¿Qué ocurre con el arquero colombiano?

Abril 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
¿Qué ocurre con el arquero colombiano?

Luis Hurtado, arquero canterano del Deportivo Cali.

En la Liga Águila, 14 de los 20 equipos tienen como titulares a porteros extranjeros. Expertos analizan el panorama.

Colombia es un país que se ha acostumbrado a sacar excelentes arqueros. Durante mucho tiempo, goleros de la talla de Pedro Zape, José María Pazo, Miguel Calero, Faryd Mondragón y Óscar Córdoba (solo por mencionar algunos) protegieron con mucha calidad el arco de Colombia y de diferentes clubes a nivel nacional e internacional.

Todos ellos se destacaron bastante en la liga colombiana, pero, hoy por hoy, se vive algo contradictorio. 

Al torneo siempre han llegado excepcionales guardametas extranjeros, pero en la actualidad, estos goleros internacionales le están ganando la partida a los locales. 

En la Liga Águila las cifras son contundentes. Catorce de los 20 equipos tienen como titulares a extranjeros (8 son de Uruguay, 3 de Argentina, 2 de Paraguay y uno de Guatemala). ¿Qué puede estar ocurriendo?

 Para José María Pazo, histórico exportero y ahora entrenador de arqueros del Boyacá Chicó, la situación es alarmante. Para él, la principal causa de este fenómeno es que no hay calidad en quien enseña actualmente los trucos de uno de los puestos más difíciles en el fútbol. 

“El problema actual tiene que ver con que en las pisiones menores de muchos equipos le dan la responsabilidad de entrenar arqueros a cualquiera, y lo cierto es que si esa tarea no la desempeña alguien que sienta la posición y sepa cómo corregir adecuadamente a los muchachos, ellos no van a salir bien preparados y no les darán confianza”, dice.

Bréiner Castillo, guardián del arco del Envigado (uno de los seis arqueros colombianos que son titulares), opina lo mismo que Pazo. “Creo que en Colombia el trabajo con los arqueros se ha estancado muchísimo. Nos hemos venido quedando con lo mismo y quizá algunos de los entrenadores no han renovado métodos de trabajo”.

Esto, según Pazo y Castillo, ha hecho que algunos de los jóvenes porteros que tapan sus primeros partidos lleguen sin mucha confianza a Primera. 

Pedro Antonio Zape, otro arquero leyenda del fútbol colombiano, asegura que esta situación “preocupa mucho”. 

“La confianza es vital. Yo debuté a los 18 años y desde ahí me metí en la cabeza que iba a ser titular y que nadie me iba a ganar el puesto. Pienso que eso puede ser que esté haciendo falta ahora”. 

Sobre este tema de la preparación, José María Pazo es contundente: “el arquero es el jugador diferente. Se viste de otra manera, lleva el número uno, es el único que puede tomar el balón con las manos y por eso los directivos tienen que entender que la preparación en esa posición no se la deben dar a cualquiera”.

Según las fuentes consultadas, para que un arquero joven se consolide como titular, tiene que jugar en una temporada por lo menos entre 25 y 30 partidos. Muy pocos clubes parecen estar dispuestos a apostar el 100 % a ese largo proceso de maduración.

 Al ser el arco una posición donde hay tanto en juego, algunos equipos buscan disminuir en algo el riesgo de tener un resultado adverso, y es ahí donde los extranjeros están ganando la partida. 

José Johan Silva, de 20 años, atajó varios partidos como titular en el Deportivo Cali, pero varios errores lo pusieron en el ojo del huracán y las críticas de la hinchada y del periodismo no se hicieron esperar. Hoy, Silva ataja en el Dépor, de la segunda pisión. 

“Siento que falta apoyo y respaldo por parte de directivos y técnicos. Cuando uno es joven y juega de delantero, volante o defensa, hay más posibilidades de crecer jugando, pero arquero solo hay uno y si cometes un error, se amplía mucho y al final te condenan por una falla, pero no ven tus virtudes”, apunta Silva. 

“Entonces se elige traer a arqueros que tienen más partidos, pero lo que uno necesita para mejorar son minutos. Pienso que si queremos volver a tener arqueros de proyección, hay que respaldarlos más”.

 Jorge Rayo, preparador de arqueros del Cali, piensa igual. “Falta mucho más apoyo, porque si no se les otorga confianza a los muchachos, va a ser difícil. Lo que pasa es que definitivamente este es el puesto más duro que hay”.

Pero además de las falencias en la preparación y la poca espera que algunos clubes les dan a sus jóvenes arqueros, está el factor económico. Es decir, es más fácil formar y vender rápido a un delantero que a un guardameta. 

Así lo explica Gastón Pezzutti, exarquero argentino que fue campeón de la liga colombiana con Nacional y que hoy analiza el fútbol nacional en Espn. 

“Ante el panorama económico, todo parece indicar que los equipos están buscando formar jugadores en posiciones que aseguren una venta rápida al exterior y se está descuidando un poco el trabajo de los que evitan los goles, que son igual de importantes”, opina.

Sin embargo, Pezzutti dice que en Colombia “el arquero no está en vía de extinción. Hay mucho por trabajar, pero la calidad está”.

Así también piensa el cancerbero guatemalteco de Alianza Petrolera, Ricardo Jerez. “Entrenando acá te das cuenta de la calidad del arquero colombiano. Lo que pasa es que uno como extranjero sabe que le van a exigir más y por eso se entrega al doble o al triple para ganarle la posición al que sea”.

Finalmente, Pedro Zape dice que la solución es “que los entrenadores de arqueros asistan a seminarios, que esto se discuta más y que el que tenga a cargo la formación de porteros les haga saber a los muchachos que aquí no hay término medio. O son malos o son buenos. Hay que exigirles para que pertenezcan al segundo grupo”.

25

Partidos como titular, por lo menos, necesita un arquero joven para ir tomando confianza en el arco.  Su proceso de maduración es largo con respecto a otras posiciones.

En el exterior, Ospina es el únicoEn el fútbol internacional,  David Ospina es el único arquero colombiano que se encuentra representando al país en un nivel extraordinario. El portero de la selección Colombia es figura en la liga  inglesa y le marcan muy pocos goles. Pero si él  llegara a faltar, ¿cuál sería el recambio? Colombia tiene otros arqueros como Camilo Vargas, José Fernando Cuadrado y Leandro Castellanos, pero de todos  estos, Vargas es el único que tiene algo de minutos con la ‘Tricolor’. Pero, luego de ellos, ¿quiénes vienen?
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad