Prohibir partidos nocturnos en el Pascual Guerrero, una medida polémica

Septiembre 02, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Prohibir partidos nocturnos en el Pascual Guerrero, una medida polémica

La imagen corresponde a un partido entre América de Cali y Barranquilla FC, por Torneo Postobón y en el Pascual Guerrero.

La Alcaldía de Cali no echará para atrás la medida de prohibir los partidos de fútbol nocturnos en el Pascual. Los clubes protestan.

No paran las voces encontradas por la medida adoptada por la Alcaldía de Cali de no prestar el estadio Pascual Guerrero en horarios nocturnos para minimizar el impacto de los hechos de violencia en el sector.

Mientras algunos defienden a capa y espada la decisión, otros alegan que las situaciones que en el pasado se han presentado no siempre van ligadas al fútbol.

El pasado 21 de agosto se expidió la medida por parte del alcalde Rodrigo Guerrero, quien expresó que “debido a la cantidad de tutelas interpuestas por  los desmanes que se presentan en los alrededores del estadio,  tomamos esa decisión”.

Y es que precisamente son los habitantes de los barrios contiguos, y en especial los del tradicional San Fernando, quienes cada semana se ven afectados por los hechos vandálicos que se presentan en los sectores aledaños al escenario caleño. Los robos, el consumo de alucinógenos, daños a inmuebles y el cierre de las vías son algunos de los hechos que ocurren cuando se programan partidos en el Pascual Guerrero.

“Son muchos los barrios que se ven afectados por esa situación. Las personas que se han visto afectadas han interpuesto tutelas para buscar que no se juegue en el estadio. Además de la Policía, son los equipos que deben contribuir con normas para sus hinchas en procura de identificar a sus seguidores”, indicó Catherine Dupriez, presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio San Fernando.

Luego de varios meses de cierre del estadio caleño, sus puertas se abrieron el fin de semana anterior con el juego del Torneo Águila entre Dépor FC y América. Inicialmente el encuentro futbolístico estaba programado para cumplirse en horas de la noche, pero la Dimayor se vio obligada a reacomodarlo el domingo pasado en horario vespertino.

El Dépor, que era el cuadro que hacía las veces de local y que aspiraba a una buena asistencia, sumado a la transmisión del cotejo para promover sus marcas patrocinadoras, manifestó a través de su presidente el descontento por la decisión implementada.

“Es una decisión absurda asumida por el alcalde Rodrigo Guerrero. Para nosotros los equipos que estamos en la B, la televisión es necesaria para dar a mostrar nuestros jugadores y firmas patrocinadoras. Los sábados o domingos no nos transmiten partidos, la única posibilidad son los días lunes”, explicó Gustavo Moreno, presidente del Dépor.

Según las autoridades locales, cuando se desarrollan partidos en la noche los índices de violencia se incrementan. La medida busca que el ambiente familiar regrese a las tribunas del Pascual Guerrero y que se pueda disfrutar del fútbol en paz.

“Es una medida que se había solicitado desde hace mucho tiempo por parte de la Alcaldía de Cali a la Dimayor. Esto conlleva a que el sector no se vea tan afectado por las situaciones violentas que se presentan en el escenario, que las personas puedan regresar más temprano a sus casas”, manifestó Laura Lugo, secretaria de Gobierno de Cali.

El máximo horario permitido por parte de la Alcaldía es el de las 6:00 de la tarde como hora inicio de los cotejos. El próximo lunes América será local ante Barranquilla en ese horario, es decir que no se podrá jugar más tarde en Cali.

“Los dispositivos en los juegos que son muy tarde obligan a tener operativos policiales más complejos. Por eso se tomó esa decisión”, agregó la funcionaria.

 Por su parte, el América, uno de los equipos que más tiene transmisión de partidos por televisión, es sin duda uno de los más perjudicados por esta medida.

“La Alcaldía piensa que la violencia comienza a una hora determinada. Dimayor y América cumplen con sus deberes, solo nos queda acatar la decisión y esperar cómo avanza el tema”, precisó Oreste Sangiovanni, presidente de los ‘Diablos rojos’.

Una opinión similar entrega Mauricio Correa, presidente del canal deportivo Win Sports, encargado de la transmisión del fútbol colombiano. “Es un hecho que este tipo de medidas pone restricción a equipos con grandes hinchadas de ver a sus clubes en horarios de máxima audiencia. Si los obligan a jugar en otros horarios, obviamente los van a perjudicar en sus economías porque no podrán realizar exposición de marcas de patrocinadores”.

Por su parte, los integrantes de la barra popular organizada del elenco americano, señalados como causantes de los desmanes que se viven cuando hay juegos en la cancha del Pascual Guerrero, se refirieron a la aplicación de la polémica medida.

“Nosotros le pedimos al Alcalde que deje de estigmatizar a la afición del fútbol en Cali y se preocupe por promover programas de inversión social.  A partir de esta semana estamos realizando una campaña denominada ‘San Fernando es mi barrio’, con la que pretendemos que los habitantes del sector no nos vean como sus enemigos, sino como personas normales”, comentó David Anaya, vocero de la barra Barón Rojo Sur.

Por ahora, la medida está tomada y parece irreversible. Los equipos esperan que la norma tenga reversa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad