“Quiero hacer historia en la natación con aletas”: Juan Fernando Ocampo

Enero 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Diana Carolina Hernández Ramírez- Reportera de El País
“Quiero hacer historia en la natación con aletas”: Juan Fernando Ocampo

Juan Fernando Ocampo celebra uno de sus triunfos en los Juegos Nacionales 2015.

El deportista vallecaucano que el año pasado se colgó dos oros mundiales y cinco nacionales, inició su preparación para ampliar su anaquel de triunfos en este 2016.

El nombre Juan Fernando Ocampo se convirtió en un referente de la natación con aletas a nivel Mundial. A sus 21 años, este jamundeño ostenta dos títulos del mundo y un récord  en los 200 metros superficie que nadie ha logrado alcanzar.

Aunque hace más dos años partió para Bogotá a representar los colores de la capital - por inconvenientes con un entrenador del Valle-, los logros de Juan Fernando no solo llenan de orgullo a una liga sino a  toda una nación.  Sus triunfos rompen fronteras.

Tras haberse colgado cinco medallas de oro y dos de plata en los  pasados Juegos Nacionales y  de subir a lo más alto del podio en el Mundial en China,  al cierre del año esta joven promesa del deporte  fue exaltada por el Comité Olímpico Colombiano, que el otorgó el premio Altius,  y Arcord Bogotá y el  Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), lo designó como el deportista del año de la capital colombiana, reconocimientos que ponderan un glorioso 2015. 

 Este joven, que reparte su vida con las siete horas diarias de entrenamientos y sus estudios de Administración de Empresas y Hotelería y Turismo en la Universidad Externado de Colombia, ya tiene en mente un 2016 que le ayudará a prepararse para cumplir el sueño de hacer historia en  la natación con aletas.     

A pesar de los triunfos debo aceptar que el año pasado fue muy duro para mí, ya que tuve que entrenar demasiado por la cantidad de eventos deportivos que tenía, así que fue un año de mucha concentración. Por eso, desde que empezó el 2015  teníamos en la mira los Juegos Nacionales y el Mundial, entonces todo lo que hacíamos era con la visión de conseguir el oro y mejorar los tiempos. Gracias a Dios  ahora tengo la satisfacción de que todo el esfuerzo que hice se vio reconocido por Colombia y por la ciudad por la que hoy compito.

Sí, porque en el Mundial en China logré un  récord nacional y mundial en los 200 metros superficie. Con ese tiempo (1.19.54), me convertí en    la primera persona en bajar de un minuto y 20 segundos, es algo que quedó  en la historia, ya que para bajar el récord de 1,30 a 1,20 tuvieron que pasar más de 10 años, así que conseguir esta meta fue muy gratificante para mí. 

Pero yo soy ambicioso y en mi mente está  convertirme en la primera persona en bajar el tiempo a un minuto con 10 segundos y si no logró eso en el próximo Mundial   por lo menos espero  ganar el oro que me permita ser la el primero  en ganar tres títulos mundiales consecutivos en la misma prueba, ese es mi sueño.

A un deportista nunca se le acaban las metas, por eso yo quiero conservar mi corona como campeón nacional, pues este año tengo torneos nacionales, internacionales y copas mundo. Quiero hacer historia en la natación con aletas. Otra de mis metas  es combinar el deporte  con el estudio, ya que para subir mi nivel y aportarle más horas de entrenamiento a mi rutina, el año pasado paré el semestre, así que este 2016 tengo que continuar mis estudios. Mi gran reto será combinar las dos cosas y  hacerlas bien.  

[[nid:495906;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/01/ibarguen_y_ocampo.jpg;full;{Juan Fernando Ocampo junto a Caterine Ibagüen en la gala de los premios Altius.Especial para El País}]]

Fue muy duro porque en el Valle fue donde nací, me crié y me formé como deportista, así que siempre pensaba en como iba a ser ese primer salto a la piscina representando a Bogotá en Juegos Nacionales; sin embargo, cada vez que se iba acercando este certamen, mi liga me apoyaba así que al final no fue tan difícil, por eso cuando gané los Juegos Acord en Bogotá,   en el discurso les dije que yo llegué buscando hacer  nuevos amigos   pero que había encontrado una gran familia.

Por problemas con un entrenador y el poco apoyo que teníamos. Aunque el detonante fue cuando  me tocó pagarme la concentración de los  Juegos Nacionales de 2012,  ahí decidí irme.

Allá hay muchos subsidios: de transporte, estudio, refrigerio, de todo. Aunque hay que tener en cuenta que Bogotá es la capital y tiene más dinero, y además que lo administran mejor. Eso hace la diferencia.

Una de las principales cosas por las que me fui es que Bogotá está a  2600 metros sobre el nivel del mar, así que al entrenar con menos capacidad de oxigenación  ayuda a la resistencia, ya que incrementa los glóbulos rojos y mejora el ritmo cardiaco, así que esa fue una de las razones. También, nos hacen un seguimiento muy detallado. Todo el tiempo están viendo cómo  evolucionamos, paso a paso; aunque en el Valle también lo hacen, todo es más limitado porque hay menos ayuda.

El departamento tiene los mejores deportistas de Colombia. Con muy buen biotipo. Por ejemplo, en el Valle hay una  piscina para mi deporte; en Bogotá solo hay cuatro carriles, así que el Valle tiene muchas más comodidades y si apoyarán  más a  las jóvenes promesas, el Valle del Cauca   sería una potencia increíble.

Mi deporte ha crecido mucho; por ejemplo ya entró en los Juegos Europeos y a los Juegos de Mar – deportes de playa-, pero lo malo es que  no hace parte del ciclo olímpico.  

Aunque yo creo que  los reconocimientos que me dieron el año pasado demuestran que  lo que hago es mejor visto a nivel nacional, ya que por ejemplo en los Premios Altius, estuve en la misma mesa con Caterine Ibargüen, Yuri Alvear y Jossimar Calvo, así que ahora me siento más incluido.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad