futuro, hoy presente del Deportivo Cali. Quince años después de su partida, justo y sencillo homenaje a Don Alex y le seguimos pidiendo a Dios que lo tenga en su gloria y que Gorayeb nos siga acompañando desde el sitio donde se encuentra. Es el mejor dirigente en Colombia y Suramérica, como suele repetirlo el zar del fútbol, León Londoño Tamayo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad