Real Madrid castigó la valentía del Rayo

Real Madrid castigó la valentía del Rayo

Febrero 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
EFE - El País
Real Madrid castigó la valentía del Rayo

Álvaro Morata, delantero del Real Madrid, celebra el gol que le marcó al Rayo Vallecano.

Barsa y Atlético de Madrid comandan la Liga BBVA. Los 'colchoneros' vencieron 3-0 al Valladolid.

El Real Madrid derrotó al Rayo Vallecano (2-0) y castigó su valentía con goles de lvaro Morata y Sergio Ramos, en un duelo que duró 17 minutos, el tiempo que tardó en ser expulsado el capitán madridista.Esa acción cortó el vendaval del equipo blanco, que acabó agotado físicamente ante un rival incapaz de marcar.Álvaro Morata disfrutó de su gran oportunidad. Sin Higuaín sancionado, Mourinho decidió dar un tirón de orejas a Benzema. Banquillo y ni un minuto. Los dos nueves quedaron señalados ante el Manchester United y el beneficiado fue el canterano. No lo desaprovechó. El primer balón que tocó, cuando se llegaba al tercer minuto de juego, lo mandó a la red. A placer. Tras una jugada de Özil con pase atrás.Llovía en Madrid. Como el día del último triunfo del Rayo en el Santiago Bernabéu. Los goles del brasileño Guilherme sentenciaron la etapa como técnico de Jorge Valdano. Hace ya 17 años de ese momento. Ahora otro brasileño se hace grande en el modesto de Vallecas. Es Leo Baptistao, perla de la cantera que volará alto y el domingo no tuvo su noche.El Real Madrid atropelló al Rayo de inicio. Kaká disfrutaba de uno de esos partidos en los que sabe brillar, con más sitio para correr, sin marcajes férreos. Perdonó el segundo a los seis minutos y a los trece marcó Sergio Ramos. A balón parado. Cabeceando con potencia pese a ser agarrado en claro penalti de Javi Fuego.De golpe se convirtió en protagonista el capitán del Real Madrid. En un solo minuto se fue a la ducha. Una falta a Baptistao y en la siguiente jugada una mano que cortó un centro. El Real Madrid tenía por delante 73 minutos en inferioridad numérica y mucho cansancio acumulado en sus piernas.El duelo tuvo un ritmo vertiginoso que se acabó con la expulsión de Ramos. El Real Madrid no dejó de llegar, pero ya no fue un vendaval. Es raro no ver aparecer en el Bernabéu a Cristiano. Demostró el portugués que no es una máquina y que los esfuerzos pasan factura. Asistió como espectador al segundo acto.Lass disparó al lateral de la red la mejor acción. Ni pasar a defensa de tres propició llegadas rayistas en jugada. No hubo remates a Diego López en acciones de equipo. El Real Madrid cumplió su objetivo. El Rayo se marchó con la cabeza alta y orgulloso de una afición que dio una exhibición.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad