Ramón Hoyos Vallejo, el hombre que pedaleó el futuro del ciclismo

Noviembre 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Leonard Gutiérrez Bueno - Redacción de El País
Ramón Hoyos Vallejo, el hombre que pedaleó el futuro del ciclismo

Así fue la juventud del ciclista colombiano Ramón Hoyos Vallejo, a blanco y negro, pero lleno de gloria por las hazañas conseguidas. Un héroe del ciclismo.

El exciclista paisa Ramón Hoyos Vallejo será sepultado este jueves en Medellín.

Cuando el deporte de las bielas estaba en pañales, por lo menos en nuestro país, y las carreteras no eran más que trochas y caminos destapados, hubo un hombre que se atrevió a desafiar la naturaleza subido en una bicicleta. Para muchos, Ramón Hoyos Vallejo, fue el hombre que dio los primeros pedalazos que iniciaron la larga historia del ciclismo en Colombia.El único que pudo detenerlo en su afán de seguir pedaleando fue un paro cardíaco que ayer a los 82 años se lo llevó de este mundo. ‘El escarabajo de la montaña’, como lo bautizaron en su momento, seguía vigente en la memoria de quienes sabían lo que representaba para el deporte más glorioso de nuestro país.“Todo el ciclismo y el deporte nacional debe lamentar la pérdida de un gran deportista, de un excelente ciclista como lo fue en su momento. Cuando corría se destacó a la hora de subir, era muy bueno, y eso fue lo que después hizo famoso al ciclismo colombiano. Era un escalador definido y muy bueno”, asegura con voz de tristeza Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez, quien fue uno de los mejores amigos de Ramón Hoyos.Para dimensionar lo que fue este pedalista en su momento, hay que decir que es nada más y nada menos que pentacampeón de la Vuelta Colombia, en la cual hizo de las suyas en el ‘Caballito de acero’, durante los años de (1953, 54, 55, 56 y 1958), cuando concluyó con una hegemonía que por varios años no tuvo rival, sobre todo cuando de pelear contra la montaña se trataba.“Era una excelente persona, en vida fue muy popular en su momento y muy amable con la gente que lo conocía. A mí me tocó correr mucha carretera destapada, pero la verdad fue que a él le tocó más duro”, dijo ‘Chochise’, quien seguidamente en medio de risas se acordó del genio cruzado que tenía su amigo.“Él era un poquito malgeniadito, pero se le quitaba rápido. Era una gran persona”, expresó Martín.‘El Don Ramón de Marinilla’, como también le llamaban algunos, tuvo la oportunidad de regalarle una medalla de oro a Colombia en los Juegos Panamericanos de 1955, los cuales se realizaron en la ciudad de Mar del Plata, Argentina, en una época en la que los deportistas nacionales no tenían familiaridad con la presea dorada.“Fue un verdadero ídolo para el ciclismo nacional. Sin duda, fue uno de los encargados de abrirle las puertas a nivel nacional o internacional. Vivió la época más dura del ciclismo para que los muchachos de ahora pudieran estar en el sitio que han conseguido”, explicó Jesús Piedrahíta, comisario internacional de ciclismo, quien también recordó los materiales del que estaban hechas la bicicletas de la época.“Les tocó con ‘ciclas’ de hierro, acero y aluminio, sin ninguna tecnología, es uno de los culpables de que Colombia tenga tanta fama a nivel mundial en este deporte. Estamos tristes, por eso le mandamos nuestras más sinceras condolencias a toda su familia y a quienes como nosotros lo querían”, dijo ‘Chucho’, como es conocido en el mundo de este deporte.La bicicleta evolucionó, las trochas cambiaron y se convirtieron en carreteras óptimas para practicar el ciclismo, de hecho, pasaron durante todo este tiempo cualquier cantidad de pedalistas que aún no han podido superar lo que él hizo con la ayuda rudimentaria de la bicicleta del momento, pero con unas piernas imcomparables y un corazón que no se daba por vencido.Aún se mantiene intacto en la historia de la Vuelta a Colombia, la marca de ser el único ‘Escarabajo’ que ha ganado más etapas en esta competencia. Doce veces figuró como primero en el podio, y quienes conocen de este deporte, ven complicado que por estos días dicha hazaña se vuelva a repetir.“Se destacó en una época en la que no había buenas carreteras, donde se tenía que ser muy bueno para salir adelante, se fue un grande”, dijo el especialista Jairo Chávez Ávila, periodista radial que conoce al dedillo la historia de corredores que como Hoyos se quedaron en la memoria colectiva del país ciclístico.Una de las principales hazañas de Ramón Hoyos Vallejo, fue el quinto lugar que logró en la prueba de ruta en los Juegos Olímpicos de Melbourne, Australia en 1956.Ramón Hoyos hizo historia y aunque el paso del tiempo logró que sus páginas doradas se volvieran sepia, nunca fue olvidado por el deporte que lo hizo grande y sembró el futuro del ciclismo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad